Necesidad de un pensamiento alostático en Fisioterapia

Simultáneamente a nuestro análisis de los condicionantes históricos y sociológicos que han ido cincelando el concepto y el perfil de la joven profesión de fisioterapeuta, en este blog iremos abordando algunas de las peculiaridades del tipo de razonamiento y otros operadores y estructuras cognitivas con más arraigo en la tradición fisioterápica. A un modo cartesiano, progongo averiguar cómo pensamos para poder así comprender, de una manera paralela al análisis histórico, qué somos para finalmente desde ahí saber a dónde debemos apuntar para adecuar la profesión a los desafíos contemporáneos.

¿Y cuáles son estos opeadores mentales de arraigo en los fisioterapeutas y otros terapeutas o médicos relacionados con las terapias físicas? A lo largo de este blog vamos a ensayar varios de ellos.  

22 pensamientos en “Necesidad de un pensamiento alostático en Fisioterapia

  1. El problema es que el modelo operativo homeostático es más operativo. Resulta más tangible operar con un sustrato meramente biológico, mecánico, fisico o anatómico. Menos incierto, más matemático. Toda la medicina opera con un modelo homeostático, y además está dispueta a reconocer que desconoce, pero es más reacia a reconocer que lo que cree conocer no es la verdad, máxime cuando hay buenos resultados. Y eso es lo mismo que nos ocurre a nosotros. Solo que algunos estamos dispuestos a reconocer que no tenemos ni pajolera idea de qué hacemos cuando creemos hacer lo que hacemos, y además nos da igual. Aquí es donde deberíamos aunar criterios del lenguaje. ¿Qué estoy haciendo con esta técnica? ¿estoy influyendo sobre la fascia, sobre la cápsula, el músculo, el nervio…? Yo que sé. Estoy haciendo una presión o una tracción o un movimiento en tal o cual dirección y funciona. Es una cuestión de honradez lingüistica, tirando a anglófona, pero creo que este no era el tema.

    Si no he entendido mal, bajo tu definición, el modelo alostático no anula al homeostático. El modelo alostático contiene también al homeostático, solo que tiene muchos menos escaños para hacer lo que le de la gana.

    Que la fisioterapia sea el único gremio que acoja la neurobiología del dolor no me sorprende. ¿Qué no abarca la fisioterapia? Tal vez demasiado…

    ¿Nos estamos expandiendo o diluyendo? Tal vez ni siquiera nos funcione la homeostasis

  2. Amigo Elefante: en rigor, pretendo argumentar que el modelo alostático no supone una ruptura con el homeostático. Antes bien, podemos seguir hablando de desequilibrios dentro de nuestro modelo conceptual, sólo que ampliando la perspectiva. En este sentido, como expliqué intento seguir cierta ortodoxia epistemológica de consenso. En el caso que nos ocupa ampliamos a la cultura y cierto tipo de creencias y conductas con respecto a la salud y la enfermedad.

    Coincido contigo en dimensionar nuestro campo de actuación. La fisioterapia necesita marcar sus límites. Pero esto creo, no tiene nada que ver con un pensamiento homeostático o alostático, sino con algo más profundo que es la carencia de identidad.
    Desde ella y desde un prisma homeostático se argumenta, como hemos visto, que una bisutería en el ombligo provoca una alteración en una fascia que regula el sistema inmune y provoca el aumento de la respuesta de estrés. Eso es paradigma homeostático puro y duro, en su vertiente ultramecanicista. A parte de una soberana estupidez.

    Y desde ahí comprendo tu objección: el paradigma alostático puede ser un desastre si no se sabe cómo enfocar con sensatez. Con el tema del pensamiento homeostático estoy señalando simplemente una de las herramientas cognitivas al uso. Pues una cosa es eso, las herramientas. Y otra muy diferente es cómo saber aplicarlas.

    Precisamente uno de los objetivos del blog es explorar también cuáles son los condicionantes y limitaciones que nos impiden aplicar las viejas y las nuevas herramientas cognitivas. Ensayaremos sobre ello. Un abrazo grande amigo y gracias por tu valiosa aportación!

  3. La alostasis activa recursos extrahomeostásicos para afrontar una situación, por ejemplo un aumento de la frecuencia cardíaca, tensión arterial, liberación de adrenalina, cortisol, etc cuando te quiere comer un león y hay que poner tierra por medio (huída). Los recursos alostáticos deben acertar en su encendido y apagado. Si el organismo abusa de ellos manteniendo un sentido crónico de la amenaza (siempre hay un león oculto dispuesto a devorarnos) la desviación de los parámetros homeostáticos se cronifica, se hace basal y mantiene “lo homeostático”, las condiciones ideales, económicas, fuera de la banda debida generando una deuda o carga alostática. En el dolor músculoesquelético la respuesta alostática innecesaria es frecuente y se expresa a través de umbrales de dolor descendidos, contracturas, programas motores defensivos… Puede que el fisio sólo vea esos efectos y trate de devolverlos a la condición ideal, homeostática y pase por alto el error alostático de haber activado una alerta innecesaria.

    Tanto el Sistema Nervioso como el Inmune deben aprenden a gestionar la alostasis pero puede haber mucho fracaso en el proceso (autoinmunidad, “autoneuronalidad”), exceso de ON y poco Off . Poca detección de error.

    Me encanta que hayas abierto esta página a este tipo de debates…

    Un abrazo

  4. Estimado Dr Arturo, te agradezo tu explicación sobre la alostasis y la aplicación que de ello podemos hacer si lo tomamos como modelo conceptual para el caso concreto de dolor no asociado a daño relevante. Precisamente soy de la opinión de que este cambio paradigmático si es necesario, lo es fundamentalmente para abordar este tipo de condiciones.
    Creo que lo has explicado de manera genial. En determinados casos, restablecer el equilibrio homeostático olvidando la evaluación alostática no alumbrará más que inexactitudes. Incluso existe un perjuicio peor: considerar el componente alostático como una estructura más a “equilibrar” dentro del equilibrio homeostático. Bajo esta perversión tenemos los ejemplos como aquellos que consideran lo neurológico sólo como un elemento psicológico (propongo desde aquí el enfoque psico-psico-y-un-poco-social ) o los enfoques ultraestructuralistas (muy típicos de nuestra profesión) como que lo neurológico, lo inmunológico o incluso lo psicológico son una pieza de lego más a encajar en el conjunto de lo estructural (vía fascial, nada menos, enfoque bio-bio-holísitico-y-algo-social).

    Tus consideraciones sobre carga alostática son profundas. Meditaremos sobre ellas. Un abrazo !!

  5. Una gran entrada!!!. Sería interesante que en fisioterapia pudieramos realizar estudios científicos con un equipo de biólogos, histólogos, fisiólogos y neurocientíficos, para entender, como bien dice Ruben, que es lo que realmente ocurre con las técnicas que empleamos tanto “bajo nuestras manos” como a distancia, para entender los cambios, compensaciones y adaptaciones que se generan en las distintas estructuras y sistemas y de esta manera poder tener una mayor seguridad para avanzar con paso firme hacia la alostasis. Un saludo

  6. Bueno osea-no! Acepto tu invitación a comentar en tu blog, pero es que cada vez que leo una entrada o respuesta tuya, tengo que coger el diccionario, y tener a mano el guguel para segurite el hilo. Es posible que hables en castellano? ja ja ja ja.

    Me parece interesante el punto de vista que estás aportando, y sin duda te seguiré leyendo como referente que eres para todos los colegas que te conocemos y apreciamos.

    Como yo soy cortito, y de la vieja escuela, y ya me han metido muchos goles por creerme todo lo que me dicen, me gustan los avances en nuestro campo, pero rehuyo de las modas. Cuando las modas se consolidan como avances, les presto un poco más de atención.

    Considero que aún tenemos mucho que conocer y aprender y perfeccionar en lo homeostático (historia clínica, exploración, tratamientos específicos, diagnósticos diferenciales,…) como para darle a lo alostático más valor de lo que realmente.

    Estamos ante un momento en que en vez de plantearnos si lo que utilizamos en nuestra práctica clínica diaria funciona y si no cómo puedo mejorarlo, o qué otras cosas lo abordan mejor, a mantener lo que me “funcion” o me “gusta hacer”, e incorporar nuevos modelos más “alostáticos”, que aunque no tengamos una certeza de que funcionen o sean la explicación específica, sí que “a mí me valen” para cubrir mis huecos.

    Hace no muchos siglos, se pensaba que la Peste afectaba a aquellos que eran infelices. Hasta el descubrimiento de la Helycobacter Pilori, supuso un shock para los que pensaban que las úlceras eran provocadas por nuestro organismo ante un aumento de acidez provocado por el estrés que atacaba al propio organismo.

    Hemos de ser siempre cautos con los nuevos modelos que explican cosas como el dolor. El Dr Goicoechea siempre pone la premisa de que en ausencia de daño tisular o disfunción relevante,…. y yo siempre le he añadido, que quiénes de nosotros somos lo suficientemente buenos y completos en poder identificar si no el daño tisular que es más fácil, la disfunción relevante.

    Los aspectos psicosociales (creencias, cultura, aprendizajes,…) están y estarán siempre. Que los profesionales debemos estar al tanto y reconocerlos? Por supuesto. Que afectan a la percepción del dolor/disfunción y que a veces hay que abordarlos antes poder afectar el problema en sí mismo?, por supuesto, pero de nuevo, una intervención homeostática puede afectar a lo alostático.

    Por lo tanto sigo en mi erre que erre y sigo siendo un defensor de lo homeostático, un reconocedor de lo alostático y un observador de la interrelación entre ambos, para saber si hay que influir un poquito más en uno o en otro cuando abordamos un paciente.

    Yo Elefante creo que ni nos diluimos ni nos expandemos, simplemente nos transformamos, aunque no siempre en el estado apropiado, siempre depende de nuestro propio sistemo alostático.

    Un abrazo osea-si, y te seguiré leyendo con mucho gusto.

    arco

  7. David Carrascosa: la investigación sobre los efectos fisiológicos en terapia manual está en pañales, pero ya se van sabiendo cosas; por lo pronto el input manual provoca un output multinivel en el SNC con efectos conocidos por todos de hipoalgesia mecánica y modulación ortosimpática.

    Sobre qué es lo que pasa cuando hacemos lo que hacemos donde lo hacemos…me temo que es muy difícil de averiguar. Creo que siempre tendremos una suerte de principio de Incertidumbre en este punto. Cuando movilizamos un nivel articular, primero no sólo movilizamos “ese” nivel articular (por muy precisos que seamos); segundo, no sólo movemos articulaciones: ahí se mueve todo.
    Igual cuando hacemos “una técnica fascial”. ¿Por qué estamos tan seguros de que movilizamos sólo la fascia? No lo sabemos. Lo que podríamos decir con certeza es: “yo hago una técnica (input) según un modelo conceptual de modulación fascial y provoco una respuesta (output) encaminada a mejorar determinados parámetros”. Pero ¿movemos la fascia y sólo la fascia? Me temo que no, como en el otro suspuesto ahí se mueve todo.
    Una cosa es el modelo y los modelos son necesarios y otra la realidad. También desde el principio McKenzie modelizaba su abordaje refiriéndose al disco y al núcleo pulposo. ¿Funciona su estrategia porque actuemos sólo a nivel discal? No lo sabemos y posiblemente no lo sabremos con exactitud.

    Precisamente la gente de la MDT dice aquello de “The Tissue is not the Issue”. En muchos casos, lo importante son las respuestas a las demandas mecánicas de carga (o modulaciones) más que dónde actúan específicamente esas modulaciones.

    Un abrazo

  8. Arco:

    Es un placer tenerte por aquí y es de agradecer siempre tu punto de vista crítico y fundamentado. El modelo alostático no invalida al homesotático: simplemente significa seguir ser homeostático en lo operativo y nos funciona, pero sin perder de vista el cuadro global de la carga alostática.

    En el caso de dolor asociado a daño no relevante coincido contigo, como sabes, en cómo averiguar dónde está lo poco relevante o no. De todas maneras, a mí la experiencia me va diciendo que dónde la respuesta de mejoría es bastante rápida: cuando hay daño relevante e indagamos por la neurobiología, el paciente no mejora; de repente una intervención mecánica se nos ocurre y ¡zas! el paciente mejora de manera significativa. De la misma manera ocurre que hay pacientes en los que se incide en la mecánica y nada y una explicación sencilla de que “dolor no es igual a daño” y ¡zas! el paciente mejora de manera notable.

    Aún así el tema es controvertido. Como siempre, es cuestión de dominancias y me temo que de momento aquí nos tenemos que guiar por la evidencia clínica de cada uno, que no es poco.

    Un abrazo grande, hombre grande. Siempre es un gustazo leerte y aprender de ti. O-sea, sí xD

  9. Gracias osea-no.

    Coincido contigo que un abordaje “mecánico”, si es apropiado y hay disfunción, zas y rezas!. Y que si tras hacer nuestra valoración no hay zas mecánico, GRACIAS esa valoración podemos entonces con tranquilidad utilizar el hecho de que por mucho que “agredamos” la estructura no pasa nada para que el paciente entienda que dolor y daño no son lo mismo. Pero alguien tiene que descartar esa disfunción relevante.

    La neurobiología afortunadamente, nos aporta grandes cosas para conocer como funciona el dolor. Sin embargo, no aporta más de lo que ya hacíamos sin saber que el cerebro es un perceptor, o la existencia de las neuronas espejo, el dolor empático, etc. Como profesionales a pie de campo, debemos actualizarnos e intentar saber el porqué de las cosas, pero mientras, debemos ponernos las pilas en poder reconocer los pacientes que tienen una disfunción o daño relevante, que no por eso no hay que dirigir también nuestro enfoque a su sistema central mediante la educación e implicación en su problema, y aquellos que solo necesitan una explicación de qué es el dolor y cómo se explica en su caso y soluciones.

    Cuando hablamos de poder hacer una valoración biológica/homeostática, damos por hecho que ya se han descartado patologías serias o no músculo-esqueléticas antes del abordaje.

    Abrazo fuerte.

    P.D. Nadar y guardar la ropa

  10. Cuánto bueno. Efectivamente creo que vamos en una misma dirección, manteniendo nuestra identidad como terapeutas centrados en la mecánica sin perder de vista que, lógicamente, no tratamos con “Lego’s”. Es muy interesante la linea de planteamiento sobre la identidad y la carencia de la misma.

    Un placer leer a tanta gente interesante junta.

    Un abrazo.

  11. Brillante entrada. Me ha gustado cómo lo has enfocado y comparto contigo las conclusiones finales. Hasta que no me demuestren que la los problemas disfuncionales del paciente o la sintomatología experimentada por el paciente, responde sólo a un desequilibrio homeostático, seguiré incluyendo en mi razonamiento clínico el “contexto alostático” del paciente.
    Los predictores son un buen camino para ayudarnos a enfocar el tratamiento en un sentido u otro, o incluyendo los dos, pero aquí todavía queda mucho por recorrer; los incipientes trabajos publicados, nos hablan ya, por ejemplo en el caso de dolor lumbar crónico, de banderas amarillas asociadas a conductas maladaptativas y creencias erróneas como factor predictivo de la tendencia a la incapacidad, luego estamos obligados a saber identificar este contexto bio-psico-psico-social, y abordar intervenciones tendentes a recuperar la homeostasis interna y la alostasis con el medio que le rodea.
    Me sentiría un eslabón autómata de la cadena mecanicista si sólo viera en mis pacientes piezas de Lego. Esto hoy día, se puede hacer, aplicando la libertad profesional de la que cada uno puede hacer gala, pero no podemos estar orgullosos pensando que nuestra labor se reduce a aplicar remedios en los tejidos…La OMS nos recuerda que la salud solo se alcanza desde un equilibrio bio-psico-social, así que incluso en las lesiones tisulares más evidentes, debemos tener en cuenta no sólo la estructura, sino además de que manera afecta a su actividad y participación en su contexto habitual.
    Si retrocedemos a la etimología de la palabra SALUD,. Salus y salvatio, (en latín la U y la V, eran una sola letra), encontramos un rico significado “estar en condiciones de poder superar un obstáculo”. De aquí se derivan sus equivalentes castellanas: salud y salvación. El término castellano “salvarse” incluye el significado original de “superar una dificultad. Si partimos de este significado, salud es el hábito o estado corporal que nos permite seguir viviendo (que implica, por ejemplo, .mantener nuestra identidad individual para relacionarnos alostáticamente con el medio, y la posibilidad de reproducción para perpetuar la especie), superando las dificultades del medio. ¿Somos profesionales sanitarios que ayudan a restablecer este equilibrio multidimensional que supone la salud, o “sólo limpiamos el polvo que se ve”?
    Creo que debemos formarnos en la naturaleza multifactorial de las alteraciones del movimiento, de la función, de la experiencia dolorosa……y conocer cómo interactúan los distintos sistemas en el paciente, para identificar desde qué sistema surge el desequilibrio y tratarlo si la fisioterapia puede ayudarle y si no, derivarlo al profesional mas indicado.
    Bertalanffy, en su Teoría general de sistemas (TGS) ya en 1969, rompió el aislamiento y distancia existente entre la biología, la física, la química……y propuso esta teoría que nos recuerda que ningún sistema actúa de forma aislada sin repercutir en los otros. La mecanotransducción, por ejemplo, nos ha ayudado a entender cómo a través de un estímulo físico puede haber cambios químicos en el organismo……es un mundo apasionante que requiere una continua búsqueda y apertura de mente por nuestra parte. Pienso que lo ideal sería poder conocer cómo interactúan lo homeostático con lo alostático, y una vez que localicemos el contexto de la enfermedad saber qué puedo hacer desde la fisioterapia y qué se escapa a nuestra intervención.

  12. Fisiograná:

    Creo que lo importe, ora hablemos de modelo alostático, ora de alostático es tener en cuenta eso, que hablamos de un modelo. Siempre que tengamos en cuenta que se trata de una verdad operativa, tendremos menos probabilidades de caer en el error.

    Siempre se trata de dominancias en cada paciente para cada momento. El razonamiento clínico y la pericia de cada fisioterapeuta, son las que deben determinar nuestro input de actuación.

    Me ha gustado mucho lo de salvs y salvatio. Un gran aporte que da más valor a nuestra práxis. Una vez más, “reestablecer el equilibrio” o “limpiar el polvo”, dependerá de cómo enfoquemos cada caso…

    Un abrazo!

  13. He encontrado este resumen que creo viene al caso. Creo que donde dice “inescapable or escapable pain” debiera sustituir “pain” por “damage” o “harm”. Pienso que se confunden los planos de intereses de organismo (evitación probabilística de daño) con los del individuo (evitación añadida de sufrimiento-dolor).

    Un abrazo

  14. Perdón: se me olvidaba pegar el texto:

    Pain as an evolutionary necessity.
    Bonavita V, De Simone R.
    Source
    Istituto di Diagnosi e Cura Hermitage Capodimonte, Naples, Italy.
    Abstract
    The proposed title “Pain as an evolutionary necessity” could lead to a broad debate with implications covering many chapters of the medicine and particularly of clinical neurology. In the present perspective, the discussion will focus on migraine and cluster headache chosen as elective examples of biological and not only clinical conditions, that unveil the bond between pain and necessity. Migraine, cluster headache, and perhaps other primary headaches begin to be depicted in terms of recurrent activation of innate bio-behavioral specific patterns, with a crucial and highly conserved evolutionarily adaptive significance. The pan-mammalian sickness behavior and the fight or flight response, selectively activated by different kinds of pain, are here proposed as paradigmatic of migraine and cluster headache attacks associated behaviors, allowing to reformulate these forms as the inappropriate recurrent presentation of coordinated allostatic processes, modeled along million of years of natural evolution. In this light, all the multifaceted characteristics of migraine and cluster headache attacks can be reinterpreted as complex and integrated allostatic defensive reactions to an inescapable or to an escapable pain, respectively aimed to the restoration of biologic homeostasis through a temporary disengagement from active interaction with environment (migraineassociated sickness behavior) or, on the contrary, to promote the coordinated biological changes preparatory to emergency and defensive behaviors (cluster headache-related fight or flight response).

    Neurol Sci. 2009 May;30 Suppl 1:S19-22.

    • Querido Dr Arturo,

      Muchas gracias por indexar este resumen. Es interesante considerar las respuestas defensivas como alostáticas con el ánimo de recuperar un equilibrio homeostático.
      Entiendo que las respuestas planteadas en este caso para las tipologías de cefaleas consideradas (de las clásicas “3 Fs”: fight, flight & fear) están relacionadas o más bien son una manifestación de la actividad del SNA-amígdala que nos hablan de ese proceso evaluativo de evitación de daño (coincido contigo en lo inapropiado del término “pain” en ese contexto en vez de “harm”).

      Tales “manifestaciones alostáticas” son las que encontramos a diario en los pacientes con dolor crónico no como síntoma sino como misma enfermedad. La respuesta alostática de “simpato-excitación-mantenida-en-el-tiempo” o “respuesta de estrés maladaptativa” sería la propia de este tipo de sujetos.

      El problema muchas veces es que esta respuesta tiene correlato vital en el contexto del paciente. Me explico: paciente que vive situación vital dramática mantenida en el tiempo, adquiere naturalmente una respuesta alostática de estrés (el “león” no se ha ido) que, mantenida en el tiempo, provoca una alteración homeostática (en nuestro caso, cambios neuroplásticos o alteración del sistema del movimiento) que pueden abonar el terreno a la aparición de daño real y consecuente valoración por parte de la red del mismo, con lo que se añade al evaluativo, un componente nociceptivo-periférico. Pescadilla que se muerde la cola y engorda, como bien has explicado tú tantas veces.
      Muchas veces el león ya se ha ido (trauma o micro-traumas pasados), pero se mantiene la respuesta por mal procesamiento de la información.

      ¿Por dónde atacar? ¿Por lo nociceptivo-periférico? ¿Por lo evaluativo? He ahí el quid de la cuestión y depende de nuestra experiencia (más bien de nuestros fracasos) en valorar dónde está la dominancia.

      Muchas gracias por el interesante resumen. Un abrazo!

  15. Lo has explicado bien. Unicamente comentar que, además de la activación de los programas “perligro interno” (respuesta de enfermedad, migraña común) y “externo” (reacción de lucha-huida, cefalea en racimos) hay un factor evaluativo que decide, por incertidumbre probabilística primero, y por pseudoconfirmación (duele, luego algo hay… he huido, luego había peligro…) después mantener el estado alostático, convertido ya en necesidad (casi un añadido homeostático, algo necesario para garantizar la variable de la seguridad física. Las variables homeostáticas son cuantificable (oxígeno, osmolaridad, temperatura,). La “seguridad” es algo adimensional pero debe situarse en alguna banda de variación, exigida, que no puede superarse… En cada individuo esta banda “pseudohomeostática” se establece en una zona diferente. Los sucesos reales de daño (propios y ajenos) y la cultura modulan la zona de variancia permitida al individuo, a cada zona corporal, que no active la respuesta alostática de “peligro” … actívesesn las respuestas… (el dolor es una de ellas).

    El tema da para mucho. Mac Ewen todavía no está vigente. Sigue estando Cannon como referencia. Con ese apellido, no me sorprende…

    Un abrazo

  16. Dios mío, pareceís quiroprácticos que hacen filosofía de las terapias manuales. Seguro que en vez de una tesis doctoral en ciencias os podrías sacar una en teología hilvanando sutiles conceptos y citas centenarias fuera de contexto.
    Yo soy de los que al pan le dicen pan.
    Si tengo un paciente con lumbalgia, ¿donde le pongo las manos? ¿Cuanta fuerza aplico aquí o allí? ¿Qué posturas y ejercicios le recomiendo? ¿Por qué unos me recomiendan esto y otros algo distinto? ¿con qué datos han llegado a sus conclusiones? ¿Qué resultados tienen sobre un grupo de pacientes suficientemente grande como para comparar y sacar conclusiones? Es decir: tengo mis manos y una lista de ejericios, mil teorías y mil escuelas diciendo distintas cosas. Por mil teorías neurológicas, inmunológicas y piscológicas, medioambientales y culturales que me digas ¿qué hago? ¿Le cuento al paciente todas estas teorías y que el dolor no es su dolor sino el miedo al dolor y que es su reacción y su miedo lo que le provocan el sufrimiento etc etc… o asumo que si a mí a duras penas me da la cabeza para ver matices en lo que decis es probable que el paciente solo quiera saber si se le va a pasar el dolor o no y qué tiene que hacer exactamente? Cambio de paradigma, y sigo teniendo una lista de ejericios, mis manos y consejos contradictorios de diferentes métodos. Lo más sensato dicho aquí es lo que dice David: ojalá hiciéramos estudios científicos con un equipo de biólogos, histólogos, fisiólogos y neurocientíficos, para entender, que es lo que realmente ocurre con las técnicas que empleamos. Hay que investigar, no elucubrar con ideas, paradigmas y filosofías. Me refiero a investigar de verdad, con ratas si es preciso,o con médicos rehabilitadores, no con libros amarillentos buscando frases que apoyen nuestra idea preconcebida. Básicamente: ¿podeís ser un poco más prácticos y científicos y un poco menos especulativos y filosóficos?

    • Estimada Sheila, no es propósito de este blog hacer investigación científica, por razones obivas. Esto no es óbice, naturalmente, para que no sea yo quien no defienda encarecidamente una fisioterapia científica. Creo que eso está fuera de toda duda.
      Evidentemente, los contenidos mayoritarios de este blog, en lo referente la fisioterapia, son de corte filosófico. No pretendo gustar a todo el mundo. En realidad, es cierto lo que dices, el asunto para mucha gente es incluso aburrido. Pero ocurre que es necesario.
      Sheila, para que al pan le llames pan en ciencia y gracias a ella tengamos hoy una tecnología que nos permita, por ejemplo, las telecomunicaciones, antes en este siglo, a parte de Físicos cuánticos e ingenieros, ha sido necesaria la existencia de un Popper, un Russell o un Kuhn, entre otros, que sentaran las bases de una filosofía de la ciencia, en otras palabras, averiguar qué es la ciencia y qué no lo es. Todo es necesario.

      Evidentemente, no pretendo yo emular a estas personas; aún así, debido al rápido crecimiento de la profesión en España, creo que no ha habido tiempo para una reflexión serena sobre lo que caracteriza la ciencia de fisioterapia, tal y como la concebimos hoy en España. Síntomas de esta carencia se observan en muchas conductas cotidianas de los profesionales.

      El objetivo de este blog es recuperar un espacio de reflexión con varios ilustres compañeros y profesionales, necesario que toda ciencia necesita para crecer con madurez. Esto naturalmente, no invalida la necesidad de investigación ni olvidar un espíritu práctico y clínico en el momento asistencial. Repito, todo es necesario.

      Un saludo

  17. Otro resumen interesante:
    Physiol Behav. 2011 Jun 12. [Epub ahead of print]
    Allostasis: A model of predictive regulation.
    Sterling P.
    Abstract
    The premise of the standard regulatory model, “homeostasis”, is flawed: the goal of regulation is not to preserve constancy of the internal milieu. Rather, it is to continually adjust the milieu to promote survival and reproduction. Regulatory mechanisms need to be efficient, but homeostasis (error-correction by feedback) is inherently inefficient. Thus, although feedbacks are certainly ubiquitous, they could not possibly serve as the primary regulatory mechanism. A newer model, “allostasis”, proposes that efficient regulation requires anticipating needs and preparing to satisfy them before they arise. The advantages: (i) errors are reduced in magnitude and frequency; (ii) response capacities of different components are matched — to prevent bottlenecks and reduce safety factors; (iii) resources are shared between systems to minimize reserve capacities; (iv) errors are remembered and used to reduce future errors. This regulatory strategy requires a dedicated organ, the brain. The brain tracks multitudinous variables and integrates their values with prior knowledge to predict needs and set priorities. The brain coordinates effectors to mobilize resources from modest bodily stores and enforces a system of flexible trade-offs: from each organ according to its ability, to each organ according to its need. The brain also helps regulate the internal milieu by governing anticipatory behavior. Thus, an animal conserves energy by moving to a warmer place – before it cools, and it conserves salt and water by moving to a cooler one before it sweats. The behavioral strategy requires continuously updating a set of specific “shopping lists” that document the growing need for each key component (warmth, food, salt, water). These appetites funnel into a common pathway that employs a “stick” to drive the organism toward filling the need, plus a “carrot” to relax the organism when the need is satisfied. The stick corresponds broadly to the sense of anxiety, and the carrot broadly to the sense of pleasure. This design constrains anxieties to be non-adapting and pleasures to be brief — fast-adapting — to make way for the next anxiety. The stick/carrot mechanisms evolved early and expanded so that in humans they govern higher level learning and social organization. Correspondingly, the “funnel” widened to allow innumerable activities and experiences to each provide non-adapting anxieties and brief pleasures, their reward values depending partly on the effort expended. But modern life narrows the variety of small pleasures and reduces effort, thereby reducing their reward value and requiring larger portions for equivalent satisfaction – a cycle that generates addictive behaviors. Homeostasis and allostasis locate pathology at different levels. Homeostasis identifies proximate causes; for example, it attributes essential hypertension to excess salt water in too small vascular reservoir. Thus it directs pharmacotherapy toward reducing salt and water, expanding the reservoir, and blocking feedbacks that would counteract these measures. Allostasis attributes essential hypertension to the brain. Chronically anticipating a need for higher pressure, the brain mobilizes all the low level mechanisms in concert: kidney to retain salt and water, vascular system to tighten, and salt appetite to rise. Correspondingly, allostasis would direct therapy toward higher levels – to reduce demand and increase sense of control — so that the brain can down-shift its prediction and relax all the low-level mechanisms in concert. For disorders of addiction homeostasis pursues pharmacological treatments: drugs to treat drug addiction, obesity, and other compulsive behaviors. Allostasis suggests broader approaches – such as re-expanding the range of possible pleasures and providing opportunities to expend effort in their pursuit.

  18. Sheila: tu comentario, aun cuando lo comprenda, es para algunos, hiriente, frustrante, genera desánimo y sólo aporta oscuridad a un tema ya oscuro por más apariencia de luz práctica que quieras darle. Mi apoyo entusiasta a la línea del editor.

  19. Hola,

    Estoy sumamente contento de haber conocido este blog, me parece que lo científico debe hacerse valer de esta forma, sin atacar, despectivamente a lo no demostrado o a lo “pseudocientífico”, simplemente diciendo lo que a día de hoy y con los conocimientos limitados que tenemos, puede ser demostrado (lo cuál no quita que en algún futuro sea demostrado).

    Me he ido formando en distintas materias, para ampliar mis conocimientos y abrir la mente, sin negar nunca lo evidente (la falta de evidencia científica, no así evidencias personales), ni falto de crítica. Y últimamente veo, me gusta y deseo informarme y formarme por aquellas ramas mas enfocadas en la evidencia, que son las que, hoy día, le dan entereza a nuestra profesión. Pero sin perder de vista lo que va “naciendo” con respeto, pero crítico.

    Me encanta y veo fundamental el punto de vista que tratáis aquí del pensamiento alostático y creo que en el tratamiento integral de las personas está el secreto, aunque bien es cierto que el reto científico de cuantificar/valorar la parte psico/social del indidua y su influencia en la patología es grande, pero por ello aún mas motivador y necesario.

    Sigue así, te seguiré leyendo y aprendiendo de tí.

    Nos vemos,

  20. Pingback: Grandes movimientos en Fisioterapia… | Fisio Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s