Tratamiento Físico (III). Estudio Veritativo

La filosofía analítica es una de las tres corrientes principales de la filosofía contemporánea (s.XX) y entre otros aspectos, se caracteriza por intentar resolver los problemas filosóficos inherentes a las ciencias mediante un estudio analítico del lenguaje sobre el cual cada una de las ciencias formula sus proposiciones.

Licencia de Creative Commons
 Pensamiento Crítico en Fisioterapia by Eduardo Fondevila Suárez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.
 Creado a partir de la obra en https://desdeoceanomar.wordpress.com/.

En la entrada anterior, por ejemplo, realizábamos un sencillo estudio desde la silogística sobre la respuesta de la ciencia de la Fisioterapia a un asunto concreto, como era la regulación de la Quiropráctica. Así, habíamos concluido que, por ejemplo, argumentar que la terapia “X” es “Fisioterapia”, respondía al siguiente razonamiento:

Premisa Mayor: La Terapia “X” es un Tratamiento Físico

Premisa Menor: Todo Tratamiento Físico es Fisioterapia

Conclusión: La Terapia “X” es Fisioterapia.

Como habíamos dicho en su momento, tenemos aquí uno de los cuatro silogismos perfectos (o de la primera figura, con la estructura Todo A es B, Todo B es C, entonces Todo A es C). Y habíamos argumentado que, conceptualizando la profesión de Fisioterapia bajo del paradigma del Tratamiento Físico, el argumento final se suele reducir a un entimema de segundo orden implicitando la premisa menor. Si lo adornamos con un poco de prosa, tenemos el argumento recurrente que usamos en estos casos:

Puesto que la Terapia “X” es un Tratamiento Físico, se engloba naturalmente dentro de la Fisioterapia y por tanto es competencia de la Fisioterapia.

Quitemos ahora la prosa y reduzcamos el entimema a su esencia:

La Terapia “X” es un Tratamiento Físico, luego la terapia “X” es (partición de campo de la) Fisioterapia.

Recordemos que la característica principal que se predica de los entimemas es que sean creíbles y no necesariamente verdaderos. Por ello, los entimemas son útiles para construir preposiciones en disciplinas como la retórica o la dialéctica. No obstante, desde la filosofía de la ciencia, se entiende que en rigor, sí tiene importancia que una ciencia construya sus proposiciones con enunciados verdaderos o no. En la entrada anterior argumentábamos que para el caso que nos ocupa, estábamos delante de un entimema erróneo, puesto que una de las premisas (la implicitada) era falsa. La premisa en cuestión es: Todo los Tratamientos Físicos son Fisioterapia, que además era nada menos que la proposición paradigmática bajo la cual conceptualizábamos nuestra profesión. En su momento analizamos desde el punto de vista epistemológico, la imposibilidad de esta afirmación (v. Estudio Taxonómico). El objeto del presente ensayo es, simplemente demostrar desde un punto de vista ontológico (o del ser) el por qué esta proposición es no verdadera y por qué toda respuesta entimemática construida con este paralogismo nunca puede ser cierta (aunque pueda ser creíble, esto es, ser una doxa).

Así pues, ¿qué es la verdad? Ésta es una buena pregunta. Afinemos un poquito más ¿Cómo podemos demostrar si una proposición es verdadera o no?. Podríamos comenzar argumentando que la verdad y falsedad no se dicen de las cosas, sino de los pensamientos y consecuentemente, de los enunciados. El primero en enfrentar el problema fue, como no, Aristóteles, quien formuló dos principios lógicos acerca de la verdad que desde entonces han sido reformulados sistemáticamente por todas las tradiciones lógicas: el principio de contradicción y el principio del tercio excluso. El principio de contradicción niega la posibilidad de que dos enunciados contrarios sean a la vez verdaderos. En otras palabras, siendo P un enunciado, no es posible (a la vez) P y no P. Este principio jamás ha sido puesto en duda por ningún lógico y ningún científico desde su formulación hasta la actualidad . El otro principio, el del tercio excluso, afirma que todo enunciado o es verdadero o es falso, por lo tanto no puede existir un término medio o tercer término (tercio excluso). En otras palabras, dado un enunciado P, ocurre que P o no P. Así como el principio de no contradicción se ha aceptado universalmente, el del tercio excluso es rechazado por algunas lógicas no-clásicas, tales como la lógica polivalente o las constructivistas.

En la actualidad, ¿con qué criterio podemos conceptualizar la verdad de un enunciado? Jesús Mosterín, bilbaino de nacimiento, Catedrático de Lógica y Filosofía de la Ciencia de la Universidad de Barcelona, fue el introductor de la filosofía analítica en España y sin duda, es uno de los pensadores españoles más importantes de la actualidad. Según este autor, si bien existen varias líneas científicas sobre este asunto, no cabe ninguna duda de que actualmente la concepción más importante es la propuesta por Alfred Tarski (Mosterín J, 2006). Tarski (1902-1983) matemático polaco y profesor de la University of California (Berkeley) desde 1942 hasta su muerte, está considerado como uno de los lógicos más grandes de todos los tiempos, junto con Aristóteles, Frege y Gödel. Nuestro autor, tomando las ideas iniciales de Aristóteles antes referidas, investigó la noción de verdad a fin de que fuera consistente y no contuviera paradojas. La concepción de Tarski dice así:

Un enunciado “P” es verdadero si y sólo si p

donde “P” sería el nombre de una oración de lenguaje para el que se define el predicado “es verdadero” y en p se ha de sustituir una oración del lenguaje en la que se está definiendo el predicado “es verdadero”. Aunque parezca trivial, no lo es tanto, ya que la conceptualización incluye en realidad una serie de correcciones formales donde se determina la presencia de dos niveles de lenguaje, el lenguaje objeto (LO) del enunciado (“P“), y un metalenguaje (ML) implicitado en p para explicar el lenguaje L con que se define “P“, con el objetivo de poder explicar eventuales paradojas (como la clásica paradoja del mentiroso de Epeménides, irresoluta hasta Tarski: “Epeménides el cretense afirma que todos los cretenses mienten”)

Pongamos un ejemplo: ¿Es verdadero el enunciado “La nieve es blanca”? Aplicando la estructura de Tarski, “La nieve es blanca” es verdadero si y sólo si la nieve es blanca, o también (“P“) es verdadero si y solo si p. En donde,

P“: “La nieve es blanca” es el enunciado, entrecomillado, del cual queremos averiguar si es verdadero. Éste es el primer nivel de lenguaje (LO)

p : La nieve es blanca, oración que ha de representar las condiciones de verdad del enunciado “P“. Éste sería el segundo nivel de lenguaje, el metalenguaje (ML). El ML de p debe explicar necesariamente lo expuesto en el lenguaje de “P”

Como quiera que p es cierto (la nieve es de color blanco), entonces el enunciado “La nieve es blanca” (“P“) es verdadero. Una vez establecidas estas condiciones teóricas, Tarski pasa en la práctica a definir el concepto de verdad en relación a un concepto semántico mucho más intuitivo que es el de satisfacción. El objetivo es buscar lo que se conoce como un Universo de discurso, es decir un mundo formal o un campo que contenga elementos agrupados en clases. Por ejemplo, si el campo elegido (Universo) es “Colores”, un enunciado del tipo “Todos los X son colores” es satisfecho por el elemento cian, o el elemento magenta o el elemento amarillo. Veamos cuál sería la partición de campo (taxonomía) de “Colores”:

Según esto, el enunciado “El azul es un color” (“P“) es verdadero si y sólo si el azul es un color . Veamos por qué.

P“: El enunciado en LO, entrecomillado: “El azul es un color”

p: Oración en ML que ha de representar las condiciones de verdad de “P”: El azul es un color.

Y resulta que (p) es cierto, ya el azul es un color como partición de campo natural que es de “Colores”. Luego el enunciado “El azul es un color” es verdadero. ¿Y qué pasaría con el enunciado “El árbol es un color”?

P“: El enunciado, entrecomillado: “El árbol es un color”

p: Condiciones de verdad de “P“: el árbol es un color.

En este caso, p no es verdadero, luego no satisface las condiciones de verdad de “P” y “P” es falso . En otras palabras, “El árbol es un color” es cierto si y sólo si árbol es un color; pero resulta que p es falso ya que como árbol no pertenece a la partición de campo de “Colores“, el enunciado “P” es falso

El operador de Tarski propone, como vemos, una solución elegante y sencilla para determinar la veracidad ontológica de un enunciado. Volvamos a nuestra línea de razonamiento. ¿Es verdadero el enunciado “Todos los Tratamientos Físicos son Fisioterapia (profesión)”? Esta pregunta también nos lleva a la siguiente ¿Todos los tratamiento físicos SON Fisioterapia aunque la Fisioterapia se conceptualice como la ciencia del tratamiento físico? Y a ésta, ¿es válido argumentar que todos los tratamiento físicos son partición de campo de la profesión de Fisioterapia? (premisa menor del silogismo que implicitamos en nuestro entimema).

DEMOSTRACIÓN

Sea “P” el enunciado del cual queremos verificar su veracidad: “Todos los tratamientos Físicos son Fisioterapia”. Aplicando el operador de Tarski,

“Todos los tratamientos Físicos son Fisioterapia” es verdadero si y sólo si todos los tratamientos físicos son Fisioterapia, en donde:

P“: El enunciado en LO, entrecomillado, “Todos los Tratamientos Físicos son Fisioterapia”

p: oración en ML que debe representar las condiciones de verdad de “P“; en este caso, todos los tratamientos físicos son fisioterapia.

Para que p sea cierto, todos los tratamientos físicos deben pertenecen a la partición de campo del Universo de discurso Fisioterapia. ¿Y qué ocurre? Como vimos en el ensayo del Estudio Taxonómico, no todos los tratamientos físicos satisfacen ni se pueden incluir de manera natural en la partición de campo de Fisioterapia (¡aunque ésta sea conceptualizada paradojicamente como la ciencia del tratamiento físico!) ya que al hacerlo, incurrimos en fenómenos epistémicos inválidos como son el solapamiento de clases o los vacíos de categoría. Por lo tanto, y según la estructura de Tarksi,

P” es verdadero si y sólo si p

en este caso como de p no se puede definir el predicado de verdadero, luego”P” no puede ser verdadero, ya que un enunciado sólo puede ser verdadero si y sólo si es satisfecho por todas las secuencias de objetos de nuestro Universo de discurso o mundo formal.

Conclusión: no es verdadero afirmar que todos los tratamiento físicos son Fisioterapia (profesión), aunque la profesión se haya conceptualizado como la ciencia del tratamiento físico.

Recapitulando, ya habíamos demostrado que no era válido tomar el concepto como paradigma porque desarrollaba una taxonomía imposible y ahora hemos demostrado que ontológicamente tampoco se puede decir de él que sea un concepto verdadero, con lo cual, efectivamente, el mayor rango que podemos alacanzar con nuestros argumentos construidos con esta premisa es ser creíbles (doxa). Pero la doxa (creencia) no es compatible con la ciencia…

PROBLEMATA

1. La Fisioterapia española ha construido su conceptualización bajo un argumento que no es verdadero ontológicamente ni válido epistémicamente.

2. No obstante, ha elevado este argumento al rango de Ley (RD 1001/2002), con lo cual nuestra doxa fundacional, si es cierta, sólo lo es como verdad de ley.

3. El autor es consciente de que ha sido necesario hacerlo por dos motivos relacionados con la supervivencia de la profesión: a) Corporativos, fundamentalmente para protegernos del intrusismo y b) de Mercado, tanto en oferta asistencial como docente.

4. No obstante, el autor cree que se está pagando un coste de oportunidad al introducir y legalizar esta doxa como concepto fundacional de la profesión, como iremos viendo en sucesivas entradas, pero que va relacionado con la difusión de la identidad y el alejamiento de una profesión verdaderamente científica.

REFLEXIÓN FINAL

El autor es consciente de lo árido de este discurso, pero cree que es necesario haber redactado estos últimos ensayos para demostrar de una manera científica lo que se argumenta. Atendiendo a los presupuestos de la filosofía analítica, el lenguaje es subversivo y nos engaña, por lo que consideramos que es muy importante realizar un análisis formal de los enunciados bajo los cuales conceptualizamos nuestra ciencia.

El autor entiende, no obstante, que estos ensayos son sólo unas simples reflexiones filosóficas y epistemológicas sin mayor pretensión política. No obstante, hay un hecho que es innegable: no existe ciencia sin epistemología. Y ya que a todos nos entra la prisa al afirmar que la fisioterapia es una ciencia, cabe preguntar a los formuladores y defensores de la conceptualización del tratamiento físico qué epistemología están aportando para justificarla. Porque argumentos del tipo “la fisioterapia es la ciencia del tratamiento físico porque es así” u otros como “aunque la terapia X no forme parte de la Fisioterapia en el resto del mundo, en España sí porque lo pone en el BOE” valen naturalmente como verdad de ley, (y en esto no vamos a entrar en discusión) pero muy dudosamente como verdad ni ontológica, ni epistémica.

Anuncios

16 pensamientos en “Tratamiento Físico (III). Estudio Veritativo

  1. Mantienes debetes interesantisimos y me gustaria trasladar algunos comentarios. en cualquier caso un trabajo tus aportaciones siguen siendo excelentes. Pero de forma muy breve te comento que apliques a tu “formula” y a los deseos filosificos de Alfred Tarski lo siguiente:
    El Ministerio homologo los titulos de quiroractico por el de Fisioterapeuta o lo que es lo mismo:
    Quiropractico = fisioterapeuta
    Pero fisioterapeuta no es igual a quiropractico.
    Que cosas…
    Veamos los resultados.
    Un saludo,

  2. Pues es muy sencillo, Don Miguel. Tenemos que recordar que para verificar la veracidad de una proposición hay que recurrir a dos niveles de lenguaje. Por un lado tenemos el lenguaje objeto (LO), que es aquel con el que formulamos la oración (el entrecomillado) y luego el metalenguaje (ML) con el cual tenemos que demostrar la veracidad de lo referido en el lenguaje objeto, ya que según Tarski, ninguna proposición puede contener su propio predicado de verdad.

    Analicemos la proposición: “La Quiropráctica es Fisioterapia”. El operador de veracidad de Tarski nos dice que “P” es verdadero si y sólo si p, en donde “P” es el enunciado (el entrecomillado) descrito en lenguaje objeto (LO) y p es el enunciado descrito en metalenguaje.

    P“: “La Quiropráctica es Fisioterapia” (LO)
    p: la quiropráctica es fisioterapia (ML), con lo que,

    “La Quiropráctica es Fisioterapia” si y sólo si la Quiropráctica es Fisioterapia.

    Tarski describió esta ley para intentar buscar veracidad de enunciados de la ciencia, por lo tanto el ML debe ser necesariamente de tipo ontológico y epistémico. Nosotros ya demostramos que epistémicamente, la quiropráctica no puede ser partición del campo de la fisioterapia por razones de inaprehensión (solapamiento de clases, vacío de categoría…). Por lo tanto, si el ML es el epistémico, la quiropráctica no es fisioterapia y el enunciado “La Quiropráctica es fisioterapia” no es verdadero.

    Ahora bien, esto es válido para la lógica y la ciencia, pero ¿lo es para todo tipo de lenguaje?. Aquí deberíamos superar las fronteras de Tarski e irnos a otros lingüístas como Jackobson, por ejemplo, que amplían la gama de metalenguajes. Por ejemplo, si el ML no es epistémico/científico, pero sí es el referido a la legalidad española, nuestro p: la quiropráctica es fisioterapia, sí sería válido, ya que al menos según el RD 1001/2002, tenemos razones para considerar legalmente -¡aunque epistémicamente sea imposible!- a la quiropráctica como partición del campo de la fisioterapia (hemos creado una ley ad hoc para proteger intereses corporativos) Entonces, DESDE LA LINGÜÍSTICA, (que no la lógica, la ciencia o la epistemología), la frase “La Quiropráctica es Fisioterapia” sí que es verdadero si lo explicamos desde un metalenguaje legal.

    Analizando lo que Ud me propone, desde la epistemología, le diría que la frase “Un quiropráctico es un fisioterapeuta” no es cierta; sin embargo, desde la lingüística y tomando como ML el legal, puede ser cierto si la legislación española así lo considera. Digamos, es cierto si y sólo si la legalidad española lo contempla. Sin embargo, ¿podemos convalidar nosotros nuestros títulos de fisioterapeuta al de quiropráctico en USA?.
    La frase “Un Fisioterapeuta es un Quiropráctico”, naturalmente no es cierta desde la ciencia/lógica/epistemología. Si nos vamos a la lingüística, ¿podemos encontrar un metalenguaje que predique la veracidad de este enunciado? El único ML posible sería la legislación norteamericana, pero como sabemos, esto no es posible, con lo cual tenemos que. efectivamente, “Un Quiropráctico sí es un fisioterapeuta” pero “Un Fisioterapeuta no es un Quiropráctico”. Son los metalenguajes los que le dan el predicado de verdad al enunciado y por tanto, es a los metalenguajes (las legislaciones, en este caso) a donde tenemos que referirnos. Respondiendo a su pregunta: sí, desde la legalidad, es posible que estas dos proposiciones sean ciertas a la vez (nunca desde las leyes de la lógica formal y la epistemología, esto es, la ciencia).

    Por lo tanto, y resumiendo, las afirmaciones “Un Quiropráctico es un Fisioterapeuta ” y un “Fisioterapeuta es un Quiropráctico” nunca pueden ser ciertas desde la epistemología. Sólo pueden ser ciertas desde la lingüística si el ML legal así predica de ellos la veracidad. Nuestro metalenguaje legal así lo está considerando en algunos caso, mientas que el de USA no. Osea que todo depende de la legalidad de cada país a la hora de convalidar títulos. ¿Podríamos decir que la legalidad USA en este sentido se aproxima más a la verdad epistémica y la española no? Ahí lo dejo caer…

    Un abrazo!

  3. Aplaudo tus razonamientos. Pero no olvidemos que el Ministerio homologa titulos de quiropractico por fisioterapeutas y los colegios no tenemos mas remedio que colegiarlos. Por mucha “presion” que estoy metiendo para frenar esta situacion, hay que tener en cuenta que la curricula academica de los quiropracticos de algunos estados americanos es muy buena, porque tienen tres años basicos con el resto de los profesionales sanitarios (sobre todo medicos) y de dos a tres de materia especifica quiripractica con muchas horas de estancias clinicas. Con ese certificado academico yo los homologaria si completan con 60 creditos en materia especifica de fisioterapia y permiten correspondencia en su pais. O todos moros o todos cristianos…
    En cualquier caso, esto no me gusta nada y le he comentado en el ultimo boletin de mi colegio rescatando algunas reflexiones que se trataron en este blog
    un abrazo.

  4. Océano, en esta te has salido. Un abrazo y plas, plas, plas plas. Totalmente de acuerdo, y volveríamos a eso de que no todo vale, y que nuestros problemas vienen de no saber nuestras “limitaciones”.

    Sr. Villafaina, y qué pasaría si todos los fisios de España firmáramos un documento donde rechazáramos la colegiación de un “quirofisio”? Alguien le ha dicho al MInisterio la burrada de homologar a un quiropráctico cuya enseñanza es tan específica? Me imagino que todos firmaríamos un documento a nivel nacional y que si todos los fisios lo hacemos somos unos miles no?

    Qué piensan los otros colegios?

    Un abrazo y suerte en el congreso

  5. Claro que se lo hemos dicho al ministerio. Pero cuando termine el Congreso aportaré algunas ideas sobre este tema, ya que entre mi modesta ponencia introductoria y los miles de problemillas o no me encuentro con tiempo holgado para poder intervenir.
    Un abrazo y muchas por tu idea de firmas y por le Congreso

  6. Estimado Sr Villafaina, como dice el himno de Andalucía (Andaluces levantaos….) Fisios levantaos. Quizás sea el momento de mirarnos el ombligo y empezar luego a exigir lo nuestro, y dejar a los demás lo que no lo es.

    Reitero mis deseos y seguro que pronto seguiremos en contacto.

    Un abrazo

    P.D. Le confesaré una cosa aunque no vivo en Andalucía, soy sevillano.

  7. Interesante. A mi me parece que lo que enturbia los límites de la profesión es la definición de salud. Entender la salud como algo demasiado amplio (bienestar) no es beneficioso aunque muchos se empeñen en encontrar nuevos nichos de empleo a costa de ello. ¿Fisioterapia en estética?, ¿fisioterapia en caballos?, ¿fisioterapia en balnearios?, ¿Pilates? No sé, se acaba acusando de intrusismo a los chinos que dan masajes en las playas cuando eso probablemente no tenga mucho que ver con la verdadera fisioterapia. La fisioterapia es una profesión sanitaria. Tratamiento físico, sí, pero dirigido sobre todo a la salud, y no tanto al bienestar. Demasiados fisios no son capaces de negar el tratamiento a un paciente que no lo necesita, más si paga. Y si el cliente paga la intervención tiene que tener un contenido que cumpla la expectativa del cliente. La mayor parte de la población cree que los fisios son los “curanderos del siglo XXI”, capaces de quitar el dolor con una maniobra, y por ahí se cuelan pseudociencias como la quiropráctica. Creo que los Colegios tienen un papel más importante sancionando a colegiados que practiquen pseudociencia que persiguiendo a pseudocientíficos que se hacen pasar por fisioterapeutas.

  8. Elena Francis: No estoy de acuerdo en que lo que enturbia los límites de la profesión sea la definición de salud. Lo que enturbia los límites de la profesión son los propios límites de la profesión, descritos por ley y promocionados por los colegios con formación de posgrado. Tampoco estoy de acuerdo sobre los ejemplos de nichos de mercado, en mi opinión la fisioterapia en caballos, independientemente que sea un nuevo nicho de mercado, si podría ser competencia del fisioterapeuta, y algo interesante, porque no.

    Océano: Llevo unos días intentando hacer hueco para comentar. El tema de la lógica siempre me ha resultado interesante. Desde aquel profesor de filosofía que tuve en el instituto que me volvía loca la cabeza con la lógica, supe que era básico para el fundamento del sistema de creencias de las personas. Desafortunadamente lo “lógico” no suele entenderse como la “verdad” y sigue aplicándose el dicho de que “el sentido común es el menos común de los sentidos”

    En la formulación de un argumento se exponen las premisas para ver si se puede llegar a la conclusión siguiendo las reglas de inferencia. La premisa que hay que probar es:

    La quiropráctica es fisioterapia

    Si P, entonces Q

    Para verificar el enunciado podemos utilizar el Modus Tollendo Tollens (MTT). El “negando niego” de la lógica:

    Si P entonces Q
    No Q, entonces no P

    La quiropráctica (P) forma parte de la fisioterapia (Q)
    Si no forma parte de la fisioterapia (no Q), entonces no es quiropráctica (no P)

    y vemos que no es cierto, por tanto no podemos afirmarla.

    Algo parecido utiliza el video que colgué en el “caralibro” sobre la existencia de Dios:

    Me uno en aplausos hacia tus reflexiones, lógicamente, la quiropráctica no es fisioterapia. Nos vemos en dos días, monstruo.

  9. Elena Francis: creo que has apuntado, de manera certera, a uno de los elementos que cincelan la profesión, el Mercado. Ya lo dice Arturo Goicoechea: toda medicina es una mezcla entre ciencia, cultura y mercado. La Fisioterapia no es una ciencia teórica, es una ciencia también técnica y práctica, está en el mercado y lógicamente es susceptible a él. En este blog analizamos los aspectos substanciales que conceptualizan la profesión pero estos no son los únicos. Aún así, Elefante tiene razón en un aspecto: una conceptualización interna fuerte ayuda a soportar los “embites” del mercado mejor. Pongamos esta analogía: la conceptualización interna es un dique y el mercado una ola. Una escollera de hormigón aguanta mejor el frente de olas que un muro de áridos… Un saludo y gracias por la excelente apreciación.

    Elefante: enhorabuena por el lúcido razonamiento. El problema de la lógica formal, no obstante, es que no nos sirve para dilucidar la “veracidad” o no de las premisas, sólo si estas están bien construidas o no. Es decir, podemos tener un constructo perfectamente lógico diseñado con premisas falsas. Por eso es necesario además, determinar de manera previa ontológicamente las premisas.

    Te propongo una variante del caso que propones con el tollens, utilizando mejor el condicional para ser más precisos con este modo; yo creo que la cosa quedaría tal que así:

    DEMOSTRACION

    Razonamiento: “La quiropráctica es un tratamiento físico, entonces es fisioterapia”. Nos basamos para ello en la conceptualización de la fisioterapia como ciencia del tratamiento físico y en la partición de campo: quiropráctica que consideramos para ella en el texto legal RD 1001/2002.

    Aplicamos MTT y tenemos:
    (1) Si la quiropráctica es un tratamiento físico, entonces es fisioterapia.
    (2) No es fisioterapia
    (3) Por lo tanto, la quiropráctica no es un tratamiento físico.

    Esto no es cierto porque la quiropráctica sí es un tratamiento físico, luego el razonamiento (“la quiropráctica es un tratamiento físico, entonces es fisioterapia”) es un argumento no-razonable, como bien has señalado.

    No obstante aquí ocurre una cosa. El argumento (2) vale como premisa, pero tenemos que demostrar previamente que es así, esto es, que es una premisa verdadera y no un paralogismo. Es por esto que utilizamos el operador de Tarski, teniendo que,

    “(la quiropráctica) no es fisioterapia” es verdadero si y sólo si la quiropráctica no es fisioterapia.

    Como demostramos en metalenguaje científico que la quiropráctica no es fisioterapia es cierto, ya que la quiropráctica viola el principio de solapamiento de clases de las particiones de campo de una taxonomía (que es justamente de lo que estamos hablando), la premisa en lenguaje objeto “La quiropráctica no es fisioterapia” es verdadera; por lo tanto la premisa (2) del MTT no es un paralogismo y nuestro razonamiento lógico nos lleva, ahora sí, con todo el rigor, a afirmar que la quiropráctica no es fisioterapia es un argumento correcto, esto es, razonable y válido (al menos en los metalenguajes epistémico, lógico y ontológico).

    Ergo, el argumento “La quiropráctica es un tratamiento físico, entonces es fisioterapia” no es razonable, no es correcto y es inválido (pero no quiere decir que no sea creíble, ojo)

    Muchas gracias, crack. Con el recurso al tollens, lo has propuesto de una manera elegante y científica…enhorabuena!!!
    Un abrazo…nos vemos mañana en Sevilla!

    PD: sobre el razonamiento de la existencia de Dios…bien, esto se sale de los contenidos de este blog, naturalmente, pero quisiera hacer un comentario para ilustrar un asunto de importancia en pensamiento crítico. Desde el pensamiento crítico, podemos analizar, mediante herramientas de lógica formal e informal, si un argumento es razonable o no, si existen falacias o no, si existe inferencia fuere o débil en una inducción o si unas premisas son verdaderas o no. Pero nada más. Ni nada menos. Es crucial entender una cosa: que un argumento sea falso o no razonable, no significa que sólo por ello podamos convencer a alguien. El convencimiento entra dentro del terreno de las creencias. Por ejemplo, podemos argumentar desde la lógica que no existen las sirenas, pero sólo desde ahí no podemos convencer a una persona de que deje de creer en ellas. La creencia puede variar por razones argumentativas, pero en última instancia es una cuestión de fe.

    Sobre la existencia de Dios y la razón, para mí el mejor argumento sigue siendo el de Kierkegaard, ya en el XIX. Él, que era profundamente devoto, llegó al convencimiento de que el cristianismo era algo tan profundamente irracional y absurdo, que o bien se cree, o bien no se cree. Es decir, no valen las razones ojetivas: sólo es posible mediante la fe, un acto subjetivo (la expresión salto de fe y el concepto de subjetividad se le atribuyen a este pensador). La fe es irracional, el salto de fe lo es aún más: es por ello que la fe provoca Temor y Temblor, como lo definió en el libro de mismo título donde analizaba el dilema de Abraham (Yhavé le ordenó asesinar a su propio hijo: desde un punto de vista ético, es un asesinato y si una religión se fundamenta en este acto asesino, y el judaísmo comienza en Abraham, ya nace coja para siempre). Kierkegaard resuelve el asunto diciendo que este dilema no se puede resolver desde la razón, desde la moral y la ética: es necesario dar el salto de fe, un salto al absurdo para poder juzgarlo. Y desde la fe, concluye, sí se justifica. Por eso, porque desde la fe se pueden justificar desde las acciones más nobles, hasta los asesinatos, la fe provoca temor y temblor

  10. Son altas horas de la noche, donde me desenvuelvo bien, y repaso mi modesta ponencia que abre nuestro Congreso, pero mi curiosidad es tan grande que no puedo evitar leeros porque llenáis mi espíritu de energía positiva y en estos momentos la necesito mas que nunca. Me encantaría organizar unas jornadas con todos vosotros de ponentes, sin dejar ni uno solo fuera, y seguro que aprendería mucho, mejor, que aprenderíamos mucho. Que gozada es leer vuestros razonamientos.
    Gracias amigos

  11. Si se defiende una fisioterapia medianamente científica es difícil defender un mercado demasiado libre. Aquí entramos en política. Un ultraliberal, de esos que ahora tanto proliferan, diría que el mercado se regula solo. Los pacientes acudirán a aquellos que apliquen los mejores tratamientos, a las clínicas y a los hospitales que lo hagan mejor. Pero eso es mentira. Hay otros factores. Cristiano Ronaldo con un vendaje neuromuscular genera más opinión que doscientas revisiones contra el uso de esta técnica. La medicina y la fisioterapia deberían ser asunto de expertos. Tener en cuenta la opinión del paciente: sí. Hacer lo que demande el paciente: no. El resultado de un mercado libre es este: yo pongo una clínica con tratamientos probados y enfrente hay una que hace pseudociencia, yo me como los mocos y el otro se forra. Los fisioterapeutas quieren hacer cursos con los tratamientos que buscan los pacientes. Pilates está de moda. Las universidades tienen que competir con otras universidades para conseguir alumnos. Resultado: Master en Pilates en la Universidad Rey Juan Carlos. Sólo hay que entrar en La lista de la vergüenza (http://listadelaverguenza.blogspot.com/) para echarse a llorar.
    En España existen títulos oficiales, esos amarillos con muchos sellos. Vamos, que el título de Fisioterapeuta no me lo pueden dar en una academia. Existe un organismo que controla la calidad de la enseñanza en las universidades (ANECA). Y existen Colegios Profesionales que deberían velar por el ejercicio ortodoxo de la profesión. Ja, ja, ja. El papel de los organismos reguladores en el mercado de la fisioterapia es el mismo que en el origen de la crisis con las hipotecas subprime.
    Mercado, vale, pero regulado. Si no acabaremos quemando incienso y adornando nuestro currículo con un título de experto en chakras.

  12. Océano: Sabía que que matizarías lo de la “verdad”, je,je. Lo puse ente comillas porque sabía que no era la palabra adecuada. Sin duda, para que la lógica sea lógica debe partir de premisas que sean “verdaderas” sino la lógica se puede convertir en ilógica. A donde quiero llegar con la importancia de la lógica es, que no solo es aplicable para un conceptualización, es la matización semántica del lenguaje. Cometemos demasiados errores en el lenguaje de forma que la comunicación se ve entorpecida. Las afirmaciones y opiniones que uno expresa (máxime si es por escrito, donde no hay otro tipo de información comunicativa en el contexto) suelen ser imprecisas y estan sujetas a ser malinterpretadas. No es nada sencillo, pero debemos hacer el esfuerzo de precisar las afirmaciones y aun así no estaremos exentos de que sean mal interpretadas. Esto llevado a una ley, a una definición, a un paradigma o a un constructo sobre el que se elaboren más premisas que a pesar de ser “acertadas”, sean “erróneas” por un axioma desacertado puede llegar a hacer mucho daño. Por eso me parece de vital importancia y estoy muy de acuerdo con tus reflexiones y tu forma de exponerlas.
    Una abrazo desde el AVE a Sevilla. Nos veremos antes de que lo leas.

  13. Creo que lo primero es buscar el origen de la palabra fisioterapia y luego fundamentar nuestro objeto de estudio el cual es el movimiento humano. Una dificil tarea aparentemewnte si no se hace con rigor no solo cientifico sino filosofico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s