La falacia mereológica de la neurociencia

bart-simpson-generator

Las nuevas vanguardias de tratamiento del dolor utilizadas en fisioterapia hunden sus raíces en nuevos conocimientos de neurociencia y advierten de un cambio de paradigma que, entre otras cosas, presume de haber superado el dualismo cartesiano. Ahora bien, ¿hasta qué punto es esto cierto? ¿Estamos seguros de que el dualismo es cosa del pasado o por el contrario disfrazamos el vino viejo de siempre en un odre nuevo? En el fondo, ¿no hemos pasado del alma-cuerpo cartesiano al cerebro-paciente postmoderno? ¿Dónde se encuentra el dolor? ¿En el cerebro? ¿es entonces el dolor una sustancia? Si es así, ¿es el dolor realmente una percepción cerebral…o lo es del sujeto? Y si lejos de ser una convención del lenguaje estuviésemos incurriendo en un monumental error conceptual, ¿es ético utilizar este uso del lenguaje falaz en el tratamiento de nuestros pacientes con dolor?

Licencia de Creative Commons
 Pensamiento Crítico en Fisioterapia by Eduardo Fondevila Suárez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.
 Creado a partir de la obra en https://desdeoceanomar.wordpress.com/.

Una falacia es un argumento no razonable que contraviene algunos de los principios griceanos de claridad, relevancia y suficiencia (Bordes M, 2009). El sintagma mereólogico, del griego clásico μερος “parte”, hace alocución a la tendencia a tomar la parte por el todo. Una falacia mereológica es, pues, una falacia de inducción, un argumento no razonable que contraviene el principio de suficiencia al tomar la parte por el todo. En el campo que nos ocupa, la neurociencia, es la tendencia a confundir la parte (el cerebro) con el todo (el sujeto).

Descrita en el año 2003 por Bennett y Hacker, la falacia mereológica de la neurociencia es la tendencia (falaz) a atribuir en el discurso científico predicados psicológicos al cerebro, precisamente para explicar sus predicados psicológicos, lo que no deja de ser, a su vez, también un argumento circular (falacia de petitio principii).

La ciencia, según Bennett y Hacker, se encarga de dilucidar la verdad o falsedad de los hechos empíricos. Por el contrario, la epistemología (“saber correcto”), se encarga de averiguar si los conceptos sobre los que se fundamenta la ciencia tienen sentido. ¿Tienen pues sentido algunos de los conceptos de la moderna neuro-ciencia? Para nuestros autores no, lo que acaba llevando a profundos errores conceptuales con importantes repercusiones clínicas.

La falacia mereológica de la neurociencia: ¿es el dolor una percepción cerebral? fue el título de la ponencia que impartí en el III Congreso Internacional de Fisioterapia y Dolor que tuvo lugar en la ciudad de Sevilla (España) en Octubre de 2014. Se presentan la polémica planteada por Bennet y Hacker, que sigue una genealogía monista que se remonta desde Aristóteles a Wittgenstein que se ha opuesto siempre a la genealogía oficialista de corte dualista de Platón-Agustín de Hipona-Descartes-Sherrington. Se siguen luego las refutaciones a sus tesis, sus contrarefutaciones y las posibles repercusiones clínicas.

Por último planteo a la audiencia de este Congreso Internacional mi propuesta del concepto de Orgatismo, como un intento de superación del dualismo refractario en toda conceptualización del dolor.

Pueden ver el vídeo íntegro de la ponencia aquí. Espero lo disfruten.

* * *

Quisiera agradecer a la Sociedad Española de Fisioterapia y Dolor (SEFID) en nombre de su Presidente y pionero en España en sistematizar para la fisioterapia un nuevo paradigma de aproximación al paciente con dolor, D. Rafael Torres Cueco, su amable invitación a participar en el Congreso. También quiero agradecer al señor D. Miguel Villafaina y todo su equipo, del Ilustre Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Andalucía por la calidez de su acogida y la magnífica organización de este evento internacional de primer orden en nuestro país.

Anuncios

3 pensamientos en “La falacia mereológica de la neurociencia

  1. muchos psicólogos hemos llegado a conclusiones similares sobre los peligros del dualismo, sin embargo queda por debatir qué implicaciones tiene esto para la fisioterapia

    un saludo

    un ps. conductual-contextual (conductista para los legos)
    Prof. Dr. Pardo

  2. Hola Eduardo, enfrascado que estoy desde Sevilla con Bennett, Hacker y compañía!

    Sin poder argumentar demasiado al respecto y desde el conocimiento del chófer :P, entendiendo y creo que compartiendo punto de vista aunque sin tener una opinión todavía definida: varias ideas e inquietudes, Edu, sobre la ética del lenguaje y tratamiento, dejando (un segundo) de lado la trascendencia de un “error” conceptual en investigación sobre neurociencia.

    Seguro convenimos que es común en el lenguaje cotidiano la atribución de cualidades del todo a partes: el corazón siente, el estómago se retuerce, el hígado se enfada. Por otro lado, en el uso actual de la educación en neurobiología del dolor esta dualidad cerebro-paciente está tan presente…es común el uso de la 3ª persona para ese cerebro que percibe, interpreta, construye, crea, destruye. Se les llega a decir incluso que dialoguen con su cerebro.

    Una de las situaciones que desde mi punto de vista suceden con cierta frecuencia en consulta al usar la pedagogía del dolor como técnica propiamente dicha, es la de cierto riesgo de confusión inicial entre neurobiológico y psicológico. Sabemos que entre lo que pensamos, queremos decir, decimos, lo que quieren escuchar, creen entender y entienden (y a la inversa de ellos hacia nosotros)…como dice la ya manida frase: una cuántas maneras de no entendernos. Percepción asimétrica, le llamaría.

    Adjudicar voluntariedad externa al cerebro usando esa 3ª persona desde mi punto de vista es cómodo y económico, sobre todo para el paciente. Creo que, como me comentabas en una charla de pasillo en Sevilla donde te abordé con alguna historieta, si la ética es individual para con nuestros pacientes, entiendo que la asunción en el uso de este lenguaje falaz pueda tal vez depender de la capacidad de respuesta y evaluación individual de nuestro mensaje, estando relacionada dicha capacidad con su conocimiento previo.

    Es decir, como duda principal:

    ¿No puede darse el hecho de que – a modo comparativo – tal y como podemos asumir sesgos en una valoración funcional podamos asumir de forma consciente cierta cotidianidad del lenguaje sin dejar de actuar de forma ética?

    Gracias por esa joya de blog, unha forte aperta!

  3. Saludos compañeros,
    navegando en la red encontré el blog y se me hizo muy interesante.
    Antes de seguir, quiero presentarme, mi nombre es Juan Carlos Rivas Krüger, tengo 45 años y soy fisioterapeuta, hace algunos años atrás estuve muy cerca de ir a parar a una silla de ruedas, nadie pudo ayudarme, y cuando digo nadie, es “NADIE”.
    Sentía dolor fuertísimo, me decían que todo estaba en mi mente, perdí fuerza en todo el cuerpo, la historia es muy larga, lo cierto es que por un momento pensé que me iba a quedar así, pero me recuperé por completo!!
    Por esto me llamó la atención esta nota del blog, va más allá de la superficie ( del cuerpo, de los síntomas ).
    Realmente es un tema muy interesante del cual hay mucho que hablar, hay mucho más de lo que nos dan en las escuelas de fisioterapia, hay todo un mundo por “descubrir” si se rompen ciertos paradigmas….
    Los felicito!!
    Nota: Olvidaba, tengo un archivo pdf titulado “explicando el dolor “, a mi opinión extremadamente interesante, a quién le interese se lo envío con gusto. mi email es: rkjcrkjcr @ yahoo.com ( todo junto, lo escribo asi para evitar el spam )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s