El Congreso de Sevilla

Venimos del esperado Congreso de Sevilla, que tenía por título “I Congreso Internacional de Fisioterapia e Investigación: desde la Investigación a la Práctica Clínica“.

Licencia de Creative Commons
 Pensamiento Crítico en Fisioterapia by Eduardo Fondevila Suárez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.
 Creado a partir de la obra en https://desdeoceanomar.wordpress.com/.

El él tuve la fortuna y la oportunidad de conocer en persona a algunos ilustres participantes de este blog, como son Arturo Goicoechea, Miguel Villafaina, Oliverio, Fisiograná o Manel Domingo; de volver a ver a viejos amigos que me honran con su visita por estos pagos: mi querido Villovi, Elefante… y también de conocer a otros cuya trayectoria seguía de manera más indirecta: David, Jorge, José Manuel, Javier… ha sido para mí un honor y un placer en todos y cada uno de los casos.

El Congreso. En mi opinión hubo dos grandes bloques, uno de fundamentación y el otro de investigación. El primer bloque se diseminó en varias ponencias repartidas en los cuatro días disertadas por algunos de los más distinguidos forjadores de la profesión en España y que creo que este hecho hay que entenderlo en esta clave: una reunión de este mismo equipo de pioneros, varias décadas después de instaurar las bases de la fisioterapia institucional, para presentar al colectivo y digamos inaugurar la puesta de largo de la nueva etapa de la Fisioterapia investigadora, una vez alcanzado el máximo nivel académico al cual se podía aspirar. No obstante, el hecho de que las ponencias de este bloque estuvieran diseminadas por todo el congreso sin un orden lógico despistaron un poco al quorum ávido de propuestas de investigación científica encaminadas a la realidad cotidiana de la práctica clínica. Una sugerencia constructiva sería ubicar todas estas ponencias en una misma mesa (pongamos “De la Fundamentación a la Investigación”) y dejar ya para el resto de los días, las Mesas de “Desde la Investigación a la Práctica Clínica”.

Como es sabido, una de las líneas argumentales de este blog es la reflexión sobre aspectos de la Fundamentación de la Fisioterapia. Aquí hemos elegido hacerlo desde una perspectiva analítica circunscrita a las líneas que propugna la escuela filosófica del Critical Thinking que analiza, siempre desde un punto de vista constructivo, el lenguaje y la estructura de las premisas sobre las cuales una ciencia asienta sus fundamentos. Así que quisiera comentar alguna de las ponencias que tocaron de manera tangencial aspectos de lo que aquí se viene argumentando. A diferencia de algunas ponencias previas, en la presentación titulada Evolución del concepto de Diagnóstico de Fisioterapia y nuevas tendencias, sábado por la tarde, observé con agrado una evolución de la conceptualización de fisioterapia al ser presentada como “la ciencia del movimiento”; esto supone un cambio con respecto a la idea de fisioterapia como la “ciencia del tratamiento físico” que este mismo ponente había defendido en un libro del cual soy un profundo admirador (v. Bases Teóricas y fundamentos de la Fisioterapia, Panamericana 2007). No puedo sino alegrarme por este giro pues entronca directamente con lo que vamos postulando y argumentando desde aquí. ¿Será señal de que, por fin, algo está cambiando en fundamentación en fisioterapia? Ahora bien, los giros hay también que argumentarlos y a la vez, ser consecuentes con ellos. Después de conceptualizar a la fisioterapia como la ciencia del movimiento humano, el ideario del ponente volvió a acoplarse al paradigma del tratamiento físico para argumentar, por ejemplo, que la quiropráctica y la osteopatía son particiones de campo de la ciencia de la fisioterapia. No, vamos a ver. Si usted habla de las particiones de campo de una ciencia, necesariamente tiene que hacerlo desde una argumentación epistémica, esto es, presentando un estudio taxonómico que sea válido y no justificando que es de otra manera porque y cito textualmente, “se trata de herramientas que están en el mismo cajón” o porque “yo creo que es lo mejor” (Whisful Thinking). Precisamente un estudio taxonómico es lo que nosotros hemos presentado desde aquí, y nos ha dado el resultado que conocemos. La justificación del ponente no fue ésta, sino la heurística, esto es, el atajo más sencillo: “aquí es así porque estamos en España y si en el resto de Europa son diferentes, qué le vamos a hacer los españoles” (curiosamente el día anterior, la presidenta europea del ENPHE hablaba en el mismo Congreso de la necesidad imperiosa de la profesión de converger y unificar criterios en Europa).

Quiero decir con esto, que el ponente está en todo su derecho de tener esa opinión fundada, que naturalmente está justificada por su autoridad y su trayectoria. Ahora bien, desde el punto de vista del Pensamiento Crítico y porque estamos hablando de una ciencia, hay que decir que esa opinión tiene la validez que tiene: la tiene como testimonio y desde luego como justificación legal, pero nunca como un argumento, que es lo que compete a la epistemología. Pero lo que ocurre es que aquí estamos hablando de fundamentación y si hablamos de fundamentación, no podemos obviar la epistemología tomando como atajo la heurística o el pensamiento desiderativo cuando nos convenga, aunque hablemos desde una tribuna o desde una posición de autoridad académica. En fundamentación es importante diferenciar entre testimonio y argumento, vengan de donde vengan los postulados. Francis Bacon ofrece sobre este tema una bellísima imagen: el testimonio es como una flecha lanzada con un gran arco y su fuerza depende de la mano que la sujeta. Sin embargo el argumento es como una flecha lanzada desde una ballesta: siempre tiene la misma fuerza, aunque la lance un niño. Finalmente comentar que el ponente acabó su disertación metiéndose en otro jardín al defender la conceptualización del tratamiento de las Disfunciones de Movimiento, y por ello la Fisioterapia, desde un paradigma Estructuralista referenciado a Shirley Sahrmann (?), cuando precisamente la misma Dra Sahrmann dos días antes en el mismo Congreso explicó que lleva toda su vida defendiendo que la Fisioterapia debe abandonar los paradigmas estructuralistas y morfológicos (como son los de la Medicina, la Quiropráctica o la Osteopatía) y conceptualizarse desde el que le es propio y diferencial, el de tipo cinésico o cinesio-patológico (para una ampliación de este tema, véase entrada del blog de Rubén Tovar).

No quisiera concluir estas reflexiones sobre las ponencias de Fundamentación del Congreso sin hacer una referencia a la del Dr Franciso de Llanos (Universidad de Sevilla) sobre la Dimensión ética. Personalmente pienso que es un tema de importancia capital desgraciadamente no suficientemente valorado, que creo que tenemos que recordarnos una y otra vez para no perder la perspectiva de que ante todo somos sanitarios que nos debemos a nuestros enfermos y que tengo que decir que me encantó tanto en su planteamiento como su aproximación. La ética se define sobre todo como la ciencia última de las actividades humanas. El prof. De Llanos nos explicó que la dimensión ética del fisioterapeuta debe fundamentarse en la actividad social cooperativa para desarrollar el “bien interno”. Para el fisioterapeuta, la ética ha de ser necesariamente aplicada, es una referencia constitutiva del otro. Según De Llanos, es precisamente esta alteridad la que fundamenta la ética clínica del fisioterapeuta, quien debe tener la experiencia del otro ante todo como responsabilidad. La clínica pues se erige en la categoría moral: el fisioterapeuta debe clinarse ante el paciente con el fin de ayudarle. Lo clínico pues, es el marco constituyente de la fisioterapia no en el sentido de curar, sino en el de diagnosticar y tratar lo más correctamente posible; en la función investigadora, lo clínico debe también imperar: la investigación en fisioterapia debe estar orientada por y para la clínica.

Sobre el bloque de Investigación científica, resumo rápido, pues estoy seguro que en otros blogs orientados hacia aspectos más técnicos se comentará mucho mejor: tuvimos la suerte de ver a ponentes internacionales de la talla de Shirley Sahrmann o Carol Courtney. Pero compañeros de habla hispana no se quedaron atrás: a pesar de que quedó claro que aquí tenemos todo por hacer todavía y el nivel es el que hay, brillaron con luz propia algunos trabajos, como por ejemplo los presentados por el Dr Medina o el Dr Arroyo Morales. En cuanto a las comunicaciones, hubo de todo, algunos con buena metodología, otros no tanto; algunos más orientados a la clínica, otras menos, destacando a mi parecer las de Isabel Yáñez, la Dra Cortés Vega, los sorprendentes estudios historiográficos de la Dra Chillón o comunicaciones como las de Manuel Fajardo, entre otras.

Quisiera destacar expresamente a la excelente organización del Congreso por parte de los compañeros del ICPFA que a pesar del ingente trabajo que tenían encima, siempre nos trasmitieron su hospitalidad, su cercanía, su calor y su eficiencia en todo momento. A Miguel Villafaina le agradezco personalmente además que me haya regalado un ejemplar del libro de Guía de Actos Fisioterápicos (J. M. Brandi de la Torre y J. Romero) documento que me parece un excelente intento de clasificar el acto técnico fisioterápico y que leeré con calma y será comentado en su momento en este blog. Y claro que hubo un metacongreso en barras de bar, entre pingüinos y tercios de Melilla, otro Congreso Paralelo al Oficial, donde casi a un modo socrático, hemos tenido la ocasión de dialogar, contrastar puntos de vista y aprender de ilustres compañeros. En el Congreso Oficial aprendimos que hemos inaugurado una nueva etapa donde prima la importancia de la ciencia de la investigación para objetivar los resultados de nuestras actuaciones. En el Congreso Paralelo aprendimos la importancia de la ciencia para fundamentar precisamente estos propios actos, pues de nada vale objetivar de manera estadísticamente excelente unos datos de tratamientos que partan de presupuestos biológicamente incorrectos.

Por todo ello pues, este Congreso ha merecido mucho la pena. Me vuelvo a casa con un sentimiento: inspiración. Y también con una gran responsabilidad: hay que seguir esforzándose, mucho más todavía, para dignificar el buen nombre de la Fisioterapia en esta nueva etapa. Ese compromiso que renovamos, una vez más, en esta bellísima ciudad, esta joya del Sur.

Y es que en verdad no puede ser de otra manera, pues ya lo dice la canción: Sevilla tuvo que ser, con su lunita plateada…

Anuncios

15 pensamientos en “El Congreso de Sevilla

  1. Océano Mar: Menudo repaso le has pegado al Congreso. Suscribo absolutamente todo lo que has dicho. Cada participante de los 500 que eramos probablemente relataría unas impresiones distintas, lógico, pero las tuyas son exactamente las que yo viví. La guía de actos terapeúticos también tendrá una entrada en mi blog, creo que la merece, y he de decir que seré bastante crítico, lo siento, pero en defensa del señor Brandi diré que en su última intervención, en el cierre del Congreso, quiso declarar que el modelo de diagnóstico de Sahrmann hubiese merecido una atención especial. Yo vuelvo a decir, que los organizadores tenían las ideas muy claras con este Congreso y merecen mi más entusiasta agradecimiento.

  2. Personalmente también me llevé buenas sensaciones del Congreso, aunque como todo es mejorable pero he de reconocer que han dado un primer paso importante. Océano, el libro que te ha regalado el Sr. Villafaina es todo un lujo, lo digo porque conozco a los dos autores, tuve la oportunidad de conocerlos y trabajar con ellos en el Hospital, esa obra tardaron dos años en elaborarla, tienen mucho mérito cuando la hicieron, sin lugar a dudas fue un gran paso la idea de codificar la mayoría de los actos que el fisioterapeuta realiza en su quehacer diario, comentando con los autores en el congreso me transmitieron que el libro es una obra abierta que se ha de actualizar e incluir nuevos actos terapéuticos, técnicas, actuaciones… por tanto chapeau por los autores. Un saludo a todos.

  3. Muy buena síntesis, me suscribo a ella. Es reconfortante encontrarte en el Congreso con fisios que tratan de actualizarse, de flexibilizar sus conocimientos y que además tratan de buscar respuestas. Esto es importante, el Congreso se aprovecha mas si ya vas con un saco de cuestiones que has acumulado en tu práctica clínica y en los momentos de reflexión y revisión (menos frecuentes de lo que sería deseable). Puede que el Congreso haya removido cogniciones y razones por primera vez, esto es muy bueno y necesario. Mejor aún si nos ha pillado subidos al tren del cambio en búsqueda de respuestas, o si sirve para subirnos en él. Como decía el Dr. Manuel Arroyo, este viaje hace que una vez que has encontrado una respuesta solo veas nuevas preguntas. Por eso, el Congreso siempre aporta algo, siempre enriquece.
    Fue una oportunidad para agradecer a todos los que han luchado por el progreso de la Fisioterapia, principalmente desde el mundo de la universidad. En varias ponencias se desarrolló el proceso histórico de esta evolución, pero a mi juicio habría que haber añadido el nacimiento de las redes sociales y blogs donde se ha producido un intercambio de conocimientos bestial. No me cansaré de agradeceros a todos los que os ponéis en el ordenador y que generosamente dedicáis parte del tiempo personal a compartir lo que sabéis, para suscitar inquietudes o para responderlas. Habeis contribuido sobremanera en esta evolución de la profesión, ¡ya lo creo!. Arturo Goicoechea, Villovi, Elefante, Carlos López…y otros muchos, que han roto con esta inercia egoísta que había engullido al gremio en la desconfianza de unos para con los otros. NOS HABEIS AYUDADO A DESMITIFICAR ¡y esto es mucho!; la Torre de Babel, con la que con frecuencia nos hemos identificado, poco a poco se va transformando en una casa común, con un lenguaje comprensible aunque con distintos acentos.
    Me ha gustado mucho la referencia de Bacon. Contigo no tengo muy claro cuando haces un testimonio o un argumento, veo que tienes la capacidad de dar siempre en la diana. Estupendo resumen del Congreso, estupendo encuentro.
    Un abrazo

    • Un gusto de verdad este encuentro, querido amigo. Y conocernos y ponernos caras, aunque ya habíamos coincidido cuando lo de Jull y no lo sabíamos jeje. Lo que ha quedado claro en este congreso es que en Andalucía tenéis las pilas cargadas y lo estáis haciendo muy bien, hay inquietud, ganas y liderazgo. Ojalá que os podamos disfrutar los demás fisioterapeutas del país por muchos años. Un abrazo!

      • Perdonad que me meta así sin avisar (por aquello de que no estuve ni en el congreso ni en las terracitas), pero tengo que preguntar. Cuando dices “lo de Jull” ¿Te refieres al curso de cefaleas de Valencia/ SEFID, o a otro evento? Porque ya he comprobado que coincidí con más gente allí, que, sin saber quien era, han resultado siendo compañeros blogueros. Y me puede dar algo si resulta que también estabais allí.

  4. Amigo Oceano mar, aunque sea muy rápido, creo que nuestro Congreso, el que aposte con todas mis fuerzas, ha cumplido los objetivos organizativos previstos (con fallos de menor importancia), pero pensar que ha sido un éxito científico es otra historia, como dije en la cena de clausura. Si ha tenido éxito científico o no, lo diréis vosotros como lo estáis haciendo.

    Pero apunto de entrada de que ha tenido como valor conseguir motivar a muchas personas y señalar que este puede ser el principio del cambio y debe serlo. Yo no voy a parar, y “moriré” si es preciso en el intento, pero vosotros no vais a salir de “rositas”, porque voy a estrujar vuestras privilegiadas mentes hasta que arrojéis vuestra esencia. Nuestra disciplina lo necesita. Como siempre, tanto Elefante como tú, acompañado de Arturo, iniciáis el debate que me parece excelente. Quiero dar las gracias por vuestra presencia y me agradó mucho conoceros personalmente y me hubiese gustado estar en los debates del “congreso paralelo” aliñado con cerveza. Que gozada. A nuestro amigo Arturo, solo me queda decirle que va rodeado de un aro que desprende conocimiento y sin que diga nada aprendes. Un lujazo estar con personas como vosotros.

    Parece que el “diagnostico” centra vuestra atención y creo que las aportaciones están siendo interesantes. Tuve la oportunidad de hablar con todos los ponentes y cierto que también les preocupa. Quizás seria bueno reunir en debate una mañana o un día a todos los paisanos que mas destacan en este tema, que hay muchos incluidos vosotros. Seria interesante. Es cuestión de gestionarlo.

    Como seria bueno que fuéramos acercando posturas, y no solo quede como “brindis al sol”, voy a bajar el nivel y a situar el debate de forma mas primaria o primitiva. Como guste.

    En una ocasión leía una sentencia, que me llamo la atención, en donde un Juez muy enfadado (daba esa impresión a la lectura de la sentencia) sentenciaba a un profesional “X” (no medico) porque antes de abordar el tratamiento no había valorado al paciente para obtener unas conclusiones que le llevaran a confeccionar un determinado tratamiento. Hacia uso del termino “irresponsabilidad”, es decir, quien no lo haga es un irresponsable. Eso hace algunos lustros.

    Un día, llamamos a un pintor para que viera una habitación para pintarla, como es lógico, y me dijo que previamente tenía que valorarla. Apareció por mi casa y estudio detalladamente la pared. Entre dientes le oía decir que si gotéele que hay que quitar, aquí hay una humedad que hay que tratar, hay que cubrir estos deterioros, etcétera. Al cabo de un rato me dice que valorada la pared, diagnostica que antes de pintarla hay que prepararla y que va a necesitar tales materiales, tanta pintura y tanto tiempo y me aconseja un color tal.

    La siguiente historia me la invento. Una paciente que me llega con diagnostico medico de esguince grado II tobillo izquierdo tratado con antiinflamatorios, inmovilización, etcétera. Lo valoro y observo edema submaleolar con equimosis, dolor en zona ligamentosa, limitación a todos los movimientos del tobillo, siendo mas severa a la inversión / aversión, hipotrofia muscular, ayudas técnicas para andar y no puede saltar, ni correr, etc., etc. Lo que me hace pensar que tiene una discapacidad para los movimientos normales del tobillo y muchas cosas que no vamos a analizar. Este análisis nos lleva a dar respuesta terapéuticas desde nuestra disciplina y con nuestras “herramientas” (que nombre tan feo). Nos marcamos como objetivos básicos el devolver o restaurar la capacidad funcional perdida del tobillo, hasta la curación o agotamiento de las posibilidades de recuperación con Fisioterapia.

    Conclusión, el Juez que dice a valorar, el pintor que diagnostica y el fisioterapeuta que establece un procedimiento para llegar a conclusiones. Tras este “popurrí” muy significativo, que cada cual saque sus conclusiones y mi pregunta inocente es la siguiente ¿Cuál es el diagnostico de Fisioterapia? Es estructural o una patología del movimiento o que es.

    Por cierto, el libro de actos de Fisioterapia es una propuesta para mejorarla, dejarla como esta o romperla.
    Saludos

    • Estimado Miguel, desde luego que el Congreso fue un éxito organizativo y a nivel de enriquecimiento personal y profesional no lo fue menos. En mi entrada hacía alocución a la ponencia del “Diagnóstico”, no tanto por el tema del diagnóstico en sí, sino por las referencias que hizo el ponente a la conceptualización, tema que hemos abordado y seguiremos haciéndolo hasta presentar una propuesta final formal, por supuesto, totalmente abierta a la crítica y a vuestras aportaciones.

      Sobre el diagnóstico en sí, como muy bien dijo el ponente, si fuera fácil ya lo hubiéramos hecho, pero como no se ha hecho, pues será que no es tan fácil. Como bien escribió fisiograná en el blog de Elefante, llevamos años a vueltas con la CIF, el Diagnóstico de Fisioterapia, pero nada… de todas maneras, el propio Fisiograná apunta una pista certera: un sistema de codificación universal como el NANDA en enfermería. Adaptándolo a nuestras necesidades, ¿no iría por ahí nuestra propuesta? No es un tema en el que personalmente haya reflexionado lo suficiente, pero a partir de ahora procederé a hacerlo e investigar un poco.

      Un abrazo y de nuevo gracias por el calor y la excelente acogida en Sevilla.

    • Yo flipo… El señor presidente de mi colegio (pues soy sevillano y allí ejerzo) dice organizar un debate sobre el diagnóstico entre “los que más destacan”. Como hoy estoy por no callarme y sé cómo funcionamos muchas veces: ¿quiénes son los que más destacan? ¿Cómo los seleccionaría?
      Dejando claro que, por lo que leo en las entradas de los blogs de los compañeros están más que probablemente mejor preparados que yo, y que no hablo directamente por mí, que tengo mucho por aprender, no debemos mirarnos tanto el ombligo y pensar que por no destacar en un determinado ámbito (como en los fisioterapeutas 2.0) o por no asistir a determinados eventos (como en mi caso por tener a mi esposa enferma) no se es tan válido como los que sí lo hacen.
      Le digo esto porque hablando con la base del colegio, que son los colegiados, la sensación generalizada (y que conste que sólo comparto muy tangencialmente porque mi experiencia ante los servicios que presta el colegio es otra en la mayoría de los casos) ez aue el colegio es una entidad “endogámica” y en la que priman más valores como el “saber venderse” y en la que “prima el enchufismo” y “no se escucha a los colegiados”. Entrecomillo frases que me han comentado compañeros literales, no son interpretaciones. Y creo que deberían tener en cuenta esas sensaciones, porque si el colegiado tiene la sensación de que no se le prestan servicios…
      Pido perdón si éste no es el foro a Oceano mar, pero es el mejor que he encontrado para hacer pública la preocupación que comentarios como “los más destacados” pueden crear, pues hay compañeros.extraordinariamente capaces que alguna vez han intentado alzar la voz.y no han sido escuchados. Estás en plena libertad, Oceano mar, de borrar este comentario si no es el foro adecuado o lo consideras inapropiado para esta entrada de blog.

      • FisioStaCruz:

        Creo que aquí somos todos iguales y libres para opinar. El hecho de escribir un blog (mi caso) no implicita necesariamente ser experto en algo o ser más capaz que nadie. Me voy al otro extremo de la horquilla: si me apuras, una cátedra universitaria, por el principio de caridad, presupone en principio mayor potestad a su propietario a exponer una idea; sin embargo, por contraposición con otro pincipio prima facie como es el de refutación razonable, esta posición deviene en simple autoritas pero no potestas si sus argumentos son no-razonables o falaces. Vaya que, en buen ley, las cátedras hay que justificarlas y defenderlas argumento a argumento, y no sólo el día de la presentación de la tesis (como desgraciadamente no pocas veces ocurre).

        Quiero decir con esto que todos estamos invitados a participar en el debate de ideas sobre el diagnóstico. El hecho de que los “expertos” no se hayan puesto aún de acuerdo, revela la complejidad del tema, pero no es óbice para no intentarlo. Lo que sugiere Miguel es que desde sitios como éste, gente como tú aportéis vuestros argumentos: el talento está en todas partes, lo que hace falta son oportunidades. La ventaja de la blogosfera es que es un buen medio para dar la alterntiva y poner en valor talentos anónimos que, estoy seguro, abundan en nuestra profesión más allá de las cátedras y los consejos directivos de nuestras instituciones.

        En otro orden de cosas, argumentas temas sobre los Colegios profesionales. Siempre que se trate con educación, toda opinión es bienvenida en este blog, aunque esa libertad para exponer, también implica que alguien pueda refutar tus argumentos.
        Siéntete libre de exponer siempre que quieras por estos pagos si es con respeto. Un saludo cordial y sé bienvenido a este espacio común de pensamiento en fisioterapia.

  5. Pingback: CONGRESO EN LA “BLOGOSFERA”

  6. Estimado compañero FisioStacruz, no voy a sorprenderme de tus apreciaciones porque no son las primeras y espero que no sean las últimas, porque si no tuviéramos critica el colegio habría muerto. Por tanto, te agradezco que me hagas llegar la imagen que estamos dando, que te adelanto que no me gusta absolutamente nada, porque nada tiene que ver con el “modelo” de colegio que defiendo. Incluso si no llegas a decir que eres del colegio de Andalucía no hubiese reconocido que te referías a nuestro colegio, es decir, al tuyo y el mío.

    Es una tradición hablar mal de los colegios profesionales y, además, es algo fácil y gratuito. Sinceramente no se porque. Se dirá que razones habrá y seguramente será tal y como se percibe. Al decir tradición no me refería a nuestra organización colegial que acaba de superar los doce años, sino al resto de los colegios tradicionales y conocidos. Quizás tuvieran implicación política en su momento y desde la propia administración se impulsa una imagen deteriorada y desdibujada de los que son estas entidades de derecho publico o puede ser que sean incomodas, que también.

    Yo te puedo decir que soy un viejo y humilde luchador de la fisioterapia, curtido en muchas batallas, comprometido con nuestra disciplina y poco sospechoso de querer promocionarme o aprovecharme del colegio para beneficio propio (al menos así lo creo), porque hace mucho tiempo que siguiendo los Principios De Peter alcance mi grado de incompetencia y vivo una jubilación a medias con muchas horas de dedicación a las tareas colegiales.

    A mi los colegios que conocí tampoco me gustaban. Quizás, porque estos colegios, también sanitarios, ajenos a nuestra disciplina frenaban nuestros proyectos de futuro, porque al fin y al cabo entrábamos en el concierto sanitario y se nos consideraba un competidor emergente que había que controlar. Comprenderás que a mi esto tampoco me hacia gracia. Entonces yo veía a los colegios muy burocratizados y con pocas iniciativas y muy alejados de la sociedad y, lo peor, de sus propios colegiados. Entraba en los colegios y tenían un olor a rancio, a caoba, a caducidad. Y siempre me decía que si alguna vez llegáramos a tener un colegio influiría con todas mis fuerzas para introducir cambios significativos en las directrices que debían guiar la trayectoria colegial. Y para no aburrir a los lectores de este magnifico blog, te pudo decir que llegue al colegio empujado por compañeros (y malos amigos) para dirigir esta pesada nave con un principio básico y fundamental: organizar el colegio desde las necesidades de la disciplina y de sus colegiados, proyectándolo socialmente como entidad que defiende los intereses de nuestros ciudadanos en las meterías que nos corresponde. Impulsar la formación y vender nuestra marca fisioterapia en todos los escenarios. Potenciar la ética y dignificar la profesión hasta situarla en el espacio que le corresponde en el concierto sanitario. Yo no creo que la consecución de estos objetivos vaya dejando “muertos” por el camino, ni mucho menos, pero es cierto que una organización que empieza sin tener ni idea y con tres colegiados deja insatisfacciones, candidez, ignorancia, desorganización y cientos de problemas porque se tuvo que construir la nave desde la nada.

    Hoy el colegio es una realidad organizativa con una infraestructura consolidada, con los consiguientes recursos materiales y humanos y con líneas de trabajo ampliamente consensuadas. Ello no significa que no metamos la pata y que nos sigamos equivocando, pero te puedo asegurar que gestionamos con toda modestia y humildad y pidiendo perdón cuando erramos. Precisamente este año, que pronto culmina, hemos dado un nuevo giro al colegio tras replantearnos que hacíamos mal y que nos recriminaban los colegiados. En ello estamos.

    ¿Endogámico? Seguro que es así, nuestros estatutos nos exigen que todos sean de una “misma especie”, es decir fisioterapeutas. Ahora si se refiere como rechazo a otros colegas que quieran colaborar y que no pertenecen a la Junta de Gobierno o su influencia, eso ya no estoy tan de acuerdo. Ni tampoco me suena nada eso de “saber venderse”, “prima el enchufismo” o “no se escucha al colegiado”, “no se prestan servicios”. No me identifico para nada con estas denuncias. Ahora, si el colegiado piensa así, algo de esto debe pasar y hay que tenerlo en cuenta y respetar al máximo estas opiniones, que al fin y al cabo es la que nos interesa saber para cambiar y llegar mejor al colegiado y que este se sienta orgullosos de su colegio. De todas formas, reconozco que he quedado un poco noqueado y voy a interesarme por el contenido des estas denuncias.

    Flipar o no por temor a que se organice un debate sobre diagnostico y se haga una injusta selección de los ponentes, porque pueda ser muy subjetivo destacar a los que destacan, y valga la redundancia, por ahí no van los tiros. La intención vagamente expuesta simplemente ha sido “tirar los tejos” para ver como respira el personal y desde luego si hay “quórum” yo me tiro al ruedo y organizo un debate con la participación de todos los que quieran y mientras mas mejor y si hay que traer algún súperexperto se trae sin mas, faltaría mas.

    Me agrada saber que hay que gente que quiere colaborar con el colegio y me encantaría contactar contigo, lo que puedes hacer llamando a mi movil que suele estar en los Boletines o lo preguntas en el colegio. Cualquier colegiado tiene acceso directo a ponerse en contacto conmigo para tratar de mejorar esta imagen que estamos dando y en caso de que vean que estamos metiendo la pata.

    Nuestro colegio pretende ser muy dinámico y somos personas muy inquietas y con permanentes iniciativas y cualquiera que quiera colaborar lo recibimos con los brazos abiertos. Si pudiera a todos estos fenomenales participantes de este blog y otros similares los fichaba y los metía a todos en la Junta y tendríamos la mejor profesión jamás conocida.

    Recibe un saludo y mi agradecimiento por tus denuncias y no te olvides de que el colegio somos todos.

  7. Queridos amigos, en you tube teneis un video resumen del Congreso y todas las ponencias que vamos colocando poco a poco. Que las disfruteis. Entrar desde nuestra pagina o simplemente escribiendo I Congreso Internacional de Fisioterapia e investigacion-videos.

    Por otro lado, si quereis tener en vuestro iPhone la Guia de actos de Fisioterapia, ir a App Store y buscar “Guia de Actos de Fisioterapia”. Interesante. Saludos.

  8. Pingback: Reflexiones de un Congreso (II) | Fisioterapia...y demás

  9. Pingback: ¿Es la Fisioterapia un Arte? Una aproximación epistémica y ética « Pensamiento Crítico en Fisioterapia…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s