“Yo no me siento Fisioterapeuta”

-Yo no me siento fisioterapeuta. Soy Terapeuta Bobath.

-¿Pero cómo es eso? ¿tú no habías estudiado fisioterapia?

-Sí, bueno, verás. Eso fue al principio, la carrera y tal. Pero ahí no aprendí nada. En realidad, todo lo que sé lo aprendí después, en esos cursos.

-Ya, pero… fisioterapeuta eres, ¿no?

-A ver. Eso pone en el título y sí, yo pago las cuotas del Colegio por aquello del Seguro de Responsabilidad Civil; ¿quieres que diga que soy fisioterapeuta? vale, lo digo, pero si te soy franco realmente yo no me siento fisioterapeuta, sino Terapeuta Bobath. Ellos me explicaron todo lo que sé: si fuera por lo que aprendí de neuro en la carrera ahora estaría muerto de hambre. Sin embargo gracias a lo que me enseñaron después no me falta trabajo. Sigue leyendo

Necesidad de un pensamiento alostático en Fisioterapia

Simultáneamente a nuestro análisis de los condicionantes históricos y sociológicos que han ido cincelando el concepto y el perfil de la joven profesión de fisioterapeuta, en este blog iremos abordando algunas de las peculiaridades del tipo de razonamiento y otros operadores y estructuras cognitivas con más arraigo en la tradición fisioterápica. A un modo cartesiano, progongo averiguar cómo pensamos para poder así comprender, de una manera paralela al análisis histórico, qué somos para finalmente desde ahí saber a dónde debemos apuntar para adecuar la profesión a los desafíos contemporáneos.

¿Y cuáles son estos opeadores mentales de arraigo en los fisioterapeutas y otros terapeutas o médicos relacionados con las terapias físicas? A lo largo de este blog vamos a ensayar varios de ellos. Sigue leyendo

Crisis de Identidad

Siempre que realizo una entrevista de trabajo, o cuando tengo un estudiante en prácticas, formulo al interesado la siguiente pregunta:

-¿Qué es la fisioterapia?

-¿Perdón?

-Usted es fisioterapeuta o estudiante de fisioterapia y quiere trabajar en este centro ¿no?

-Sí…

-Usted sabrá entonces qué es la fisioterapia.

-¿Eh? Sí, claro..

-Muy bien. Dígame entonces qué es la Fisioterapia

La varianza que encuentro en las respuestas, sólo es comparable a la enorme incertidumbre que existe en el colectivo sobre qué es la profesión. Sigue leyendo

Proemio

No recuerdo haber dejado atrás las amplias llanuras de Ilión, aunque es posible que haya quemado algún que otro caballo y como Odiseo, si alguna vez he vencido, fue sin duda apelando a la astucia y no a la fuerza.

Llevo algunos años escribiendo en algunos foros y bitácoras ajenas, y aunque siempre me mostré reacio a escribir una propia, la insistencia de algunos amigos y conocidos me han animado finalmente a lanzarme. Así que tal vez sea cierto que emprenda con este blog un particular retorno a una idea de Ítaca, osea de la vida, quiero decir las pequeñas cosas que ocupan la mía, que no son otras que las que llevo en mi mente y también en mi corazón.

Ignoro si esta andadura será larga,  si los lestrigones o un terrible cíclope me hará convertirme en Nadie; tal vez me un día, como los lotófagos, sucumba a los placeres de Leteo, me olvide y cuelgue estas teclas para dedicarme a otros menesteres.

Mientras ese día llegue y aunque las entradas sean pocas, intentaré hablar en ellas de algunas cosas que me interesan, en dos líneas principales: por un lado la Fisioterapia y por el otro…todo lo demás.

Existen muchos y estupendos blogs técnicos sobre Fisioterapia. A mis enlaces me remito. En estas sencillas páginas, sin embargo, me gustaría ahondar en algunas reflexiones sobre aspectos epistemológicos de la profesión, que me parece no están suficientemente tratados y creo que merecen cierta consideración para fundamentar la Fisioterapia en general y la Terapia Manual Ortopédica en particular, que es mi campo profesional de actuación.

El todo lo demás  serán sencillas reflexiones aisladas, aleatorias, textos o imágenes, particularmente centradas en todo lo que me seduce a contextualizar una cierta idea de lo bello, que es lo mismo que decir de lo cierto y muy posiblemente también de lo sagrado, sin que esto tenga nada que ver necesariamente con asuntos religiosos.

Otros bocetos del mar.  Porque lo esencial no es lo que se ha dicho o se vaya a decir, sino lo que no se ha dicho todavía.  Lo bello se pinta con lo bello y eso suele estar más allá de las palabras.

Y sin embargo, todos comprendemos. O no.