Problemata

En el año 1958, la Organización Mundial de la Salud (OMS) define la fisioterapia como la ciencia del tratamiento a través de medios físicos tales como el ejercicio, masaje y electricidad. 

Licencia de Creative Commons
 Pensamiento Crítico en Fisioterapia by Eduardo Fondevila Suárez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.
 Creado a partir de la obra en https://desdeoceanomar.wordpress.com/.

Posteriormente, en 1967, la Confederación Mundial por la Fisioterapia (WCPT) la conceptualiza desde el aspecto interno como el arte y la ciencia del tratamiento físico, es decir, el conjunto de técnicas que mediante la aplicación de agentes físicos curan, previenen, recuperan y readaptan a los pacientes susceptibles de recibir tratamiento físico. 

¿Y en España? ¿Qué idea de fisioterapia hemos asimilado como propia aquí? Si cotejamos la historia reciente, como es sabido, la fisioterapia ha tenido un desarrollo e implantación tardía en nuestro país en relación con aquellos otros donde ha sido puntera.

La Asociación Española de Fisioterapeutas (AEF), nacida en 1969, ingresa como miembro de pleno derecho de la WCPT en el año 1974 y desde el principio asume como propia la definición propuesta por esta organización, definición que ha ido madurando y a la que ha ido añadiendo elementos relacionados con las circunstancias propias de su desarrollo en nuestro país, pero en esencia sin perder el espíritu y letra de aquel hilo argumental inicial. Es por ello que el Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España (CGCFE), creado en 1998, define la fisioterapia como la ciencia y el arte del tratamiento físico: es decir, el conjunto de métodos, actuaciones y técnicas que, mediante la aplicación de medios físicos, curan y previenen las enfermedades, promueven la salud, recuperan, habilitan, rehabilitan y readaptan a las personas afectadas de afecciones psicofísicas o las que desean mantener un nivel adecuado de salud.

Esta definición, perteneciente a los Estatutos del CGCFE está, además, sancionada en el BOE: nada menos que en el Real Decreto 1001/2002 de 27 de Septiembre. En el Artículo 2 .2 del Título I De los fisioterapeutas,  consta que la función de los mismos la aplicación y la función de cuentos medios puedan ser utilizados con efectos terapéuticos en los tratamientos que se prestan a los usuarios de todas las especialidades de medicina y cirugía donde sea necesaria la aplicación de dichos medios entendiéndose por medios físicos: la electricidad, el calor, el frío, el masaje, el agua, el aire, el movimiento, la luz y los ejercicios terapéuticos con técnicas especiales, entre otras, en cardiorespiratorio, ortopedia, coronarias, lesiones neurológicas, ejercicios maternales pre y postparto, y la realización de actos y tratamientos de masaje, osteopatía, quiropraxia, técnicas terapéuticas reflejas y demás terapias manuales específicas, alternativas o complementarias afines al campo de competencia de la fisioterapia que puedan utilizarse en el tratamiento de usuarios.

Finalmente la Orden CIN 2135/2008, publicada también en el BOE, donde se establecen los requisitos para la verificación de los estudios del Grado en Fisioterapia, establece como métodos de intervención específicos en Fisioterapia los específicos referidos al aparato locomotor (incluyendo terapias manuales, terapias manipulativas articulares, osteopatía y quiropraxia), a los procesos neurológicos, al aparato respiratorio, al sistema cardiocirculatorio y a las alteraciones de la estática y la dinámica. Métodos y técnicas específicas que tengan en cuenta las implicaciones de la ortopedia en la fisioterapia, técnicas terapéuticas reflejas, así como otros métodos y técnicas alternativas y/o complementarias cuya seguridad y eficacia esté demostrada según el estado de desarrollo de la ciencia.

Para entendernos, podríamos resumir la conceptualización de la Fisioterapia en España en la siguiente frase: la Fisioterapia es el arte y la ciencia del tratamiento y prevención mediante todos los agentes físicos existentes y por ello engloba todos los métodos referidos al aparato locomotor, los procesos neurológicos, cardiorespiratorios y uroginecológicos suscpetibles de ser tratados con medios físicos. 

La definición de fisioterapia en España es, como vemos, un alegato a la totalidad. Nace de la definición pergeñada por la WCPT en 1967  y responde a unas necesidades específicas relacionadas con las viscisitudes y el desarrollo de la profesión fundamentalmente en las décadas de los 70, 80 y primeros años de los 90 del siglo pasado. Sobre esta conceptualización se ha cimentado la identidad de la profesión de fisioterapeuta y es naturalmente desde aquí, donde se entienden todas las reacciones, las respuestas y las soluciones que la Fisioterapia española da y plantea ante cualquier problemática que encuentra en su camino. A poco que una persona sensata realice un somero análisis, comprobará pues como el tema de la conceptualización y la identidad de la profesión, lejos de ser un vago ejercicio de onanismo intelectual, es en realidad un asunto de enorme trascendencia ontológica para la comprensión de cómo esa profesión se desenvuelve en la práctica en sus relaciones institucionales, corporativas, académicas y naturalmente asistenciales. Actuamos en última instancia, en base a lo que creemos que somos.

 Pero mientras la fisioterapia española articulaba su identidad para dar respuesta y trazar su camino en el marco de su propia situación particular, el resto del mundo, como no podía ser de otra manera, avanzaba. La idea de cual fue este vector de avance se puede comprender de una manera muy sencilla: si bien como hemos visto en los años sesenta, existía un consenso a nivel mundial en el que se entendía la fisioterapia como el arte y la ciencia del tratamiento mediante agentes físicos (WCPT, 1967), con el transcurso de las décadas, este consenso se fue agrietando. ¿Por qué? Porque al final resultó que cada país era subsidiario de su propia realidad, y el consenso de agentes físicos, reveló ser una quimera que en la práctica -y la realidad, sabemos que es tozuda-  no podía dar una solución definitoria y diferencial sólo de la fisioterapia. Porque en muchos países eran varias las profesiones (Médicos manuales, osteópatas, quiroprácticos, naprápatas, masajistas, terapeutas respiratorios…) que también trataban con agentes físicos y además en algunos casos, tenían una antigüedad, instauración y consolidación previa al desarrollo de la fisioterapia.

En una palabra: en un mundo donde varias profesiones utilizan los agentes físicos, estos agentes físicos no pueden eregirse en hecho diferencial de la fisioterapia. ¿Y cómo entonces definir la profesión? ¿en base a qué? En 2007, la WCPT detectando el problema y ajustándola a la realidad asistencial y científica de la profesión desde una perspectiva moderna, actualiza su definición de fisioterapia, definiendo la naturaleza de la fisioterapia:

La fisioterapia proporciona el servicio al individuo y a la población general para desarrollar, mantener y restaurar el máximo movimiento y las habilidades funcionales a lo largo de la vida (…) Para la fisioterapia el movimiento es el eje central de lo que considera estar sano.

Uno de los ejes argumentales de este blog es identificar y ensayar sobre la problemática relacionada con la identidad de la profesión, entendiendo que ésta nace de su conceptualización, de lo que cree que es. Desde aquí se explican todas las respuestas que articula en sus hechos substanciales (internos) y relacionales (externos).

1. El concepto actual de fisioterapia española bebe las fuentes de la propuesta por la WCPT en 1967, que no es la vigente y responde a la necesidad de dar respuesta a las viscisitudes particulares que esta profesión ha encontrado en el camino de su desarrollo.

2. Esta identidad ha propiciado no pocas conquistas y un floreciente desarrollo profesional; por ejemplo, el autor es plenamente consciente de que ha servido de parapeto para blindarse de amenazas genuinamente españolas, como es el lacerante caso del intrusismo profesional: todo obedece a una causa. Aún así, considera que ya no es válida para dar respuesta a todas las necesidades actuales y que, lejos de aportar soluciones prácticas a determinados problemas, los enquista de manera perentoria dejándolos irresolutos y propiciando terreno abonado a la frustración de muchos profesionales.

3. La identidad actual, basada en la asunción del todo, no deja lugar a límites: una profesión que no conoce sus límites sencillamente no puede tener una dentidad ni definida ni diferencial.

4. Es necesaria pues, una reformulación y adecuación del concepto de fisioterapia en España que dé una respuesta contemporánea y resolutiva al conjunto de la problemática actual, la constriña en unos límites definidos para precisamente desde ellos crear un valor diferencial de marca desde el cual articular su relación con sus propios valores, con las demás profesiones sanitarias y en general con la sociedad a la que se debe.

A lo largo de diversas entradas, iremos analizando estos puntos: qué ha llevado a la fisioterapia española a articular su identidad bajo las premisas actuales, por qué algunas de estas premisas lejos de fortalecerla la debilita y finalmente qué propuestas podemos encontrar para redefinirla.

El autor, después de algunos años de reflexión sobre el tema y analizando la situación bajo el prisma de la nueva conceptualización propuesta por la WCPT, argumentará que  no son los agentes físicos, sino el estudio de las relaciones existentes entre el movimiento humano y su función a la luz de la evidencia científica, lo que constituye el hecho diferencial de la fisioterapia y por ello, ha de eregirse como uno de los elementos nucleares sobre el cual definir la bases conceptuales de nuestra profesión en España en el siglo XXI.

Anuncios

30 pensamientos en “Problemata

  1. Creo que se identifica physis con phisics. El primer término indicaría naturaleza y el segundo agentes físicos. El concepto de naturaleza me parece de más enjundia y abriría el horizonte de la fisioterapia. La acepción de terapia física delimita el campo. Creo que, tal como sugieres, la fisioterapia debe centrarse en el movimiento y su función pero quizás convendría desarrollar el concepto moderno de acción, que contiene implícitamente componentes perceptivos, cognitivos, evaluativos…

    Enhorabuena por la entrada. Ya me gustaría algo así entre neurólogos. Por soñar que no quede…

    Un abrazo

  2. Efectivamente, Dr Arturo, la etimología es un aspecto clave. Verá, en nuestras lenguas latinas, fisioterapia proviene del physis griego, osea, naturaleza. Y por ejemplo, el Physical Therapy de los anglosajones proviene de phisics.

    Sea como fuere, es indudable que el fisioterapeuta debe acotarse dentro de los agentes físicos como herramientas terapéuticas. Sin embargo, esto es muy diferente que decir que la aplicación de agentes físicos constituyan el hecho diferencial de la fisioterapia. En los distintos campos, ortopédico, respiratorio, neurológico durante estas últimas décadas se ha ido perfilando la idea de que el fisioterapeuta en realidad, es el especialista en las implicaciones funcionales de aspectos relacionados con alteraciones del movimiento humano.

    Desarrollaremos más adelante (desgraciadamente mi tiempo es muy limitado) la idea de Sistema de Movimiento propuesta en 2000 y ampliada en 2009 por la Dra Sharmann, que me parece un punto de partida razonable para la conceptualización de cierta idea de movimiento. Aún así, para mí no es ni mucho menos una idea cerrada completamente ni con la que comulgo de manera definitiva pues considero que hay que ampliarla desde un punto de vista alostático. Vamos a intentar ensayar sobre eso.

    Te agradezco mucho tus palabras y tus cumplidas visitas a mi pequeño rincón.
    Un abrazo muy grande!

  3. Me alegro Océano que no estés cerrado en la idea de la abuelita, y me alegro de que nos deleites con sus ideas, como bien dices para que sea un punto de partida, que seguro nos llevará a un precioso debate. Ya estoy impaciente.

    Un abrazo

    • Arco: créeme que me interesa especialmente tu punto de vista en este punto, querido amigo. Tus aportaciones siempre me hacen reflexionar sobre mis propias convicciones, revisarlas, corregir errores y así poder ampliar la perspectiva.
      A ver qué sale!
      Un abrazo!

      • créeme amigo mío, que lo que pretendo es aprender de lo que digas, y de lo que salga, que va a salir, aprender y como bien dices abrir la posibilidad de reflexión.

        Pero espero sobre todo aprender de todos los que intervengan, aunque sin duda aportaré mis comentarios.

        Un abrazo

  4. Hola,esta muy bien lo presentado, donde hay movimiento hay vida,ya que los tejidos articulares y los que no tambien,de no moverlos se entumecen por la falta de retroalimentacion. Cuando ya se encuentran en ese estado o alverres afectados por hipermovimiento donde existe problemas neuronales repartidos por todo el organismo incluido cerebro,se necesita otro tipo de tecnicas para reconducir todas esas toxinas que producen el desequilibrio homeostatico……..AL LABORO

    • Ismael,

      No es ésa, ni mucho menos, la idea de movimiento que presento. Indudablemente, la disfunción segmentaria de movilidad puede acarrear consecuencias (la ortodoxia osteópatica nos lo recuerda: en el miotoma, esclerotoma, viscerotoma, angiotoma, alteraciones ortosimpáticas…), pero insisto, no es eso lo que pretendo remarcar.

      El paradgima que tú presentas es precisamente el osteopático (relaciones entre estructura y función) y además, por lo que leo, desde un punto estrictamente homeostático. Vaya por delante todo mi respeto. No obstante, el que se propone para la fisioterapia es otro: el estudio de las relaciones entre el movimiento y la función, pero ampliado a una óptica alostática.

      Son conceptos muy diferentes: precisamente porque la Fisioterapia no es Osteopatía, aunque aquí en España las fronteras entre ambas disciplinas sean, por razones históricas, muy difusas, tanto que ante la carencia de identidad propia, muchos fisioterapeutas asumen como propio el paradigma osteopático y luego pretenden llamarle fisioterapia pero a la vez no niegan que es osteopatía: ¡un auténtico lío!

      Por último decir que si no la he entendido bien, no estoy de acuerdo con tu premisa de que las hipermovilidades generen problemas neuronales en el cerebro (?) y el papel de las toxinas que planteas.

      No obstante, gracias por tu mensaje. Sé bienvenido a este blog. Un saludo!

  5. Quizá más que establecer límites debamos poner objetivos ya que los límites son casi siempre difusos y ficticios. Movimiento y función son dos términos que reunen buena parte de la motivación de la fisioterapia, me gusta ese concepto. Buena entrada, te sigo con atención.

    • Rai:

      Bajo mi punto de vista, si debe hacerlo sobre algo, la definición de fisioterapia debe descansar en el elemento nuclear del estudio de las relaciones entre el movimiento humano y su función. Nótese que éste es un paradigma válido no sólo para el campo de la ortopedia, sino para otros de larga y asentada tradición fisioterápica como lo son el neurológico o el respiratorio. Sin que esto suponga ningún tipo de menoscabo a la utilización de agentes físicos, ése debería ser el hecho diferencial de la fisioterapia. Asumiendo esto, a un nivel epistemológico quedarían mucho más definidas las fronteras con otras disciplinas afines, tales como la quiropráctica o la osteopatía, por no hablar de kinesiología holística o reflexoterapia. Insisto, en contra del pensamiento dominante, creo es que positivo que una profesión se dote de límites: evita la dilapidación de energías en crecimientos descontrolados, focalizándolas de una manera más resolutiva y práctica en una misma dirección y sentido. A nivel político en nuestro caso particular y también corporativo, entiendo que lo que planteo pueda llevar a cierto conflicto y bajo ese prisma se podría matizar para adaptar una solución cómoda para los intereses del colectivo. En cualquier caso, lo que pretendo es proponer una solución intermedia, puesto que, bajo mi punto de vista, la vigente responde a un momento histórico que ya pasó y empieza a aportar más confusión que resolución en muchos aspectos prácticos del día a día.
      Gracias por tus palabras y sé bienvenido a este blog.
      Un saludo.

  6. Ya que hablamos de “limitarnos” o lindarnos con respecto a quiropraxia y osteopatía, y desde mi sesgado conocimiento de estas últimas, si prioritariamente se basan en “manipulaciones” o “movilizaciones articulares”, no son esto también movimiento? No es una manipulación sino la expresión máxima del movimiento, con parámetros específicos de velocidad, recorrido y fuerza? No so por tanto eso parámetros que entran dentro del movimiento y con el objetivo de recuperar la función.

    Entonces, epistemológicamente somos fisios, los quiros y osteos son fisios o nos invaden, o hay un campo donde coexistimos, o cuando precisemos de un grado más en nuestros movimientos debemos remitirlo al especialista de la manipulación (quiro, osteo,…)

    Uf, me parece que esto, epistemológicamente, se nos va de las manos.

    Abrazo

    • Querido Arco: haces alusión a un aspecto muy importante de este tema. ¿Qué es sino movimiento una manipulación? Si con una manipulación corrijo una disfunción de movimiento y con ello mejora una determinada función ¿dónde está la diferencia?

      Creo no obstante que hay que diferenciar dos cosas con respecto a la palabra movimiento. Una vez más, nos juega mala pasada la semántica. Una cosa es movimiento segmentario y otra movimiento humano. El primer término hace alocución de manera inevitable a la estructura: es por ello que en osteopatía decimos: la estructura gobierna la función.
      Sin embargo, desde el paradigma fisioterápico esto ya no es prioritario: es el movimiento (entendido como alteración del movimiento humano) el que determina las relaciones con la función.

      Evidentemente, existe una raza de fisioterapeutas, los fisioterapeutas manipulativos que se aproximan al paradigma osteopático y a veces, en algunos aspectos, al quiropráctico. Si estudiamos el desarrollo histórico de la subespecialidad de la Fisioterapia Manipulativa, vemos que viene ligada al de la Osteopatía y la quiropráctica: en rigor, se podría decir que es la solución que se pretendió dar desde la fisioterapia histórica a los mismos problemas (disfunciones de movilidad segmentaria) que se encontraban, por ejemplo, los osteópatas.

      El valor diferencial de la osteopatía es el estudio de las disfunciones de movilidad tisular del cuerpo humano (en sus niveles vertebral, visceral, creneal, fascial…) y sus relaciones con numerosas funciones humanas, entendiendo éstas y aquéllas desde un concepto muy concreto de globalidad.

      Los fisioterapeutas manipulativos son vecinos de frontera de esta idea, y por ello, asumen varios de los postulados de este paradigma. No obstante esto, si queremos conceptualizar la fisioterapia es perentorio definirla en un sentido amplio y no sólo para satisfacer las necesidades de un subgrupo de fisioterapeutas de un campo además, concreto como es el ortopédico (que en la práctica es lo que en no pocas ocasiones se viene haciendo). E incluso aún atendiendo a las disfunciones de movilidad tisular, tengo la plena convicción de que los fisioterapeutas manipulativos pueden encontrar en su praxis un valor diferencial con respecto a la osteopatía o la quiropráctica, si no pierden la perspectiva de que, en última instancia, la fisioterapia debe entender teleológicamente a las relaciones entre el movimiento humano y la función. Esta asunción teórica, modifica enormemente la comprensión de la disfunción del paciente y por ello, el plan de tratamiento, más allá de la utilización de técnicas comunes entre todas estas disciplinas como son las de manipulación u otras de neuromodulación.

      Ocurre que, para liar la madeja, aquí hemos ideado el hispano híbrido de fisioterapeuta-osteópata. Esto responde a necesidades históricas muy concretas que, naturalmente, iremos analizando en su momento y trae consigo una herencia con la cual hemos de contar.
      Como siempre y ahí coincido plenamente con las tesis del Dr Goicoechea, tenemos en cualquier caso el papel decisivo de la cultura (usos, creencias, costumbres e historia) presente en la forja de cualquier disciplina más allá de la ciencia y el mercado. O a pesar de ellos, me atrevería a añadir.

      Un abrazo!

    • Para mí la diferencia debería ser el caracter más científico de la fisioterapia.
      La quiropráctica y la osteopatía (en su versión más ortodoxa) se basan en teorías que, o bien no han podido ser demostradas, o bien se ha demostrado que son falsas; pero que sus defensores plantean como dogmas.
      La idea sería esta:
      Imagina que en una tribu padecen una enfermedad, un chamán aplica unas hierbas porque piensa que en ellas hay un espíritu bueno que luchará contra el demonio que produce la enfermedad. Otro chamán utilizará las mismas hierbas para la misma enfermedad planteando que el demonio que la produce odia los venenos y sustancias de la planta por su olor y sabor. Por otro lado un tercer terapeuta plantea que tal vez la enfermedad está provocada por un germen que muere al entrar en contacto con una sustancia de la planta (sabe que otros terapeutas de su misma corriente han llegado a esta conclusión tras comprobar que una muestra de pus de un enfermo inoculada en un sano provoca la enfermedad y que si se pone un poco de ese pus sobre un trozo de carne lo pudre entero escepto en los trozos donde se ha aplicado el jugo de dicha planta. Además sabe que utilizando un microscopio se han podido observar unas diminutas figuras redondeadas en el pus de los pacientes que se rompen al añadir jugo de la planta en cuestión..
      Todos hacen la misma terapia (pongamos que hubieran sido manipulaciones) pero el primero lo hace por una creencia más espiritual y filosófica que científica, el segundo tiene una mezcla de ambas (típica de la medicina del siglo XIX), el tercero basa su tratamiento en una teoría demostrada experimentalmente y está abierto a que esa teoría puede cambiar si se descubre algo más de forma experimental.

      El primero seria el quiropráctico, el segundo el osteópata (ortodoxo y tal y como se enseña en España), el tercero deberia ser el fisio. Así es como yo lo veo.

      La quiropráctica se basa en una teoría, la de la Inteligencia Innata, una especie de energía mística que emana de Dios o de la Madre Naturaleza y llega a través del cerebro y circulando por la médula espinal a todas las partes del cuerpo. Así todas las enfermedades, TODAS, serían causadas por un bloqueo de la circulación de esa energía mística. El cuerpo se curaría solo si el flujo estuviese mantenido.

      En osteopatía, si la juzgas de forma ortodoxa, tal y como la presentó Still y la ampliaron otros hay también mucho de creencias. Creencias no demostradas o de las que se ha demostrado que son erróneas. Quiero decir: si postulas que hay subluxaciones y tienes una máquina como la Resonancia magnética que puede mostrar imágenes de las vértebras con una resolución de 0,1 milímetros, esas subluxaciones deberían verse o ser menores de 0,1 mm, por lo tanto difícilmente se van a poder palpar con las manos através de piel, grasa y músculo. Si postulas que hay un bloqueo del flujo de sangre a nivel vertebral por un desplazamiento vertebral entonces al meter un contraste en las arterias y grabar un vídeo de cómo circula (mediante Rx) entonces deberías ver ese bloqueo. Lo mismo, si postulas que los huesos del cráneo se mueven entonces al colocar en ellos un pequeño marcador (una pieza metálica) deberías poder medir esos desplazamientos con pruebas de imagen, o detectar esa supuesta “Respiración Primaria del líquido cefalorraquídeo”. que teorizaba Sutherland poniendo medidores de presión en líquido cefalorraquídeo.
      Mientras en EEUU los propios osteópatas se han alejado de Still (y de su consejo de “Keep it pure boys, Keep it pure.”) hasta el punto de que son prácticamente indistinguibles de los médicos. En España se sigue enseñando la osteopatía como una revelación y un dogma. Still pidió que se mantuvieran alejados de los médicos y sin unir nada a su corriente de pensamiento ni cambiar nada. Pero no ha sido así: cuando los osteópatas norteamericanos se han dedicado a profundizar en sus terapias con métodos científicos han abandonado muchas teorías. incluso han llegado a recomendar eliminar la osteopatía craneal y visceral de los programas de estudios de todos los programas formativos de osteopatía. Compara esto con España donde, para evitar que los alumnos de las academias de osteopatía hicieran solo la parte de osteopatía estructural y después lo dejaran han mezclado las tres partes: visceral, craneal y estructural para que haya que hacer todos los cursos.

      Para mí el hecho diferencial, el que deberia marcar la pauta de lo que es fisioterapia debería ser un enfoque científico y abierto a los cambios. No dogmático como la osteopatía en su versión más ortodoxa. Ni místico-filosofico-religioso como la quiropráctica. Pienso que la definición de fisioterapia del siglo XXI deberia hablar de ciencia, de evidencia científica, de experimentación y evaluación de resultados.
      Algunos métodos de fisioterapia tienen el mismo problema: postulan la existencia de algo que o bien no se puede demostrar o bien se ha mostrado que es erróneo. Pero ojo: tal vez la teoría de los espíritus buenos y los demonios sea falso pero la hierba realmente sí funciona. Especialmente los ajustes quiroprácticos sí hay evidencias de que funcionan para dolores lumbares. Pero también hay evidencias de que ajustar las vértebras cervicales no cura la otitis, no soluciona una hipertensión aterial, ni la diabetes, ni la epilépsia. Los quiroprácticos han tratado de solucionar todos esos problemas con ajustes cervicales. De hecho hace poco la cuarta parte de los quiroprácticos británicos estuvieron en juicio por publicidad engañosa al anunciarse como “terapia” para otitis, laringitis, cólicos etc… Como ellos mismos dicen, y con los argumentos con los que han salido de juicios previos: ellos no curan nada ni dicen que curen nada, solamente restablecen el flujo de la inteligencia Innata (que aveces dicen que es la homeostasis) Ella es la que te cura, solo la naturaleza cura: ellos solo la ayudan. En EEUU por ejemplo se libraron de la prohibición alegando la libertad de creencias: puedes creer en Dios como quieras, y puedes creer en los profetas que quieras, por tanto también puedes creer que tu cuerpo se cura solo si cierta energía mística fluye por él.

  7. El concepto de movimiento sigue siendo demasiado amplio e inespecífico. Así podríamos hablar de movimiento en el flujo energético de los meridianos, chacras, movimiento respiratorio primario (nada que ver con la fisioterapia respiratoria, curiosamente)… Si hablamos de movimiento debemos concretar qué tipo de movimiento y enumerarlos uno a uno: movimiento artrocinético u osteocinético, movimiento neural… y no solo movimiento como tratamiento sino como análisis, y aquí habrá que incluir también a la postura en el análisis y también en el tratamiento. La definición debe concretar las funciones del fisioterapeuta, pero la palabra movimiento o función por sí solas no dicen suficiente.

    La visión de la abuelita está enmarcada en la APTA. La APTA promueve la idea de movimiento como motor de la fisioterapia:
    http://www.moveforwardpt.com/default.aspx

    “El Model of Definition of Physical Therapy for State Practice Acts1 fue adoptado por el American Physical Therapy Association (APTA) Board of Directors en marzo de 1993 y revisado en marzo de 1995. La fisioterapia, que consiste en la
    asistencia y servicios prestados por o bajo la dirección y supervisión de un fisioterapeuta, comprende:

    1. Exploración de pacientes con alteraciones, limitaciones funcionales y discapacidad u otras afecciones relacionadas con la salud para determinar su diagnóstico, pronóstico e intervención. Las exploraciones dentro del ámbito de la fisioterapia incluyen, pero no se limitan a, pruebas y medidas del sistema musculoesquelético (p.ej., la amplitud del movimiento, balance muscular, movilidad articular, posturas), el sistema neurológico (p. ej., reflejos, integridad de los pares craneales, desarrollo neuromotor, integridad sensorial), el sistema cardiovascular (p. ej., la capacidad aeróbica o la resistencia física, la ventilación, la circulación y la respiración) y el sistema musculotendinoso.

    2. Aliviar las alteraciones y las limitaciones funcionales elaborando, ejecutando y modificando intervenciones terapéuticas. Las intervenciones pueden ser, pero sin limitarse a, ejercicio terapéutico; terapia manual; prescripción, fabricación y aplicación de aparatos y equipamiento de ayuda, adaptación, sostén y protección; técnicas para despejar las vías respiratorias; agentes físicos y modalidades tanto mecánicas como electroterapéuticas; formación del paciente.

    3. Prevenir lesiones, alteraciones, limitaciones funcionales y discapacidades, lo cual comprende la promoción y el mantenimiento de la forma física, la salud y la calidad de vida en poblaciones de todas las edades.

    4. Ejercer asistencia, docencia e investigación. De esta definición se desprende que los fisioterapeutas examinan, evalúan, diagnostican e intervienen a nivel de la lesión, la limitación funcional y la discapacidad en el proceso discapacitador. El mensaje más importante que se deduce de esta definición es que a los fisioterapeutas les conciernen sobre todo los conocimientos y destrezas clínicas necesarias para reducir o eliminar limitaciones funcionales y discapacidades, con el fin de que las personas que buscan sus servicios logren la calidad de vida más óptima posible”.

    Ejercicio terapeútico, Recuperación funcional. Carrie M. Hall, Lori Thein Brody, 2006

    El fisioterapeuta como profesional que acoge la exploración física, el diagnóstico y el tratamiento en base a esos hallazgos responde a una conceptualización más actual de la fisioterpia y debiera incluirse en la definición.

    “Pese a que al WCPT la define como el conjunto de métodos, actuaciones y técnicas, que mediante la aplicación de medios físicos, curan, previenen y adaptan a personas afectada de disfunciones somáticas y orgánicas o a las que se desea mantener un nivel adecuado de salud”, la palabra fisiorterapia proviene de dos voces griegas: physis (naturaleza) y therapeia (tratamiento). Es por tanto el tratamiento por medios naturales.

    Esta definición nos gusta y respaldamos su simplicidad, pero a la vez la consideramos bastante realista, aunque sigue quedando corta para las actuales posibilidades de la fisioterapia.

    La enorme evolución de la fisioterapia en los últimos años, hace que estas definiciones queden cortas, principalmente, porque podríamos considerar que la base de la fisioterapia actual es la exploración, el diagnóstico y el razonamiento clínico, buscando la causa del problema (estructural, bioquímico, neurológico, vascular…) para posteriormente plantear un tratamiento con las diferentes técnicas a su alcance, que cada vez más, dado el creciente aumento en el conocimiento de ciencias básicas por parte de los fisioterapeutas, superan con creces las definiciones clásicas, basadas en la aplicación de agentes físicos”.

    Esto puede leerse en esta página: http://www.cosglobal.com/castellano/

    La tarea no es nada sencilla, porque para conseguir una definición hace falta debatir primero qué es fisioterapia y qué no lo es

    Si seguimos el modelo americano también nos encontramos con que los terapeutas respiratorios no son fisioterapeutas.
    http://estebanbolanos.blogspot.com/2011/02/la-terapia-respiratoria-una-profesion.html

    Nada sencillo, amigos

    • Estimado amigo Elefante:

      Es cierto lo que dices: el concepto movimiento es inespecífico. No obstante, nótese que yo hago alusión al movimiento humano.
      Y cuando hablo de movimiento humano, me estoy refiriendo a un paradigma de movimiento que tenga valor diagnóstico, valor terapéutico y hasta valor pronóstico.

      Amplío esta idea: es completamente fundamental asociar la idea de estudio del movimiento humano a un valor diagnóstico. De esta manera, creo se minimiza la inespecificidad del término movimiento y lo coloca como valor de efecto muy práctico para la resolución de condiciones patológicas. Naturalmente dentro de esta idea, existen múltiples escuelas y formas de dar un valor diagnóstico a una valoración del movimiento humano. En otropedia, Janda aporta una, Sahrmann otra, McKenzie otra diferente. En daño cerebral, Bobath o los profesionales de INN, otra propia. En patología respiratoria, un simple wlaking test, un Borg, etc serviría perfectamente como prueba diagnóstica que relaciona el movimiento humano con una función concreta (disnea, etc). Desde este punto de vista, el fisioterapeuta se perfila como el especialista en el estudio del movimiento humano y su relación con una función/es concreta/s con un valor diagnóstico y terapéutico preciso, concreto y sobre todo práctico y clínico. A partir de ahí, como fisioterapeuta, puede utilizar las técnicas que precise dentro de su competencia para solucionar el caso.

      Nótese que el valor diferencial propuesto no hace referencia tanto a las técnicas como al paradigma de trabajo.

      Gracias por los enlaces que me has puesto. El de la clínica de BCN, puedo decir que he tenido el privilegio de conocer a P Rubio en un curso hace unos años: un profesor excepcional, una mente sencillamente brillante y lo mejor de todo, una bellísima persona. Me congratula que en su web ponga a discusión el concepto de fisioterapia vigente, aunque si se me permite la objeción, creo humildemente que cae en una pequeña contradicción epistemológica cuando argumenta que “la base de la fisioterapia actual es (…) el razonamiento clínico buscando la causa del problema en los diferentes sistemas del organismo (estructural, bioquímico, neurológico, vascular)…” Con todo el respeto, creo que Razonamiento clínico es precisamente referir tu proceso de cognición y tu juicio diagnóstico en base a las respuestas (¡y no a las estructuras!) que provocas en el paciente tras la aplicación de unos determinados estímulos. Como en medicina las cosas no son blancas o negras, sino blancas a la vez que negras, la estructura, “la causa” es importante cuando es notoria o dominante, pero en cualquier caso, un razonamiento que se denomine a sí mismo clínico asume que the tissue is not the issue y que hallar la causa última en la mayoría de las condiciones importa menos que resolver esa condición (a pesar de la causa). La búsqueda de la causa, el hincapié en la estructura, por no hablar de lo bioquímico, delata el sesgo osteopático de Rubio. Y ojo, esto dicho sin ningún tipo de componente peyorativo, pues es de los mejores osteópatas que he tenido la suerte de conocer.

      Terapeutas respiratorios: existen también en muchos países latinoamericanos. Una vez más, la cultura.

      Un abrazo!

      • Hola Océano mar. Soy Pedro Rubio. En cuanto a la definición de fisioterapia en la web, fué realmente uno de los temas más difíciles al realizarla, y probablemente (o mejor dicho, con total seguridad) tiene errores. Es suficiente que un profesional como tu (para mi fue un absoluto placer tenerte de alumno en el curso de BCN), comente algunas divergencias al respecto como para que me la vuelva a mirar (espero que todo lo publicado en esta página me sirva de ayuda), y corrija algo si es lo adecuado. Agradecerte los comentarios y te invito a sugerir posibles variaciones. Siempre serán bienvenidas. Sigue con tus comentarios. Siempre es un gusto leer tus opiniones. Hasta pronto. He ido cambiando cosas en mi manera de actuar, y espero que no tardemos mucho en poder volver a encontrarnos. ¡Un abrazo!

    • En Suiza y otros países europeos existe además el terapeuta deportivo, que tampoco es fisioterapeuta y utiliza el deporte y la actividad física como terapia.

      La verdad es que en realidad los fisioterapeutas españoles teneís bastante suerte en esto. Aún así las deficiones que dais chocan con otras profesiones. Por ejemplo los terapeutas ocupacionales también confecionan ortesis y ayudas ténicas y desde luego los técnicos ortoprotésicos lo hacen. También los médicos rehabilitadores nos ocupamos de la valoración, diagnóstico y pronóstico de las patologías que pueden provocar discapacidad. Tal vez la definición deberia decir que el fisioterapeuta participa o desarrolla estas actividades en equipo con otros profesionales de la rehabilitación o solo según la patología.
      Pienso que la definición debería incluir algo científico y mencionar el trabajo en equipo también (sin despreciar el trabajo autónomo, solo mencionar el equipo porque muchos fisios trabajan así. Además nunca debería plantearse que algunas de las cosas que decís son exclusivas del fisio.

  8. Estimado océano:
    Te recuerdo que no siempre tengo a mano el diccionario. Teleológicamente? Yo te leo lógicamente, pero me cuesta, ja ja ja. Bromas aparte,

    La semántica es confusa si la utilizamos de forma sesgada. Movimiento es movimiento y punto. Segmentario o humano son los adjetivos que desvirtúan al sustantivo.

    Quién dice que una manipulación es un movimiento segmentario? (más allá de que sea un modelo conceptual) Quién dice que al movilizar PA en grado IV solo estoy moviendo un segmento? Son bases que nos ayudan a apuntalar nuestros abordajes clínicos, pero en ningún caso son verdades absolutas. Al menos que yo sepa no se ha demostrado ningún efecto tan específico de una manipulación/movilización.

    Ya lo he comentado en otras ocasiones, que nuestra labor como profesionales sanitarios, donde nuestra labor es terapéutica, consiste en la recogida de datos subjetivos y objetivos y tras una aplicación de “estímulos”, evaluar el efecto sobre nuestras medidas basales de referencia.

    Para ello, cada método o abordaje empleará (según gustos, sesgos o evidencias científicas o clínicas) un estímulo diferente. Mulligan, Maitland, McKenzie, Cyriax, McConnell, todos tienen en común el evaluar el efecto de sus estímulos sobre la presentación clínica.

    Que hago con un paciente con ciática? Le estiro el nervio, se lo deslizo, lo flexiono y lo estiro con maniobra de slump, o le hago extensiones, o le hago la técnica de flexión rotación,…. Todo depende de nuestra evaluación y el efecto en síntomas y o medias objetivas (amplitud de movimiento, voluntad de mover, etc.)

    Y en todo eso metemos a presión los aspectos sicosociales, o los aspectos neurobiológicos, hormonales o los que queramos que puedan influir y que no megustaría meter en mi comentario.

    Hoy en día, el reconocimiento de qué paciente se va a beneficiar de qué tratamiento, es el único objetivo que tenemos. Si hablamos de medicina, en ello incluiremos el uso de fármacos, inyecciones, intervenciones quirúrgicas, etc para solucionar el problema.

    Y como “expertos” en el movimiento, donde no cito si es segmentario o no sino movimiento a palo seco, por qué debemos excluir una manipulación dentro de nuestro campo de actuación? O es más por qué los que solo emplean (o principalmente emplean) la manipulación quieren separarse de su colectivo, basándose en sus estruc¡turales y específicas premisas. ¿Cuánta gente se beneficia de una manipulación? Cuanta gente que se beneficia de una manipulación también responde a tratamientos más “light”.

    Cómo fisioterapeutas, deberíamos estar preparados para que cuando un paciente venga y se le haya prescrito electroterapia analgésica por contratctura de trapecio, podamos evaluar al paciente y si lo que necesita es una manipulación, o cambios posturales o unas PAs o lo que sea, podamos realizarlo.

    He visto en estos días en un foro que en la revista Headache se ha publicado un artículo donde se revisa la eficacia de las manipulaciones en los dolores de cabeza cervicogénicos, y habla de la falta de evidencia. Qué conclusión sacamos de eso? Que las manipulaciones no valen para eso? Y entonces que le digo a los pacientes que me dice que una vez fui a un “lo que sea” y me manipulo el cuello y desde entonces se me fueroin los dolores de cabeza.

    Cómo sabemos que un dolor de cabeza es cervicogénico, si no hay una gold standard. Y si no tenemos un diagnóstico específico, cómo nos atrevemos a cometer el mismo error que con la espalda en donde en muestras heterogéneas no específicas aplicamos una bateriá de tratamientos y concluimos que no hay un tratamiento claro para las cefaleas. Claro que no todos responden a la manipulación. Claro que todos no responden a la movilización, ni a los vendajes neuromusculares. Pero resulta que otros sí. Cómo identificar a esos. A través de nuestra valoración. Yo puedo valorar el efecto de una manipulación en una disfunción del movimiento de un paciente. Pero tengo que reconocer que si no tiene efecto esa no es la vía y tengo que cambiar. Entonces qué hago? Le movilizo el epiplon, le manipulo el astrágalo o le hago una técnica del cuart ventrículo?

    Un fisio debe ser el evaluador músculo esquelético por excelencia, pero enfocado a aplicar el mejor tratamiento. Y además es compatible con médicos rehabilitadores o no, el rehabilitador me manda fotalecimiento de cuadriceps, y yo dpuedo confirmar o no si con un vendje McConnell mejora y podemos colaborar. O de ruego fisioterapia en hombro, yo haré mi evaluación para ver qué ejercicios son mejores, o si el problema del hombro viene del cuello.

    Porque debemos ser expertos en evaluar y reevaluar y confirmar o desechar hipótesis. Y una aguja puede ser un medio físico, pero traspasa la piel y entonces el fisio no puede. Váyanse a la m…, me parece perfecto que me exijan una formación en punción, sus peligros, desinfección, etc, pero de ahí a auq epor eso no pueda tratar “un punto gatillo”,…

    Creo que la clave está en que los rectores de nuestros destinos se bajen al tajo y vean el problema real que es ….. a ver si lo sacamaos aquí en estas entradas.

    Un abrazo y seguiremos

    • Querido Arco:

      A lo mejor es que me he explicado mal: en ningún momento sostengo que los fisioterapeutas no puedan hacer manipulaciones. Nada más lejos de la realidad. Cuando hablo de movimiento humano y función, como le dije a Elefante, hago referencia a un paradigma, esto es, un marco téorico y práctico de visión. Dentro de él, naturalmente, el fisioterapeuta dispone de una amplia gama de herramientas para trabajar.

      Uno de los problemas de la definición actual (agentes físicos) es que hace referencia precisamente a las herramientas (técnicas) pero no al paradigma (marco conceptual).

      Sin exageración, podemos concluir que la fisioterapia española al adoptar una definición técnica, adquiere de manera natural una identidad técnica: de ahí que ¿cuál es la principal motivación de los fisioterapeutas? aprender técnicas y se convierten claro en técnicos que guardan con celo de sus herramientas profesionales más que preocuparse en construir el marco conceptual bajo el cual pensar/razonar/operar, lo que a la larga los convertiría en clínicos.

      Un gustazo leerte, como siempre. Un abrazo!

    • Todo lo que planteas es un problema científico.
      Hay estudios que nos dicen que la homeopatía no funciona, pero siempre encontrarás a alguien a quien “le funcionó”. Se llama falacia Post Hoc Ergo Propter Hoc:
      http://es.wikipedia.org/wiki/Post_hoc_ergo_propter_hoc

      1. El gallo siempre canta antes de la salida del sol.
      2. Por lo tanto, el canto del gallo provoca que salga el sol.

      Por lo general una persona con una dolencia buscará diferentes soluciones hasta que el problema se pase. Tenderá a pensar que el último tratamiento que recibió fué el eficaz. Si el fisio va haciendo una secuencia de tratamientos es muy lógico que al final uno “funcione” aparentemente.

      Lo conté en otra parte del blog también: si un paciente con dolor crónico fluctuante, un dolor que tiene picos y valles acude a tratamiento, normalmente lo hace en un pico de dolor muy fuerte. Es cuestión de tiempo que llegue un valle, un alivio del dolor por la causa que sea. Si nuestro tratamiento es largo o si le decimos (y es algo que se hace mucho cuando se usan electroplacebos como monoterapia) que “hace efecto pasadas unas semanas” entonces podremos estar seguros de que tendremos un efecto positivo.

      Por eso hace falta evaluar qué es lo que realmente funciona y lo que no de manera científica. La “experiencia personal” puede tener muchos sesgos, muchísimos. Y autoengaños.
      Hay muchas personas que dudan de la existencia de las “cefaleas cervicogénicas”. Normalmente quienes no dudan de su existencia son quienes se ganan la vida tratándolas con su método particular.
      Esto no es exclusivo de la fisioterapia. En su momento la úlcera de estómago se achacaba a problemas personales, personalidad tipo A y cosas así. Mientras los psicoanalistas la trataban con psicoanálisis, los cirujanos hacían resecciones de estómago. Cuando se descubrió que se trataba de una lesión provodada por la bacteria Helicobacter Pylori muchos psicoanalistas se resistieron, y también algunos cirujanos siguieron haciendo sus resecciones de estómago. Premio Nobel por medio para el descubridor de la relación de la úlcera de estómago y H. Pylori y varias sentencias para cirujanos y psicoanalistas no han evitado que muchos psicoanalistas persistan en su idea (aunque afortunadamente pienso que ya ningún médico opone resistencia a ello). .

      Hay muchas teorías, métodos, conceptos, técnicas y modas y algún fenómeno en fisioterapia. Más aún en osteopatía clásica. Algunos van cayendo por descubirmientos científicos. ¿Cuantos fisioterapetuas estarían dispuestos a cambiar de idea por una revisión Evidencia nivel IA y cuantos piensan que su experiencia personal es más importante que una revisión de la Cochrane?
      Para mí ese es el quiz de la cuestión.
      Mientras un director de escuela de fisioterapia permita que haya un curso de iridología o que sus profesores enseñen terapia magnética, y mientras un colegio de fisios no sea criticado por ofrecer un curso de naturopatía ayurveda la fisioterapia estará un poco perdida. Y que conste que los colegios de médicos también tienen su sección de homeopatía y otras. Pero afortunadamente hay voces críticas que se atreven a decir bien algo que eso es bazofia. La imagen del médico científico es bastante nueva. La mayoría de los tratamientos médicos hasta 1850 eran muy malos, muchos hacían empeorar antes que ayudar a los pacientes. No se empezó a hablar de medicina basada en la evidencia hasta 1992. En 1997 solo había una publicación indexada en Pub Med que hablase de Rehabilitación Basada en la Evidencia. La preocupación por la evidencia científica en rehabiltación y medicina física comenzó en 1999 de mano de Joel DeLisa con su discurso en la reunión anual de la American Academy of Physical Medicine and rehabilitation en los EEUU.
      Joel DeLisa: http://en.wikipedia.org/wiki/Joel_DeLisa
      En España el pioneros en esto es el Dr Ramón Zambudio:
      http://www.ramonzambudio.com/
      Este es el programa del curso de evidencia científica en rehabiltiación que organiza cada 2 años, va por la quinta edicción:
      http://rehabilitacionymedicinafisica.blogspot.com/2011/08/evidencia-cientifica-en-rehabilitacion.html

      No sé cómo está el tema en fisioterapia. Sé que España es el país de Europa que menos consulta PEDro: Physiotherapy Evidence Database. Y que el CGCFE dió algo de dinero para esta base de datos.
      Sé, por la escuela de fisioterapia más cercana a mí, que la mayoría de los profesores no hablan inglés y no saben hacer una búsqueda de evidencia científica en internet. Y que a muchos alumnos de grado esas asignaturas les parecen inútiles: inglés y metodología de la investigación.

      Hablando el mismo lenguaje, el lenguaje de la ciencia, no hay ningún problema entre físios y médicos rehabilitadores. Quiero decir, si un fisio me propone un tratamiento para el que hay evidencia científica de su efectividad la vergüenza es mía por no saberlo y haberlo incluído ya en el protocolo habitual, y por no haber hecho yo previamente la valoración que me permitiría haberme dado cuenta de que estaba indicado. El fisio me estaría enseñando, y tampoco me resistiría a aprender. Busco los resultados contrastados de cualquier tratamiento de fisioterapia e incluso de terapias alterantativas que conozco. Pero si un fisio me propone que tal vez el ligamento suspensorio del hígado está relacionado con una dismetría en las extremidades inferiores, entonces no nos entenderemos. Esa es para mí la deriva y el mar de sargazos donde se pierde la fisioterapia en su mar océano: en la elucubración y el barroquismo teórico, en las extrañas amistades como la osteopatia en su versión más decimonónica y en una visión más artesanal y artística que científica.

      Yo pediría una fisioterapia más científica y que en su definición y concepto se incluyera esa concepción de la fisioterapia.

      • Dr Franco: hablaremos detenidamente de todas las non causa pro causa en su momento a colación de cierta búsqueda radical de la causalidad en fisioterapia (herencia del paradigma osteopático). No solamente del Post hoc, sino del Cum hoc o la Relación Espúrea, que abunda mucho en estos pagos.

        Recojo y agradezco tus impresiones sobre la fundamentación de la fisioterapia: una fisioterapia científica. No te quepa duda de que estoy de acuerdo contigo y la incluiremos en nuestra propuesta de nuevo paradigma. Un abrazo!

  9. Creo océano, que no hablamos de cosas diferentes. Poco a poco, y por ser por escrito creo que vamos dando puntadas e hilando todo en una misma dirección.

    Hemos comenzado con algo confuso y difuso en cuanto a nuestro “campo de acción”, y poco a poco vamos concretando ideas, que quizás alguien podría ir recogiendo y valorar su utilidad.

    1- Apuntas que el fisio puede realizar manipulaciones. Entonces para qué necesitamos otro “gremio”, que se distinga por la manipulación. Ya podemos hacerlo nosotros. Y en España osteopatía lleva el sesgo de negocio y diferenciación, cosa que en países anglosajones pueda tener más sentido, puestoque para manipular debes tener la formación adecuada y un consentimiento informado. Creo que los fisios con su base, podrían hacer su formación posgrado en osteopatía o terapia manual manipulativa o como le quieran llamar, y que eso se exija al igual que para la punción etc. Es decir, que nos profesionalicemos más, y no que nos diversifiquemos.

    2- Apuntas la realización de técnicas vs razonamientos clínicos. Evidentemente, la aplicación de técnicas específicas en etiquetas diagnósticas inespecíficas, nos está llevando a una devaluación de nuestras intervenciones terapéuticas. Las cosas que funcionan, funcionan porque se demuestra de forma fiable que si se encuentra el “diagnóstico específico”, y se aplica el tratamiento específico los resultados son buenos.

    3- El hecho de aplicar agentes físicos, y sería repetirme un poco en el punto 2, no significa que utilicemos hierbas o acupuntura. No vale que digamos que como podemos manipular, la osteopatía es nuestra y que los quiros y osteos son intrusos y que no hacen falta y ahora hacer de psiconeuroendocrinológos, acupuntores abriendo meridianos o dando hierbas, homeopatía etc, quitando el campo de acción a pr ejemplo los médicos que tradicionalmente son los que realizan la acupuntura u homeopatía (de forma legal).

    No podemos utilizar lo que nos interesa comp parte y como el todo, o como juez y parte. Tenemos un campo de actuación amplísimo sin interferir en otros. Y tenemos el derecho por supuesto a decir que en España no necesitamos que se legalicen los quiros y osteos, porque eso ya se hace dentro de la fisio. Yo no me veo exigiendo que solo quiero estudiar McKenzie y tratar espaldas y que en cinco seminarios ya puedo. Necesito una formación previa para incorporar mis formaciones más específicas. La osteopatía no deja de ser otro abordaje, ni mejor, ni peor, diferente, no veo ningún motivo para que se tenga que separar de la fisio, excepto que la marca osteopatía se diferencia de osteopatía como la entendemos en España. A nivel científico, no se soporta.

    Que no podamos basarnos en las estructuras ara los diagnósticos, no quiere decir que tengamos que desistir de su búsqueda, simplemente dice que a pesar de no ser capaces de determinarla, tenemos otra forma de influir en nuestros pacienes, y para eso necesitamos hacer nuestras evaluaciones. Y que cada uno tengamos la “nuestra” es por un lado que todos quieren su tajada, que a nivel científico pocas pueden diferenciarse, por el poco soporte que tienen, y por lo que ya sabemos todo del dinerito y todo eso.

    Creo que elefante ha dejado bien claro, que si se quiere, nuestra profesión puede estar bien delimitada, pero quizás esos límites no interesen.

    Así que en resumen, necesitamos ante todo ser clínicos, y dentro de nuestro arsenal, delimitar lo que es “agente físico” de nuestra competencia y lo que no. Tanto nos costaría eso? yo no le doy más de café y medio. Pero yo no soy nadie.

    Abrazo e interesantes reflexiones.

    • Arco: lo que quiera hacer o no la Osteopatía española es un poco un misterio. Parapetados en los cómodos mimbres de la fisioterapia institucional, no dudan a la vez en diferenciarse de ella en cuanto pueden por razones de marca. Se han cometido y se siguen cometiendo excesos. Aún así, nadie habla de la necesidad de crear otro gremio: como le comentaba a Elefante, los fisiosteóptas no son una opción, sencillamente forman parte de nuestro acervo profesional y tenemos que construir la profesión juntos.

      La estructura ¿sí o no? buscar la causa ¿a veces o nunca? Respondo a la gallega, que se me da bien: DEPENDE. Depende de mi paciente de cada momento. The tissue is not (always) de issue. Pero cuando sea, ¡a por él!

      Antes del café y medio acabaríamos, Arco. Pero me temo que lo haríamos porque no representamos los intereses mercantiles de otros. Abrzo!

  10. Para mi P. Rubio es uno de los grandes. Yo he coincidido con él en 5 ocasiones y no me canso de escucharle. Es una de esas mentes preclaras, como decíamos de Peter, capaces de relacionar con gran rapidez. La cantidad de información por minuto es la media más alta que he conocido como profesor. Para mi es todo un referente, y como bien apuntabas le “pesa” la osteopatía, pero bueno, a él y a media España. Como bien apuntabas, la osteopatía hasta hace pocos años era el único referente de la fisioterapia. Además de aquello de la anatomía gobierna la función y aquella frase de Still de “anatomía, anatomía y anatomía” hay otro concepto osteopático que explca muy bien la situación actual de la fisioterapia: lo holístico. Como hay que entender al ser humano como un todo no podemos dejar de tener en cuenta todo lo que en el puede influir. Y aquí empieza la carrera por querer abarcarlo todo. Como podemos entender al hombre de forma global sin tener en cuenta por ejemplo, la alimentación, a formarse en PNI, que caray si es que todo influye, y por supuesto si hablamos de estructuras, más aún, la fascia, a formarse en fascias, y no olvides que lo emocional también influye, y como todo influye, debemos ser superprofesionales que sepan de todo. Luego la osteopatía dejó de ser lo único y se abrieron las posibilidades, a formarse en todo ello. No es extraño que algunos renieguen de la osteopatía, cansados de escuchar afrentas contra la fisioterapia, pero estoy con Arco, siempre y cuando la osteopatía aceptase una actualización y acercamiento, que formase parte de una especialización propia de la fisioterapia, aunque eso no creo que lo vean mis ojos, (demasiados años convenciendo a la gente que son cosas diferentes). Bueno quien sabe, los reinos y reinados van cambiando, surgen nuevas alianzas, la política hace extraños compañeros de cama, donde dije digo, digo Diego… al final lo que importa es mi bolsillo.

    Creo que la clave está en centrarse un poquito. delimitar el campo de intervención sin cerrarse herméticamente, que tampoco es eso, pero excluyendo lo que, bien por ser pseudocientífico, o bien por ser intrusismo nuestro no debe considerarse fisioterapia. Un debate nada banal y nada sencillo llevarlo a la práctica, como decía Arco, por esos intereses con “extra de crema”.

    • Mi posición con respecto a la osteopatía es bien conocida: para mí, fisioterapia y osteopatía son profesiones distintas; vaya, no es que lo diga yo, es que existe consenso a nivel planetario …menos en algunos países donde, por razones anómalas, se han dado situaciones peculiares. España es uno de ellos.
      Ahora bien, como Kuhn, soy consciente de que la historia determina un papel importante en el desarrollo de una disciplina y de una ciencia. Aquí en España, por razones varias, hemos desarrollado el híbrido fisiosteópata y es una herencia además mayoritaria que no podemos obviar. Hay que contar con él, como no puede ser de otra manera. El fisiosteópata, por ser un híbrido hijo además de una coyuntura socio-histórica concreta, aporta confusión epistemológica y complica muchísimo la construcción de una identidad de fisioterapia, es cierto; pero ha venido para quedarse y es indisoluble de la realidad de la fisioterapia española.

      Personalmente no estoy de acuerdo con no pocos presupuestos teóricos de esta disciplina, pero la disciplina en sí, merece todo mi respeto. Además, soy consciente y valoro que la osteopatía históricamente ha aportado mucho a la fisioterapia en España en sus comienzos, una fisioterapia de destete que se veía obligada a lanzarse al mercado privado con la pobre herencia de lo aprendido en los servicios de rehabilitación como único bagaje. Se puede decir, sin ambages, que gracias a la osteopatía, se consolidó en España la figura de la consulta privada de fisioterapeutas.

      Lo único que critico de ella son ciertos excesos que se han cometido desde algunos sectores de la osteopatía española en su imbricación con la fisioterapia. Básicamente se resumen en una idea: se han aprovechado de la fisioterapia institucional para revalorizar la marca Osteopatía en detrimento de la marca fisioterapia. Y esto ha sido posible precisamente por la carencia de identidad de la fisioterapia, porque la Osteopatía a diferencia de ésta, ha cuidado mucho en perfilar su marco conceptual.

      Naturalmente, nos tocará enfrentar este punto. En breve.
      Un abrazo!

    • Para mí las manipulaciones deberian ser cosa de médicos con formación extra en medicina manual y de fisioterapeutas con un master en ello. Y deberían hacerse solo técnicas contrastadas y con seguridad evaluada (aunque tengan riesgos). España podría ser el primer país donde las cosas se hicieran bien, evitando duplicar profesionales. En EEUU los osteópatas se han fusionado con los médicos. Pronto podrían decir que son médicos que hacen manipulaciones. Y pese a todo los fisios también las hacen en algunos estados, lo que me parece lógico. Tal vez habría que librarse de la propia palabra osteopatía, decir que se hacen “terapias manuales” y punto. Los osteópatas españoles dicen muchas tonterías. Hace poco leí a un director de una academia en un periódico diciendo que la fisioterapia era la hermana pequeña de la osteopatía. Es un amigo muy triste para la fisioterapia española. Además se ha hecho mucho daño a muchos fisioterapeutas al convencerles de muchas tonterías de la osteiopatía en su versión antigua. Recuerdo cómo de residente un fisioterapeuta me habló de lo anticuado de mis conocimientos médicos ya que yo no sabía nada de la nutación y la contranutación, ni de los otros movimientos del sacro. Y de todas esas cosas de que yo era alopático y él era holítico. Yo renunciaría a usar la palabra holistico por sus connotaciones alternativas y New Age. Nunca jamás me dijeron en la facultad demedicina que tratara a un paciente por partes y síntomas y que me olvidara de los aspectos psicológicos, sociales o de su sistema de creencias. Jamás me dijeron que tratara enfermedades y no enfermos sino todo lo contrario. Incluso algunos profesores nos dieron pautas de coaching profesional para tratar a pacientes. Y de hecho en muchas unidades de rehabilitación el psicólogo y el asistente social asisten a las sesiones y están integrados en el servicio. (Yo veo a la asistente social de mi hospital dos veces a la semana en reuniones y muy amenudo para comentar pacientes). Desde luego en los hospitales hay capellanes católicos para el tema espiritual e incluso se puede pedir que acuda un Imán con una llamada. Lo que no puedo hacer es tratar a los pacientes según su horóscopo o si creen en el poder de los cristales de cuarzo o en la colorterapia. Todos los profesionales sanitarios tenemos alguna asignatura de psicología, pero eso no nos capacita para hacer terapia cognitivo conductual, y mucho menos deberíamos hacer una psicoterapia alternativa amparados en nuestro título (hay cursos de cosas así para fisios) igual que cursos de nutrición alternativa para fisios y otras. Me preocupa la situación social de mis pacientes: tengo entre ellos a presos, inmigrantes ilegales, personas a las que se les acabó el paro y la cobertura sanitaria y muchos ancianos abandonados, también un marqués y un buzo herido en aguas internacionales desactivando explosivos de un accidente no declarado (el tema social incluía tribunales internacionales y secretos de estado). No me considero en absoluto alopático, pero jamás, jámás, me consideraré holítico. Para mí Ho Listico es eso, un listico que sabe apilar cantos rodados, tiene un buda de plástico, velas, nenúfares e incienso. Yo alejaría la palabra holistico de la fisioterapia para evitar confusión. Me hace temblar un fisio que dice que es holístico.

      http://rehabilitacionymedicinafisica.wordpress.com/2010/09/06/holistico-una-curiosa-manera-de-apilar-cantos-rodados/

      Si alguna vez la palabra holítico tuvo algún significado bueno lo ha perdido en manos de los magufos.
      Holístico suena bien, es una palabra bonita, pero no me sirve, igual que “astrología”: ‘estudio de los astros’. tiene una etimología muy bonita, pero es una superstición (horósocopo) y no me sirve. Tendrán que inventar otra palabra que quiera decir “tratar a las personas como a un todo integral”, y que suene algo mejor que “enfoque biopsicosocial”.

      Podología holística:
      http://www.fisioterapiaholistica.com/index.php?option=com_content&view=article&id=37:la-podologia-holistica&catid=18:f-podologica-&Itemid=27

      Odontología holística:
      http://www.odontologia-holistica.com/

      • Lo holísitico en fisioterapia española es una importación del paradigma osteopático. Bajo mi humilde opinión, induce a error porque parte de la premisa de asumir un ultraestructuralismo mal entendido. Como Arco, no creo que lo holístico sea relacionar la porción D2 del duodeno con el primer radio o con un problema del paciente con su madre. Como bien dice abajo mi compañero, el verdadero “holismo” (la verdadera globalidad) es saber dimensionar lo homeostático y lo alostático de manera racional y resolutiva para el paciente que tengo enfrente en cada momento.

        De todas maneras, opino como tú: no me gusta nada, nada la palabra holístico. Hoy en día y tal como es entendida, la palabra holístico nos lleva al callejón sin salida de perderse en procesos inductivos de causalidad en un mar homeostático de estructuras donde se categorizan de igual manera el epiplón menor, una emoción, una fascia, una víscera o una vértebra.

        Prefiero ser, simplemente, un fisioterapeuta con la mirada alta y los pies en la tierra, listo para resolver (o no) el problema del paciente.

  11. Aunque reconozco que pensaba que saldría el tema antes, elefante plas, plas plas, HOLÍSTICO, impresionante uso de la semántica que lleva a confusión. Confusión porque holístico no es relajar el esfínter de Oddi para que la rodilla duela menos, o que la fijaciónn del sacro sea por el ligamento ovárico- lo que sea.
    Holístico tampoco es dejar de tomar leche y carne para que la curación sea mejor, o la inflamación sea menor. Holístico es juntar lo homeostático y lo alostático, es ver el problema desde un punto de vista bio-sicosocial (con el riesgo de confusión semántica que ello conlleva), pero nosotros como especialistas de lo bio (pero sin bífidus ni nada de eso), teniendo conocimiento de los sicosocial (sin ser filósofos, sicólogos ni sociólogos).

    Holístico tampoco son cadenas lesionales (inventadas). Holístico es ver al paciente junto con sus circunstancias, y no hacer que su problema y sus circiunstancias encajen perfectamente en lo que yo entiendo tienen que ser los diagnósticos míos preferidos, eso tiene otro nombre, que yo no lo sé pero seguro que alguien lo sabe.

    Nuestras competencias acaban donde comienzan las de otros, nuestras delimitaciones marcadas por nuestra formación. Y por lo tanto formación igual a “extra de crema” (TE LA COPIO CON PERMISO). Por lo tanto delimitaciones difuminadas y semántica sesgada. Vuelta a empezar.

    Por cierto que estaba anoche leyendo una editorial, donden un autor conocido, comentaba que el formaba parte de una terna de formadores pioneros en la manipulación vertebral, hasta que fue viendo que habían otras cosas que funcionaban y hacían innecesarias el uso de la manipulación. Hoy tras muchos años, se alegraba de haber dejado entonces de dar clases porque creía que no era compatible con sus nuevos abordajes y resultados. Y se alegraba porque a díade hoy la manipulación, todavía no ha sido capaz de demostrar superioridad a otras intervenciones terapéuticas, y solo lo ha sido con respecto al placebo, y a corto plazo.

    Como vemos el paso de los años, a estos señores con renombre les ha pasado lo mismo que nos pasa ahora, y si en 50 años, ahora se alegra de que las cosas parecen no cambiar, pero si demostrarse, con la crema existente en el mercado, estoy con elefante, que la fisioterapia en España, no seremos nosotros los que veamos el cambio.

    Un abrazo

  12. Sobre la evidencia científica en ajustes y manipulaciones os recomiendo, si no lo conoceís ya, este artículo:

    http://chiromt.com/content/pdf/1746-1340-18-3.pdf
    Effectiveness of manual therapies: the UK evidence report.

    Son revisiones encargadas por el sistema nacional de salud británico sobre diferentes terapias, en este caso ajustes quiroprácticos y manipulaciones osteopáticas o de terapias manuales.
    Se puede ver gratis y los resultados se muestran en tablas de colores.

    Lo más importante de este artículo es que por él una cuarta parte de los quiroprácticos británicos fueron a juicio por anunciar que podían tratar cólicos, dismenorre, asma y otras patologías con ajustes vertebrales.

    Por otro lado si revisas otros artículos resulta que los efectos positivos para el dolor lumbar crónico de las manipulaciones son pasjeros y a corto plazo (En una o dos semanas el dolor vuelve) Sin embargo otras terapias más sencillas como tonificación muscular y algo de ejercicio aérobico son efectivas a largo plazo y más baratas.
    Me pasa un poco como con la acupuntura, no es que no sirva para el dolor, hay evidencias de que sirve para tartar el dolor crónico, lo que pasa es que es más caro llevar a los pacientes a por sus agujas o al terapeuta a por los pacientes que darles a los pacientes un analgésico como el paracetamol con efectos similares pero mucho más barato. A no ser que inventen la forma de que el paciente se ponga solo las agujas va a costar enfrentarse a esto. (Por otro lado la acupuntura simulada era igual de efectiva que la acupuntura real, por lo que poner las agujas al azar podría servir también como analgésico) Pero en contra está que el placebo caro es más efectivo que el placebo barato.
    Volviendo a las manipulaciones: no solo tienen que ser efectivas, además deben ser eficientes (rentables) de lo contrario tan solo serán tratamientos colaterales, añadidos a otras terapias o alternativas al tratamiento habitual para quien lo elija así. Y la verdad es que muchos pacientes con dolor lumbar prefieren que les pongan agujas, que les hagan manipulaciones: “que les hagan y les pongan” antes de hacer ellos algo por sí mismos: tonificación abdominal, ejercios de flexibilidad, adelgazar y pasear. Estas son terapias demasiado sencillas para ser aceptadas y además cuestan esfuerzo al propio paciente que dirá “Yo cotizo, no me podrían hacer ustedes algo” y “si pago porqué no me lo hacen en lugar de decirme que debo hacerlo yo” “¿Qué clase de terapapia es esta que me hace esforzarme a mí y ser responsable de mi fuerza de voluntad?” Y sobre todo si va a una privada “hazme lo que sea que para eso te pago”. Y se hace, le solucionas el problema con unas manipulaciones durante un par de semanas (aveces algunos rehabilitadores lo hacemos en la consulta ya que va ha haber lista de espera para el tratamieto con el fisio). Aveces tengo buenos resultados, pero aún así sé que el dolor vuelve si no se hace otra terapia con fisioterapeutas: ejercicios sobre todo. (todo ello hablando de dolor lumbar).

    • Las manipulaciones, como en todo en la vida, han de pasar por la criba de la sensatez. Es absurdo reverenciar estas técnicas hasta el culto, como hacen muchos. Simplemente, es una técnica más y lo que amerita es averiguar cuando y para qué está indicada.
      Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s