#7

“Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano por tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja. 

Sigue leyendo

Libertad…¿libertad?


“Estamos convencidos de que la libertad religiosa constituye una de las victorias definitivas del espíritu de libertad. Pero no nos damos cuenta de que, si bien se trata de un triunfo sobre aquellos poderes eclesiásticos y estatales que prohiben al hombre expresar su religiosidad de acuerdo con su conciencia, el individuo moderno ha perdido en gran medida la capacidad íntima de tener fe en algo que no sea comprobable según los métodos de las ciencias naturales. Sigue leyendo

Geometrías

El señor Rail quiere construir la primera vía de tren que salga de su ciudad, Quinnipak y consulta con un técnico:

“Éste es otro tema, querido ingeniero, no hay que confundir las cosas. Como le expliqué en mi carta, mi deseo sería construir un ferrocarril de doscientos kilómetros en perfecta línea recta, y también le expliqué el porqué. La trayectoria de un proyectil es rectilínea y el tren es un proyectil disparado en el aire. ¿Sabe?, es muy hermosa la imagen de un proyectil disparado: es la metáfora del destino. El proyectil corre y corre y no sabe si matará a alguien o si acabará en la nada, pero mientras tanto corre y en su marcha ya está escrito si acabará haciendo papilla el corazón de un hombre o destrozando algún muro. ¿Comprende usted? Todo está escrito ya y sin embargo nada puede leerse… Sigue leyendo

Proemio

No recuerdo haber dejado atrás las amplias llanuras de Ilión, aunque es posible que haya quemado algún que otro caballo y como Odiseo, si alguna vez he vencido, fue sin duda apelando a la astucia y no a la fuerza.

Llevo algunos años escribiendo en algunos foros y bitácoras ajenas, y aunque siempre me mostré reacio a escribir una propia, la insistencia de algunos amigos y conocidos me han animado finalmente a lanzarme. Así que tal vez sea cierto que emprenda con este blog un particular retorno a una idea de Ítaca, osea de la vida, quiero decir las pequeñas cosas que ocupan la mía, que no son otras que las que llevo en mi mente y también en mi corazón.

Ignoro si esta andadura será larga,  si los lestrigones o un terrible cíclope me hará convertirme en Nadie; tal vez me un día, como los lotófagos, sucumba a los placeres de Leteo, me olvide y cuelgue estas teclas para dedicarme a otros menesteres.

Mientras ese día llegue y aunque las entradas sean pocas, intentaré hablar en ellas de algunas cosas que me interesan, en dos líneas principales: por un lado la Fisioterapia y por el otro…todo lo demás.

Existen muchos y estupendos blogs técnicos sobre Fisioterapia. A mis enlaces me remito. En estas sencillas páginas, sin embargo, me gustaría ahondar en algunas reflexiones sobre aspectos epistemológicos de la profesión, que me parece no están suficientemente tratados y creo que merecen cierta consideración para fundamentar la Fisioterapia en general y la Terapia Manual Ortopédica en particular, que es mi campo profesional de actuación.

El todo lo demás  serán sencillas reflexiones aisladas, aleatorias, textos o imágenes, particularmente centradas en todo lo que me seduce a contextualizar una cierta idea de lo bello, que es lo mismo que decir de lo cierto y muy posiblemente también de lo sagrado, sin que esto tenga nada que ver necesariamente con asuntos religiosos.

Otros bocetos del mar.  Porque lo esencial no es lo que se ha dicho o se vaya a decir, sino lo que no se ha dicho todavía.  Lo bello se pinta con lo bello y eso suele estar más allá de las palabras.

Y sin embargo, todos comprendemos. O no.