Tratamiento Físico (medios y agentes): El Paradigma ante el Tribunal de sí mismo

Seguimos pues desarrollando una de las líneas argumentales de este blog, esto es, el análisis crítico de la definición y concepto de Fisioterapia en España. En el artículo Problemata poníamos en común cuál es la definición vigente de fisioterapia, propuesta por la AEF y el CGCFE y sancionada en nuestra legislación. Recordémosla de nuevo:

Licencia de Creative Commons
 Pensamiento Crítico en Fisioterapia by Eduardo Fondevila Suárez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.
 Creado a partir de la obra en https://desdeoceanomar.wordpress.com/.

Fisioterapia es la ciencia y el arte del tratamiento físico: es decir, el conjunto de métodos, actuaciones y técnicas que, mediante la aplicación de medios físicos, curan y previenen las enfermedades, promueven la salud, recuperan, habilitan, rehabilitan y readaptan a las personas afectadas de afecciones psicofísicas o las que desean mantener un nivel adecuado de salud.

En el RD 1001/2002 de 27 de Septiembre, en el Artículo 2 .2 del Título I De los fisioterapeutas,  consta que la función de los mismos es la aplicación y la función de cuentos medios puedan ser utilizados con efectos terapéuticos en los tratamientos que se prestan a los usuarios de todas las especialidades de medicina y cirugía donde sea necesaria la aplicación de dichos medios entendiéndose por medios físicos: la electricidad, el calor, el frío, el masaje, el agua, el aire, el movimiento, la luz y los ejercicios terapéuticos con técnicas especiales, entre otras, en cardiorespiratorio, ortopedia, coronarias, lesiones neurológicas, ejercicios maternales pre y postparto, y la realización de actos y tratamientos de masaje, osteopatía, quiropraxia, técnicas terapéuticas reflejas y demás terapias manuales específicas, alternativas o complementarias afines al campo de competencia de la fisioterapia que puedan utilizarse en el tratamiento de usuarios.

Así que tenemos  la Fisioterapia como ciencia del Tratamiento Físico o mediante los Agentes Físicos; la función del fisioterapeutas es la aplicación de los mismos y las terapias que se derivan de ellos (véase listado) en las especialidades de medicina y cirugía que así lo requieran. En suma, ligar en una misma definición Fisioterapia a los Agentes Físicos es una idea común en la profesión, aprehendida de manera sistemática por los estudiantes en el pregrado y que forma parte inexcusable del marco conceptual de la fisioterapia institucional española (Fernández Cervantes R y cols, 1997; Raposo Vidal I y cols, 2001; Gallego Izquierdo T, 2007)

Se puede decir, pues y sin temor a equívoco, que la idea del Tratamiento Físico (mediante Agentes Físicos) conforma el paradigma sobre el cual se fundamenta nuestra ciencia en España. Ah, paradigma. En el uso común del lenguaje, tal y como hemos acabado de hacer, hablamos naturalmente de paradigma, pero ¿sabemos realmente qué es un paradigma? Ésta es una cuestión que se da por sentada, pero como suele ocurrir muchas veces, sino la tenemos lo suficientemente en cuenta, la semántica nos puede engañar. Tal es el caso de lo que ocurre con los paradigmas. Si hablamos de que la fisioterapia española se sustenta en el paradigma de los agentes físicos, antes conviene detenerse un momento para comprender cuál es el alcance y significado real del concepto paradigma.

Viajemos en el tiempo hasta el año 1947. Thomas Kuhn era por entonces un estudiante de física de Harvard a punto de acabar sus estudios de doctorado, cuando el rector de la Universidad James B. Conant le ofreció colaborar en uno de sus cursos de ciencias para no científicos. Como cuenta el propio Kuhn, en aquel verano de 1947 inició su camino de Damasco y cuando, para introducir la mecánica de Galileo retrocedió hasta Aristóteles, cayó del caballo y descubrió una física completamente distinta de la de Galileo y de la suya propia, pero plena de sentido y a su vez, radicalmente genial. Aristóteles no se preguntaba por las cuestiones que nos preocupan en nuestra época: su sistema era coherente con su historia y las circunstancias de su mundo. Tenemos que recordar que la idea vigente sobre el concepto de la ciencia a mediados del siglo XX era considerarla como una suerte de corpus doctrinal construido por simple acumulación del conocimiento a lo largo de los siglos. A Kuhn se le cayeron las escamas de los ojos cuando descubrió que esta idea era falaz, pues antes de constituirse por acumulación, la ciencia se desarrollaba de manera discontinua mediante períodos revolucionarios. Una docena de años más tarde, después de completar su formación en filosofía, en Kuhn se produjo una segunda ruptura con las ideas epistémicas convencionales de la época cuando descubrió que entre las revoluciones eran posibles períodos de desarrollo normal y acumulativo.

En 1962 publicó su obra más conocida, La Estructura de las Revoluciones Científicas, en la que rompía con la visión positivista de la ciencia. Según esta visión ingenua y simplista, la ciencia avanzaba lineal e inexorablemente desde sus orígenes hasta nuestros días acumulando hechos, experimentos y teorías. Sin embargo, en La Estructura, Kuhn demostró que la aparente continuidad acumulativa es en realidad el resultado de escribir la historia tras cada revolución. La tesis de Kuhn supusieron un ataque definitivo a la idea secular de que la ciencia tiende de manera lineal a conocer la Verdad: antes bien, lo que realmente acontece con ella es la elaboración pragmática de marcos alternativos que permitan hacer lo que antes no era posible con la teoría dominante, pero conservando la mayor capacidad de resolución de enigmas previamente existente.  Cada marco pragmático es pues, hijo de la historia de su tiempo y como tal responde ante ella. Es en La Estructura es donde a estos marcos Kuhn les denomina paradigmas. A los períodos de cambios de marcos (cambios de paradigma), Kuhn le denominó revoluciones científicas; al período donde cada marco desarrolla su capacidad expansiva para alcanzar su máximo potencial a la hora de resolver enigmas, le denominó ciencia normal.  Como ejemplos clásicos por todos conocidos, podemos tomar el paradigma ptolemaico del geocentrismo desarrollado como ciencia normal y funcional en el marco del pensamiento cristiano medieval; la revolución la trajo consigo el cambio al paradigma heliocéntrico iniciado en el siglo XVI tras la publicación de De revolutionibus por Nicolás Copérnico, debido a la necesidad de dar respuesta satisfactoria a las cuestiones astronómicas de la nueva época condicionadas, entre otras cosas, por la perfección de los aparatos instrumentales de observación.

En otras palabras, lo que venía a decir Kuhn era que en realidad, los paradigmas actúan como marcos de verdad operativa para dar funcionalidad y respuesta  a las necesidades de cada época histórica. Se dice por ello que el enfoque kuhniano es también esencialmente darwinista y evolutivo: no hay una meta en la ciencia hacia la Verdad, sino simplemente hacia una mayor especialización para ser capaces de resolver más enigmas.  Sólo es necesario cambiar estos marcos cuando, debido al devenir histórico,  el desarrollo de la ciencia normal del dominante no responde de manera satisfactoria a los problemas que afronta esta ciencia en el nuevo momento. Kuhn señala el papel decisivo y la función de la historia en la ciencia.

Una vez presentado como expresión del papel de la historia en la ciencia, profundicemos en el concepto de paradigma. Según Kuhn, el paradigma como marco de una ciencia debe ser “lo suficientemente atractivo como para atraer a un grupo duradero de partidarios alejándolos de los modos rivales de actividad científica”, y a la vez ” ser lo bastante abierto para dejarle al grupo de profesionales de la ciencia así definido todo tipo de problemas por resolver”.  Es cierto que el propio Kuhn fue ambiguo a la hora de elaborar una definición precisa del término paradigma; es célebre la identificación en Las Estructuras de hasta 22 significados distintos (Masterman M, 1970) Pero, a pesar de ello ¿cuál es la característica principal de un paradigma? Carlos Solís es Catedrático de Historia de la Ciencia de la UNED y posiblemente el mejor estudioso de la obra de Kuhn en lengua hispana. A pesar de la ambigüedad del término, existe un cierto consenso: la característica esencial de los paradigmas científicos es que inducen diferentes taxonomías. (Solís C, 2003) Una taxonomía científica es pues, una propuesta ontológica capaz de establecer una partición del campo en clases naturales que puedan ser proyectables; es decir, que deben ser capaces de soportar inducciones (mediante ejemplos y no definiciones) y con su ayuda formular leyes.

Tanto en Problemata como en el inicio de este ensayo, veíamos cómo la fisioterapia española se fundamenta en el paradigma del tratamiento físico, pero ¿qué quiere esto decir? ¿qué implicaciones tiene? Si es un paradigma, debe haber podido desarrollar una taxonomía. ¿Qué taxonomía ha desarrollado el paradigma del tratamiento físico en fisioterapia? ¿Qué características, por cierto, debe tener una taxonomía para ser ontológicamente válida? Dado que una taxonomía de cualquier ciencia aspira a reunir de manera lógica entidades de la misma naturaleza, es esencial de estos sistemas que sean coherentes y que, por ejemplo, las clases no se solapen. ¿Cumple estos requisitos la taxonomía del paradigma del tratamiento físico?

Les cuento una historia bien conocida. Hasta el siglo XVIII existían en metafísica dos corrientes irreconciliables sobre cómo conocemos las cosas: por una parte, encontramos el empirismo de Newton y Clarke, que sostenía que las cosas de ahí fuera (fenómenos) existen de manera independiente al sujeto; por otra parte teníamos el idealismo (Descartes  o Berkeley), que afirmaba que la existencia de los objetos fuera de nosotros era dudosa o indemostrable. Ambas teorías se fundamentaban en distintas consideraciones sobre la razón humana. ¿Cómo se superó el conflicto? Cuando en su Crítica de la razón pura (1781) Kant se enfrentó el problema analizándolo, no desde la perspectiva del objeto o del sujeto, sino poniendo el foco en el operador (la propia razón humana) y se le ocurrió someterla a un juicio sobre el tribunal de sí misma, descubrió con asombro cosas sobre la razón que evidenciaban las carencias tanto del empirismo como del idealismo y acabó sentando las bases de nuevo paradigma en la metafísica que sintetizó ambas corrientes.

Sin abarcar lógicamente tantas pretensiones, nos proponemos humildemente, valiéndonos de este símil, a entrar definitivamente en materia y revisar a partir de ahora el concepto de paradigma vigente en fisioterapia, presentando el Paradigma de los Agentes Físicos ante el tribunal de los propios Paradigmas. Personalmente, el autor no conoce un estudio epistemológico previo de esta naturaleza sobre la fisioterapia, así que se va a animar a comprobar qué estructura tiene, qué taxonomía desarrolla y qué característas presenta esta taxonomía. ¿Será coherente? ¿O por el contrario presentará características de inaprehensibilidad? ¿Qué consecuencias acarreará este paradigma después de una ordenada disección epistémica? En terminología kuhneana, con el Paradigma del Tratamiento Físico (Agentes y Medios Físicos) ¿en qué momento de la fisioterapia normal estamos aquí y ahora? ¿este paradigma tiene todavía potencial de expansión? o por el contrario ¿nos aproximamos a algún período en el que el citado paradigma actual ya no satisface la resolución de todos los problemas contemporáneos? ¿es como veíamos en palabras del propio Kuhn “lo suficientemente atractivo como para atraer a un grupo duradero de partidarios alejándolos de rivalidades”? ¿y “lo suficientemente abierto para dejar problemas por resolver”?

Les invito a que me acompañen en el viaje que supone este pequeño ejercicio intelectual. Sometamos pues primeramente al Paradigma del Tratamiento Físico (Agentes y Medios Físicos) ante el tribunal de sí mismo ¿Qué nos encontraremos?

Anuncios

14 pensamientos en “Tratamiento Físico (medios y agentes): El Paradigma ante el Tribunal de sí mismo

  1. Propones un tema interesante del que estoy seguro que encontraras tambien intresantes reflexiones. En principio me pregunto que porque no acompañar a los agentes fisicos tambien los “medios fisicos”.
    Saludos

    • Estimado Sr Villafaina, le agradezco el comentario y espero no equivocarme con la semántica. En este caso es necesario ser muy preciso con el lenguaje. Lo que se pretende es hacer un estudio epistémico del paradigma del Tratamiento Físico, siguiendo el espíritu y letra de lo fundamentado para la profesión de fisioterapia en España por la AEF y el CGCFE. Bajo este concepto, Tratamiento físico y una vez más siguiendo la definición, se engloban tanto los agentes, como los medios físicos. ¿Le parece más correcto decir paradigma del tratamiento físico, englobando bajo este término tanto los agentes como los medios? Si es así, no tengo ningún problema en rectificar el lenguaje en el artículo en aras a una mayor comprensión y para despejar todas las dudas, pues en el fondo, lo que se pretende estudiar es el tratamiento físico (agente/medio) como paradigma cordial de la profesión.
      Un abrazo!

      • Lo veo muy acertado. Intentare darte mi opinion a medidad que se vaya desarrollando el tema. En algun trabajo que he elaborado sobre competencias tambien cite a Kuhn. Saludos

      • Sin ningún problema, entonces. Es razonable lo que me plantea porque lo que quiero precisamente es evitar confusiones con el lenguaje; en estos asuntos, tenemos el hándicap de un elevado grado de polisema. He modificado pues el título del post para dejar bien claro que el paradigma a estudiar será el del tratamiento físico (medios y agentes), circunscritos al espíritu y letra de la definición propuesta. En cuanto tenga un poco de tiempo, procederé a trabajar con el desarrollo del estudio taxonómico. Un saludo!

  2. Excelente trabajo. Va siendo hora de que analicemos con rigor quiénes somos, de dónde venimos y a dónde vamos como colectivo. Efectivamente, el primer paso es analizar los cimientos ideológicos e intelectuales sobre los que se asienta en la actualidad nuestra profesión.

    Ánimo con tal empresa, seguiré de cerca el blog e intentaré aportar en la medida de mis capacidades todo aquello que lo pueda enriquecer…

    Saludos!

    • Estimado Carlos, muchas gracias por tus palabras. Sé bienvenido a este blog y siéntete libre de opinar y aportar. Lejos de ser una línea de reflexión cerrada, pretendo dejarla abierta a cuantas aportaciones constructivas se presenten. Un saludo!

  3. En el tema de paradigmas hay mucho de interés profesional y mercado, además de la inercia al cambio. Los cambios no encuentran condiciones necesarias para germinar con éxito hasta que son “sostenibles” o, más bien, “sostenientes” de la red de intereses (dinero, prestigio, jerarquías…). Desde el punto de vista de la racionalidad, evidencia y fundamento, pueden estar ya listos para sentencia pero se les tiene en cuarentena hasta que no se ha organizado el beneplácito del stablishment para su acogida con todos los honores.

    Los paradigmas operativos actuales son, a veces, descabellados, no tienen soporte científico alguno. Se sostienen por obra y gracia de las arbitrariedades interesadas de la “comunidad científica internacional” y por la necesidad de quienes los aceptan de disponer de alguna herramienta validada por el colectivo (profesional y de usuarios).

    Nos estás obligando a pensar en pleno verano…

    Un abrazo

    • Dr Arturo, precisamente no podemos disociar el paradigma del mercado, del interés, de las personas, de sus miedos, y de sus inercias. Ése es precisamente el papel para la historia en la Ciencia que señaló Kuhn: la ciencia no son sólo fórmulas o papers, son productos humanos y como tú mejor que nadie sabes, responden de manera prioritaria ante la cultura.

      En estos ensayos desarrollaremos, simplemente desde un punto de vista epistémico, qué consecuencias tiene asumir para la Fisioterapia el Tratamiento Físico como Paradigma cordial. Se desarrollará una taxonomía, se debatirán sus resultados y se procederá a una propuesta para mejorar algunos aspectos. No albergo esperanzas de cambiar nada, pero si al menos todo aquel que quiera acercarse a estos temas se ve obligado a meditar un poco al leer estas reflexiones, me doy por bien pagado.

      Un abrazo!

  4. Uno más que te anima en esta empresa. Aparte del tema técnico en esta exquisita entrada nos ilustras y propones un viaje de la mano de Kuhn, Copérnico, Newton o Kant.
    Independientemente de donde te lleven tus razonamientos yo digo: así da gusto leer sobre fisioterapia. Un ejemplo de que esta profesion en España está viva y que desde ella se argumentan las cosas con criterio.
    Sigo tu sorprendente blog con creciente interés. Saludos!

  5. Océano Mar
    Te animo que expreses eso que tienes en tu mente y te aseguro que no caerá en saco roto, como muchas reflexiones que ya nos has trasladado a igual que otros participantes. “Sustrayéndote” algunos claros conceptos que has analizado muy bien, en nuestro próximo Boletín encabezara parte de ellos, cuyo contenido se refieren al intrusismo como testimonio de apoyo con motivo de unas Jornadas sobre intrusismo en Galicia y la gran inquietud que ha supuesto el tema de la amenaza de regulación de los quiroprácticos.

    ¡Ah¡ he sacado en papel todo los comentarios y reflexiones del tema “crisis de identidad” y si se entera medio ambiente se enfada porque he gastado un paquete de folios. Enhorabuena.
    Saludos y al Dr. Goicoechea que lo tendremos en Congreso de Sevilla al que agradezco su participación

    • Sr Villafaina, le agradezco de nuevo sus palabras y que estas reflexiones que planteamos en voz alta entre todos sirvan para ayudar a dar cuerpo a algunas de las necesarias reivindicaciones institucionales de nuestra profesión, es algo estupendo.
      En un par de semanas seguiré desarrollando estas ideas con ayuda de todos; voy a hacer un parón quincenal por descanso vacacional.
      Un abrazo.

      PD:Leo con agrado que el Dr Arturo estará también en Sevilla. Es estupendo. Allí nos veremos todos, pues.

  6. Me alegra saber que voy a encontrarme en Sevilla contigo. Nos van a faltar cañas… Si todo funciona probablemente volveré a la Universidad el 25-26 de Noviembre a impartir un módulo intensivo de 2o horas sobre Dolor en un curso de Coaching que organizan en Fisioterapia. Parece que algo (sin embargo…) se mueve.

    Un abrazo

    • Arturo, es genial que vengas! Gustoso de acabarme en Sevilla unas cuantas cañas contigo 😉 Me alegro mucho por tu vuelta a la Universidad y que se esté valorando tu propuesta como se merece.

      Nos leemos. Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s