Proemio

No recuerdo haber dejado atrás las amplias llanuras de Ilión, aunque es posible que haya quemado algún que otro caballo y como Odiseo, si alguna vez he vencido, fue sin duda apelando a la astucia y no a la fuerza.

Llevo algunos años escribiendo en algunos foros y bitácoras ajenas, y aunque siempre me mostré reacio a escribir una propia, la insistencia de algunos amigos y conocidos me han animado finalmente a lanzarme. Así que tal vez sea cierto que emprenda con este blog un particular retorno a una idea de Ítaca, osea de la vida, quiero decir las pequeñas cosas que ocupan la mía, que no son otras que las que llevo en mi mente y también en mi corazón.

Ignoro si esta andadura será larga,  si los lestrigones o un terrible cíclope me hará convertirme en Nadie; tal vez me un día, como los lotófagos, sucumba a los placeres de Leteo, me olvide y cuelgue estas teclas para dedicarme a otros menesteres.

Mientras ese día llegue y aunque las entradas sean pocas, intentaré hablar en ellas de algunas cosas que me interesan, en dos líneas principales: por un lado la Fisioterapia y por el otro…todo lo demás.

Existen muchos y estupendos blogs técnicos sobre Fisioterapia. A mis enlaces me remito. En estas sencillas páginas, sin embargo, me gustaría ahondar en algunas reflexiones sobre aspectos epistemológicos de la profesión, que me parece no están suficientemente tratados y creo que merecen cierta consideración para fundamentar la Fisioterapia en general y la Terapia Manual Ortopédica en particular, que es mi campo profesional de actuación.

El todo lo demás  serán sencillas reflexiones aisladas, aleatorias, textos o imágenes, particularmente centradas en todo lo que me seduce a contextualizar una cierta idea de lo bello, que es lo mismo que decir de lo cierto y muy posiblemente también de lo sagrado, sin que esto tenga nada que ver necesariamente con asuntos religiosos.

Otros bocetos del mar.  Porque lo esencial no es lo que se ha dicho o se vaya a decir, sino lo que no se ha dicho todavía.  Lo bello se pinta con lo bello y eso suele estar más allá de las palabras.

Y sin embargo, todos comprendemos. O no.

Anuncios

17 pensamientos en “Proemio

  1. Hola Oceano_mar, enhorabuena por la creación de tu blog.
    Estaremos esperando tus entradas, reflexiones o lo que sea que desees escribir.
    Saludos desde Perú.

    ah! me olvidaba, recién descubrí que eras hombre, desde que te leía en el blog del dr Arturo pensaba que eras mujer.

  2. ¡Qué gran noticia! Tener noticias tuyas siempre es una gran noticia. Un placer leerte, casi tanto como poder intercambiar opiniones contigo, o simplemente sentarse a un lado y escucharte. Espero que podamos seguir aprendiendo juntos, reflexionando en voz alta e intentando solucionar el mundo.

    Que la fuerza te acompañe en tu larga andadura. Gente deseosa de saber de ti no va a faltarte. Un abrazo grandísimo y enhorabuena por este nuevo proyecto.

  3. Villovi, querido amigo. Pues aquí estamos al final. No prometo muchas entradas, pero desde luego sí cambiar el mundo.
    Contigo por aquí, sin duda será mucho más fácil. Un abrazo!

  4. Elefante: pues sí, al final sucumbí. Nuestras últimas conversaciones fueron decisivas, así que esto tiene gran parte de culpa tuya. Un placer tenerte por aquí. Un abrazo fuerte crack!

  5. Hola océano:

    Bienvenido a este medio de expresión, siempre es un placer leerte, aquí o en los foros; donde ya no te prodigas mucho por cierto. Esto es una cuestión de calidad, no de cantidad, seguro que disfrutaremos de tú blog.

    Un abrazo desde mi islita

  6. Bienvenido. No sé si conocerás cómo cambia la historia en el Ilión de Dan Simmons (libro de Ciencia Ficción del autor de Hyperion, si te gusta el género empieza por ahí). Griegos y troyanos terminan peleando juntos. Hector y Aquiles se dan la mano. Menelao muere, claro, estaba viejo. ¿Y el resto? Bueno, hay robots, hay realidad virtual, tecnología y naturaleza juntas. El Calibán muere…

    http://tienda.cyberdark.net/ilion-i-el-asedio-n556.htm

  7. Estimado Dr Samuel Franco:

    Personalmente creo que esta vez, el maestro Simmons no supo salir del embrollo en el que él mismo se metió. La apología judaica del cuarto libro es pelín delirante y, honestamente, creo que sobra en la historia.
    Me quedo con las conversaciones de Mahnmut y Orphu, buscando el contrapunto entre los Tiempos Perdidos de Proust y los Sonetos de Shakespeare.
    De su rescate de los textos homéricos, lo mejor fue la historia de Aquiles (genial rescatar el mito de Pentesilea) y por supuesto lo que hizo el escolástico con Helena de Troya: creo que todos los que hemos disfrutado con la Ilíada o la Odisea soñamos alguna vez con estar en su piel en aquel precismo instante.

    De Hyperion poco puedo decir. Me parece una obra referencial no suficientemente valorada. Una vez había escrito una crónica y la colgué en la wikipedia; pero me la borraron al cabo de algunos meses, por ser demasiado personal. En fin. Pero mira, me has dado una idea: igual la cuelgo de nuevo en este blog. Si quieres, tenemos un momento friki y la comentamos, ok?

    PD: Samuel, los lienzos de Plasson en realidad no son blancos. Eso es lo que pensaba el resto del mundo, pero sólo porque no se fijaron con la debida cautela que merecía tan magna obra ¿Acaso no recuerdas lo que decía de ellos el querido prof. Bartelboom en su lecho de muerte?

  8. Hola maimai: un placer leerte por aquí también. No prometo mucha capacidad de síntesis, pues no es ésta una de mis virtudes, pero intentaremos aportar motivos para la reflexión al menos. Gracias por tus palabras, sé bienvenida a este rinconcito de la web. Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s