Los Magufos no creen en la Magia

En esta ocasión, nos estrenamos en el género aforístico.

Licencia de Creative Commons
 Pensamiento Crítico en Fisioterapia by Eduardo Fondevila Suárez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.
 Creado a partir de la obra en https://desdeoceanomar.wordpress.com/.

I. LO REAL Y EL CONOCIMIENTO

1. Lo real es complejo.

2. Lo complejo, aún cuando se anticipa, es incierto.

3. El conocimiento humano intenta reducir la complejidad de lo real.

4. El conocimiento humano intenta anticipar la incertidumbre de lo complejo.

5. Existen distintas formas de conocimiento humano. La ciencia sólo es una de ellas y se caracteriza por la objetividad, la inteligibilidad y la dialéctica con la naturaleza. (Wagensberg)

6. A pesar de asumir la inteligibilidad, la ciencia también encuentra sus límites: lo real no conocido.

II. EL MAGUFO Y SU DISCURSO.

1. Definición propuesta de magufo: un magufo es una persona que, sabiendo que el conocimiento científico tiene sus límites, decide adentrarse en ellos utlizando terminología científica que apenas comprende para revestirse de cierto aire de autoridad.

2. El magufo se adentra en el terreno de lo real no conocido por la ciencia con lenguaje científico, pero lo hace violando los principios de objetividad y dialéctica con la naturaleza.

3. El magufo se caracteriza por su gusto de utilizar terminología científica para explicar lo real no conocido por la ciencia, pero rehúsa colisionar su discurso con la realidad tal y como hace la ciencia.

4. Es por esto que, por definición, todo el cientifismo magufo siempre es un oxímoron.

5. La imposibilidad de colisión con la realidad a pesar de su discurso, hacen que éste contenga siempre una falacia de predicción vaga (contraviene el principio de claridad).

6. Es conocido el gusto del magufo por la música. A algunos les encanta los cuánticos de sirena; otros en cambio, optan por el género acústico, ora vibraciones , ora resonancias.

7. El magufo si es, es naturalista y cuando lo es, suele contravenir el principio de claridad al incurrir en la falacia naturalista: asocia deliberadamente el significado de la palabra “natural” a “saludable” cuando la Naturaleza en principio ni es buena ni mala, ni inocua ni lo contrario (?).

8. El discurso magufo, en tanto que adopta terminología científica que desconoce para adentrarse en lo real no conocido por la ciencia, suele estar plagado de falacias ad novitatem. Pueden contrastarlo en sus notables aportaciones a disciplinas como la genética molecular,  la mecánica cuántica, el electromagnetismo, la termodinámica aplicada o la geología.

9. El conocimiento artístico, que también es una forma lícita de conocimiento humano, es intelectualmente más honesto que el discurso magufo.

10. El conocimiento intuitivo, que también es una forma lícita de conocimiento humano, es intelectualmente más honesto que el discurso magufo.

11. El conocimiento por revelación divina, que también es una forma lícita de conocimiento humano, es intelectualmente más honesto que el discurso magufo.

12. El pensamiento mágico es cosustancial al ser humano y le proporciona una lícita funcionalidad.  Sin embargo, el discurso magufo es una expresión  deliberadamente adulterada de este tipo de pensamiento que lo reduce a una caricatura degenerada.

* Corolario: Pregunte a un magufo que pontifica sobre el pH de la sangre al modificar las dietas de sus pacientes, si conoce la función logaritmo.

III. EL MAGUFO EN ACCIÓN

1. El magufo conoce un secreto clave: el ser humano necesita creer.

2. “Emocional”, “Holístico” y “Equilibrio” es la Santísima Trinidad del discurso magufo.

3. Un magufo jamás admite un límite sin antes intentar explicarlo.

4. Un magufo siempre tiene una explicación para todas las enfermedades.

5. Un buen magufo siempre tiene una explicación emocional para todas las enfermedades.

6. Lo que para la ciencia es lo real no conocido, para el magufo es lo desconocido por la ciencia.

7. El magufo sabe que es más fácil creer en lo no se puede explicar, que creer en lo que es difícil de explicar.

8. El magufo necesita, por encima de todas las cosas, incidir en la pedagogía del misterio.

9. Cuando se siente atacado por la razón, el magufo apela a alguna tradición milenaria (falacia per antiquetatem) o a la opinión de los dogmas de algún Maestro (falacia ad vericundiam).

10. Tradicción milenaria: posiblemente el refugio más seguro que existe contra la incertidumbre.

11. El magufo no se plantea grandes preguntas. Al contrario, es el experto de las grandes respuestas que suelen ser, por lo general, imposibles de falsar.

12. Todo es Energía, es una gran respuesta.

13. Es un problema Emocional, es una gran respuesta.

14. Tienes un desequilibrio, es una gran respuesta.

15. El concepto Holístico del discurso magufo, es posiblemente el homenaje más hermoso jamás realizado a la totalidad de las falacias de causalidad conocidas desde Aristóteles.

16. El magufo cree haber descubierto una nueva conciencia, cuando no ha hecho otra cosa que elaborar, en el mejor de los casos, un totum revolutum de creencias para intentar acallar mejor la incertidumbre.

17. Cuanto más orientalista se cree un magufo occidental, más asemeja su discurso, sin saberlo, al planteado en la desafortunada y plana Teodicea del filósofo alemán Gottfried Leibniz (1646-1716).

18. Naturalmente el magufo desconoce los conceptos contemporáneos de azar-condicionamiento, leyes de potencia o masa crítica; para él, la existencia es un concatenación lineal y ramplona de sucesos, donde a cada causa le sigue sólo su efecto correspondiente y no existe ningún espacio para la casualidad. Cree fervientemente que todo lo que acontece es necesario ya que en esta vida, todo ocurre por algún propósito: el magufo, o es panglossiano, o no es.

19. Prueba del algodón del psico-magufo: el Universo conspira para hacer realidad sus deseos; si usted le pide al Universo, el Universo le da.

19. Desconfíe del magufo que dice “Hay que tener la mente abierta” : precisamente suelen ser los de esta subclase los mayores esclavos de sus propias supersticiones.

20. El magufo tiene, a lo sumo, dudas de fe, pero no fe en la duda.

21. Desde cierto punto de vista, no existe una diferencia tan grande entre creer en el Universo y hacerlo en la licuefacción de la sangre de San Genaro: ambas son formas similares de intentar acallar la incertidumbre de lo real.

22. Una creencia es, sobre todas las cosas, una cuestión de estética.

23. Creer sana, si la creencia aporta una nueva certeza contra la incertidumbre.

24. El magufo ofrece, esencialmente, algo militante en  lo que creer.

*Corolario: en torno a una mesa, no conviene confrontar al magufo con su discurso. Recuerde siempre que, en estos casos, es de mala educación hablar de política y de religión.

IV. MAGUFOS Y SANITARIOS.

1. “Fascial” y “Neuroplástico” son probablemente los argumentos más usados por los fisioterapeutas cuando intentan explicar una complejidad no conocida.

2. Cuando un fisioterapeuta contemporáneo no sabe por donde salir, utiliza el afijo “neuro”

2. La intersección de un magufo con un fisioterapeuta es una fascia.

3. La intersección de un magufo con un médico de familia es la artosis, señora.

4. La intersección de un magufo con un reumatólogo es la fibromialgia.

5. La intersección de un magufo con un osteópata es una caja con piezas de lego.

6. La intersección de un magufo con un quiropráctico es un quiropráctico.

7. La intersección de un magufo con un neurólogo es una nueva molécula que acaban de descubrir.

*Corolario: en el peor de los casos, un científico es un farsante que queda desautorizado para siempre por toda la comunidad. En el peor de los casos, un magufo es un charlatán que siempre tendrá un enorme público potencial que le va a seguir comprando el discurso en el mercadillo de los remedios.

V. CIENCIA Y PSEUDOCIENCIA. MAGIA Y VERDAD.

1. La verdad habla de lo contingente, la Verdad de lo Absoluto.

2. La Verdad es el legítimo objetivo de la creencia y el ilegitimo objetivo de la pseudociencia.

3. El Magufo aspira a conocer la Verdad: comprar su discurso es posbiblemente la manera más sencilla y cara de llegar a ella.

4. El objetivo de la ciencia no es llegar a la Verdad, sino ser capaz de resolver problemas cada vez más complejos (último Kuhn).

5. Cuando desde un discurso científico, nos adentramos en los dominios de la Verdad, ese discurso se convierte en una creencia.

6. Ciencia y pseudociencia comparten el mismo fin, acallar la incertidumbre y reducir la complejidad del mundo, pero varían en los medios.

7. Los medios no justifican el fin.

8. La ciencia es la manera más certera de no llegar nunca a la Verdad a bases de verdades.

9. La poesía y la magia se encuentran justo en los límites de lo real no conocido y no en las amplias llanuras de la Verdad.

10. Ciencia, poesía y magia tienen algo en común: señalan lo inaprensible de manera inteligible.

11. Por definición, la belleza de la creencia pierde toda poética, cuando pretende hacer inteligible lo inaprensible.

12. William Blake, posiblemente el más brillante crítico del positivismo racionalista, escribió en una ocasión:  La Eternidad está enamorada de los frutos del tiempo (la Verdad está enamorada de la verdad).

13. Kant se equivocó: en realidad nunca ha habido ningún nóumeno (la Verdad es de verdad).

14. La magia es de verdad. La magia no es de Verdad.

15. Magia es cuando, en un momento determinado, usted se asoma ante el abismo de lo complejo y dice: no lo sé. Esto es lo que señala la Musa al poeta al inspirarle un verso; es lo que  el artista intenta al plasmar una infinitud de una manera finita, o lo que siente el científico cuando intuye el vértigo que existe detrás de una fórmula física y es capaz de imaginar bellísimas intuiciones poéticas antes de darse la vuelta.

16. Los magufos no creen en la magia.

*COROLARIO 1

1. Cuando la Verdad es de verdad, estalla la poesía.

2. Cuando la Verdad es de Verdad, suele estallar la cuenta corriente

3. Cuando la verdad es de verdad, surge una nueva pregunta.

4. Cuando la verdad es de Verdad, surge un nuevo ego.

*COROLARIO 2

– Les dejo con un pensamiento de Wittgenstein extraído del Prólogo de su célebre Tractatus; dado que podría ser también una excelente manera para  refutar a este tipo de personas, yo no tengo nada más que añadir:

“Lo que en cualquier caso puede decirse, debe decirse claramente. Y de lo que no se puede hablar, es mejor callar la boca”

* * *

***NOTA: Estas reflexiones en ningún momento suponen un juicio de valor de los resultados clínicos o incluso la pericia o la buena fe de algunos terapeutas (alternativos pero también “oficiales”)  a la hora de aliviar el sufrimiento ajeno. En cambio sí es una crítica a la honestidad con la que venden su discurso, esencialmente falaz y plano y en tantas ocasiones potencialmente nocébico para la salud de sus pacientes… y la de sus bolsillos.

(Imagen: Google)

Anuncios

30 pensamientos en “Los Magufos no creen en la Magia

    • Sin nombre: efectivamente, la activación de la respuesta placebo tiene mucho que ver con los resultados clínicos de los “magufos”… y de los no tan “magufos”.
      El sentido de la ética creo que viene a colación de lo que escribo precisamente el blog sobre la honestidad argumentativa.

      Mil gracias por el enlace.

      Un saludo cordial.

  1. He disfrutado con la entrada!, como siempre un análisis minucioso y muy elegante del tema del intrusismo, sin caer en lo fácil.
    Por otra parte me parece un ejercicio estupendo de autocrítica…hasta qué punto lo que cada día explicamos a nuestros pacientes está basado en la evidencia clínica o son conocimientos “heredados”… el replantearse nuestras bases o el “desaprender” como diría Arturo Goicoechea es un ejercicio duro y difícil pero imprescindible si queremos llamarnos fisioterapeutas…
    Un abrazo!

    • Estimada Astragalina: gracias por tus palabras y por visitar este blog.
      En el ejercicio de autocrítica, suscribo contigo las palabras de Arturo: los fisioterapeutas estamos obsesionados con la ciencia de la evidencia (estadística frecuentística) y descuidamos la evidencia de la ciencia (ciencias básicas).

      Un abrazote!

  2. Brillante! Hacía tiempo que no buceaba por este océano y ahora vuelvo a experimentar la frescura de un buen chapuzón de sensatez, de sentido común, de inconformismo, de creatividad….que me interpela nuevamente a no acomodarme en mis limitadas verdades y seguir buscando la Verdad.
    Bueno, “quien este libre del gen Magufo, que tire la primera piedra”. Hay que hacer un ejercicio de honestidad importante, y esto exige una humildad. Desafortunadamente, es bastante raro encontrarnos con esta virtud en nuestro gremio, y esto se evidencia ya incluso en los estudiantes de fisioterapia.
    Como en el cuento de Christian Andersen, “El traje nuevo del Emperador”, nos hemos dejado embaucar por muchos “charlatanes” y a veces nos hemos revestido con un traje invisible, y vamos paseando nuestras vergüenzas ufanos de saber y conocimiento inconsistente……como unos “magufos”. Luego nos da rabia que nos digan “¡pero si va desnudo!”. Nuestro pecado ha sido querer el conocimiento y el éxito por la vía rápida, y lo que hemos conseguido es imbuirnos en la ignorancia colectiva, aun cuando internamente sabemos del absurdo de nuestros principios.
    Gracias una vez más Eduardo por recordarnos que vamos desnudos y que no debemos conformarnos con verdades parciales hechas a nuestra medida. La Verdad enamora, pero no se deja atrapar; puedes conocerla, pero no posesionarte de ella. Os dejo una frase que me gusta releer:
    “La sabiduría se deja ver sin dificultad por los que la aman, y hallar por los que la buscan” (Sab 6,12).

    Un fuerte abrazo!

    • Querido amigo, muchas gracias por seguir navegando por estos océanos. Efectivamente, todos llevamos un gen magufo (si se me permite la expresión) cuando le damos a los pacientes esas “grandes respuestas” que, sin embargo, al rascarlas un poquito, no se sostienen.
      Ya sabes que me gusta darle la vuelta al calcetín y forzarnos a revisar nuestras propias convicciones, porque a veces, como bien dices, vamos desnudos como el emperador y yo desde luego el primero.

      Muchas gracias por la cita! creo que entronca perfectamente con el sentido de esta entrada.

      Un abrazo grande, Maestro!

  3. Ha sido un placer divertido leer esta nueva entrada tuya….que razon amigo mio. Desgraciadamente desde hace años hemos estado casi todos condicionados (o asi nos lo han enseñado) a sacar el magufo que llevamos dentro, casi llevado al extremo de que es lo unico o lo normal. Afortunadamente existen algunas mentes privilegiadas que son capaces de nadar a contracorriente o pellizcarse para darse cuenta de que todo era un mal sueño.
    Quizas, por lo que concierne al magufo sanitario-fisioterapeuta el problema es la tendencia a utilizar un principio de razon suficiente desgraciadamente en muchos casos con un bagaje teorico escaso que induce al error….
    Un placer leer tus comentarios.
    Un abrazo!!

    • Mi querido amigo, ¡qué alegría verte por aquí!
      Efectivamente de acuerdo contigo: nuestro bagage teórico es escaso y el gap en ciencias básicas enorme. Eso aderézalo con una pobre capacidad de pensamiento crítico, y nos tienes retratados al fisioterapeuta medio… por eso creo que todo esfuerzo corporativo es poco para seguir ahondando en esta sana autocrítica que nos mantiene en guardia y en vanguardia como colectivo, para no dormirnos en los laureles…

      Un abrazo!!!!

  4. Una gozada de entrada. Lo cierto es que como dicen los compañeros, es difícil en ocasiones no actuar como un magufo por exigencias de guión. Nos vemos en la difícil tesitura de tener que dar respuestas a los pacientes a preguntas que no sabemos responder. El ser humano siempre ha necesitado respuestas y cuando nos las tenemos nos las inventamos. Es el fin del pensamiento mágico, apaciguar mi intranquila mente aunque sea a base de opio. No hace falta buscar demasiado para encontrar ejemplos de esto en nuestro día a día. La gente no necesita cuestionarse cosas como la religión, las dietas milagros, los productos anti-edad… los mecanismos intrínsecos con tan complejos para el mortal común que nos sentimos satisfechos con la magia que les envuelve sin necesitar saber mucho más al respecto. Pero en consulta eso cambia. La gente quiere saber qué tendón es el que esta pinzado. Qué músculo contracturado o qué hueso subluxado.

    Nosotros, humildes terapeutas, hemos apelado a explicaciones magufas porque nuestro discurso se apoyaba en ellas, incluso en muchas ocasiones partía de ellas. La magia del progreso, la evolución de la profesión nos lleva a ser cada vez más exigentes pero con nosotros mismos y tratamos de apoyar nuestro juicio clínico en verdades cada vez más verdaderas. Como brillantemente has recalcado en tu entrada, muchas veces aplicando términos y conceptos que nosotros mismos no llegamos a entender correctamente pero que nos suenan más científicos y convincentes como el asunto de lo “neuro”. Me hace gracia escucharlo en boca de compañeros que desconocen a qué hace referencia el término “extrapiramidal” pero lo de la neuroplasticidad parece que sí ha calado en su campo de conocimiento.

    Con el tema de los intrusismos y luchas desiguales (el estado y la iglesia han competido por los mismos bienes pero desde distintas posiciones) nosotros, los profesionales sanitarios, tenemos la obligación de alejarnos diametralmente del discurso falaz, de apoyar nuestras actuaciones en meras suposiciones sin fundamento o más aún, de suposiciones que atentan contra la lógica o la propia ciencia. Rehusar discursos que contengan términos acusticamente interesantes (como lo es la tensegridad) pero que no sean extrapolables al individuo. Debemos diferenciarnos amparándonos en la calidad de nuestro quehacer sin anclarnos en creencias, dogmas o fe.

    Un saludo.

    Vicente.

    • Mi querido y admirado Vicen, tienes más razón que un santo (como siempre) y también como siempre, vuelves a dar en el clavo.

      El pensamiento mágico siempre estará ahí; de hecho, no creo que exista el conocimiento puro, sino que en la práctica siempre es mixto, incluso si hablamos de ciencia. Las redes neuronales de nuestros pacientes exigen activar su mecanismo de aversión/recompensa y siempre es muy difícil no caer en la tentación fácil de dar la respuesta sencilla. Creo que en este caso, como siempre, es la ética la que marca el límite: podemos si no nos queda más remedio, dar una gran respuesta siempre que no tenga un componente nocébico para el paciente (ideas de “desequilibrios”, etc).

      En lo de la tensegridad…ya sabes lo que opino, hasta que me demuestren lo contrario.
      El (ab)uso de la palabra neuro viene a colación de ese bio-gap que tenemos en nuestra formación en ciencias básicas, como le decía a Kinect y siempre es bueno recordárnoslo.

      Un abrazo grande!!!

  5. Gran texto, Oceano, enhorabuena. Da pie a la reflexión. Interesantes conceptos los que introduces, muchos los comparto.
    No sé si ha sido voluntariamente, imagino que sí, y es que tras leerlo se introduce subliminalmente en nuestras cabecitas la idea de que todo compañero que utilice el término Fascia o Neuro es un magufo.
    ¿Acaso no se puede hablar de Fascia o de Neuro científicamente?

    • Estimado iMAM. Naturalmente se puede hablar de Fascia o de Neuro científicamente. La pregunta es ¿siempre que se habla de Fascia o de Neuro lo hacemos científicamente? ¿cuántas veces no lo hacemos como coletilla de la gran respuesta? ¿cuántas aberraciones no se cometen y se dicen en nombre de la fascia? ¿cuánta gente apela a lo neuro sin saber casi nada de neurociencia? en nuestro gremio, son legión. Volvemos a las carencias formativas y el bio-gap en ciencia básica que decíamos antes…

      Un abrazo!!!

  6. Hola Eduardo.
    Una muy gran entrada. Todos nos deberíamos plantear si no nos comportamos como magufos en algunas de nuestras afirmaciones ante nuestros colegas, alumnos y/o pacientes. Por otro la do la pena es que todo esto no lean los magufos a tiempo completo y sus adláteres.
    Un abrazo
    Gonzalo

    • Hola Gonzalo! Gracias por las palabras y qué bueno leerte también por aquí! 🙂
      Efectivamente, es fácil caer en este tipo de actitudes, pero no sólo en lo que decimos, sino en lo que hacemos…

      No tengo demasiadas esperanzas de que el grueso de la población “magufa” o sus adláteres (“alternativos” pero también “oficiales”) lean este tipo de entradas… son personas que se caracterizan más por seguir a pies juntillas las respuestas del gurú de turno que por hacerse preguntas: el “magufo” suele tener, a lo sumo, dudas de fe, pero no fe en la duda… y ésa es la verdadera actitud de apertura mental! 🙂

      Un abrazo!!

  7. Hola Compañero:

    Buscando 10 minutos de pausa entre correcciones de trabajos y exámenes me he puesto a leer tu nueva entrada, para hacer un poco de cultura. Comparto la opinión de que esta es una gran entrada Eduardo, por el contenido y también por el continente.

    Me ha gustado especialmente:

    1. Lo real y el conocimiento: Que hayas nombrado a Wagesberg sobretodo por introducir la palabra inteligibilidad como característica de la ciencia, si Fisioterapia somos ciencia, deberíamos tener conocimientos y discurso para que aquello que realizamos, no solo se base en la evidencia científica sino que se pueda entender para aquellos que ya llevan muchos años en ella.

    2. El Magufo y su discurso: Tu primer párrafo es demoledor y certero: “Tengo una idea, le pongo un copyright, hago un curso, lo visto de colores y palabras nuevas porque concozco la ignorancia y la presión por saber más de quién lo realizará”. Un chollo para mi bolsillo pero un nuevo paso equivocado por una profesión con alguna que otra crisis de ansiedad.

    3. El Magufo en acción: Un magufo siempre tiene una explicación para cada enfermedad. Como leí una vez “la ignorancia es atrevida” y la incultura un campo abonado para magos con gracia.

    4. El Magufo y los Sanitarios: Me ha encantado que nombres lo de fascial y neuroplástico. De hecho según fisiosmundi, fascia es la palabra más buscada por los fisioterapeutas, y la neuroplasticidad el nuevo terreno de juego donde la Fisioterapia desea jugar. Cuando uno no sabe, puede decir “no lo sé” pero eso sería reconocer nuestra ignorancia ante alguien que en este momento nos parece que menos debe saber. No nos han educado para ello, y los sanitarios caemos en el mismo error.
    Como ejemplo decir, que la Anatomía continúa siendo la asignatura más suspendida de la carrera, y no todas las facultades la siguen preguntando después de darla como materia en el primer año. Difícil solución tenemos si somos un gigante con pies de barro. Cualquier nombre nos parecerá nuevo, y las estructuras en ciencias básicas ya hace tiempo que existen, no son nuevas, solo, no son recordadas, por verlas solo como una necesidad académica y no, una necesidad profesional. Si la fascia lo tiene que explicar todo, la fascia no nos va a decir nada, si la neuroplasticidad ahora será la panacea almenos nos acercaremos a “La función gobierna la estructura” pero puede que algunos, cambien la física por la química y se pierdan nuevamente hacia caminos de difícil retorno.

    5. Ciencia y pseudociencia, Magia y verdad: Puede que Kant se equivocara y William Blake tuviera razón, pero yo me conformaba con que Fisioterapia no fuera un oxímoron. Si somos Ciencia, ¿Podemos ser arte? El camino es uno, que transporte coger para viajar por él, debe ser tan infinito como soluciones podamos aportar en él amplio mundo de la salud.
    Por primera vez, pienso que estamos cerca, solo por ver que, desde los Fisios que están en la política, pasando por los que están en la uni, como en la clínica diaria como en la blogosfera y el ciberespacio, están entendiendo la necesidad del cambio y la inversión en cultura llamada ciencia, llamada Fisioterapia.

    Un placer leerte compañero

    Un Abrazo

    Rafel

    • Admirado Rafel,

      Sobre el punto 4, introduzco deliberadamente la “fascia” y lo “neuro” como ejemplos de la “gran respuesta” ad modum “magufo” en la que podemos caer los fisioterapeutas. ¿Se puede hablar de “fascia” y de “neuro” de manera científica? Por supuesto. ¿Se hace siempre? Sabemos que no y aquí volvemos a lo del gap en ciencias básicas, que tú ilustras muy bien con el ejemplo de la asignatura de anatomía … ¿cuántas burradas se sueltan en fisioterapia en nombre de la fascia? Como dice Arturo Goicoechea, es importante en Fisioterapia la Ciencia de la Evidencia (la estadística) pero no lo es menos la Evidencia de la Ciencia (estar actualizados en ciencia básica: anatomía, fisiología, biología…)

      Sobre el punto 5 y el arte: si me permites, vuelvo ya que lo nombré a Blake, el poeta, que se negaba a aceptar que la Naturaleza fuese sólo un mero objeto de conocimiento (que es lo que criticaba, en su tiempo, del pensamiento imperante promulgado por lo que llamaba la “tríada satánica” de Bacon-Newton-Locke).

      Ya en tiempos contemporáneos y parafraseando de nuevo a nuestro genial Wagensberg, suscribo su opinión de que en realidad, no existe el conocimiento puro, ya que en la práctica, todo conocimiento es una mezcla entre el conocimiento científico, el artístico y hasta el revelado. Pienso que Feyerabend, el más genial de los filósofos de la ciencia, también suscribiría a su manera estas palabras desde el anarquismo epistémico (la razón no lo es todo).

      ¿Ciencia y arte oxímoron en Fisioterapia? Yo quiero creer que no: el arte también conlleva una forma de conocimiento.

      Wagensberg de nuevo nos da la pista buena: el Arte es también una forma de conocimiento que no se caracteriza por la inteligibilidad, la objetividad y la dialéctica con la naturaleza (como la ciencia), sino por ser una forma de comunicación muy singular y única entre el emisor y el receptor. Y más allá de la artesanía de la pericia de nuestras técnicas, ¿no es verdad que nosotros comunicamos conocimiento a nuestros pacientes y enfermos? Con la palabra (pedagogía) pero también con muchas cosas que van más allá de las palabras y perfilan en muchos casos el sentido ético de la profesión: empatía, apoyo, ternura…

      Yo apuesto por una Fisioterapia que debe ser Ciencia (inteligible y objetiva) pero también Arte (comunicación verbal y no verbal de un conocimiento emisor-receptor).

      ¿Por qué limitarnos al estrecho margen del positivismo decimonónico?

      Te agradezco tus palabras y tus reflexiones en esta página. Para mí es todo un lujazo contar con alguien de tu calado en este blog.

      Un abrazo!

  8. Estimado Eduardo, gracias por tu comentario. Debería ser el pan nuestro de cada día.

    Por experiencia personal, la lucha contra el “magufo” es complicada. Lo llevo haciendo desde hace mucho tiempo (me “avergüenzo” de cosas en las que creía y aplicaba hace unos años). Conlleva romper, en gran medida, con lo que uno es (es duro), y adentrarse en un camino difícil que requiere mucho tiempo, dudas, frustraciones, y en muchos momentos ganas de abandonar la fisioterapia.

    El trabajo diario en clínica no permite tener mucho tiempo, tampoco se puede dudar ante los pacientes, y es muy duro estar dudando de algo que en ese momento estás diciendo o haciendo (me pasa muy a menudo). La lectura, comprensión, asimilación y aplicación clínica de la ciencia básica no es fácil. Yo siempre digo que un buen centro de fisioterapia debería de tener una unidad exclusivamente para estar al día en relación a las publicaciones en ciencia básica y a la evidencia de estudios clínicos para poder evaluar qué es útil y qué se puede implementar en el tratamiento con los pacientes. Esto, requiere tiempo, y la certeza y tranquilidad de poder rentabilizar tu negocio.

    Me alivia saber que hay personas como tú, pero no me alivia en absoluto la sensación diaria de pretender ser crítico sobre modelos que aún no están claros ni para la ciencia básica y que diariamente nos enfrentamos en clínica y que debemos solventar de la manera más honesta posible.

    La honestidad y el espíritu crítico, amigo oceano-mar, son requisitos indispensables en la vida. Pero en personas débiles y vulnerables puede ser un arma de doble filo que te lleve fuera de toda creencia y llegar a pensar que lo que haces, no sirve para nada, o en el mejor de los casos, dependemos de la casualidad o del efecto placebo.

    Un saludo. Y muchas gracias.

    • Estimado Esquizofrénico,

      Muchas gracias por tus reflexiones. Evidentemente el espíritu crítico es importante, pero tampoco hay que pasarse de frenada… y caer en un nihilismo terapéutico que no nos lleva más que a preguntarnos cuántos ángeles caben en la cabeza de un alfiler ¡No olvidemos que somos clínicos!

      Aquí, como en tantos otros asuntos, siguen siendo válida la máxima aristotélica de que la virtud radica en el término medio entre dos extremos igualmente viciosos. Seamos pues virtuosos.

      Un abrazo!

  9. Pingback: Los Magufos no creen en la Magia

  10. Entrada altamente interesante y que sin duda induce a la meditación. Ciertas frases “jocosas” me han provocado grandes carcajadas pero realmente fundamentadas en una meditación de la situación. La gran aparición de técnicas de fisioterapia durante estas últimas décadas nos habla también de la alta presencia de “magufos” en nuestros propios entornos y sería interesante que leyeran esta entrada y pudieran y pudieramos en cierta manera meditar al respecto. Gran entrada con buenas connotaciones filosóficas. Enhorabuena

  11. Pingback: No nos contéis más cuentos…. | Elsacapunta

  12. Pingback: Razonamiento Clínico: De la Conjetura a la Hipótesis. Concepto de Significación Clínica (1) #2NFSR | Pensamiento Crítico en Fisioterapia...

  13. Una peligrosa secta magufica con origen en Argentina es la de un tal “Morfeo” y que tiene una web llamada “detrasdeloaparente”. De hecho cualquiera que disienta en el grupo es insultado y perseguido por todos. Preocupante.

  14. Pingback: Holismo individual, empoderamiento y otras reflexiones. | Nacho Fabiani

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s